-
-
1.231 m
988 m
0
1,4
2,9
5,78 km

Bisitak 994, kokapena 14

Nondik gertu Benatae, Andalucía (España)

La caminata era una actividad más de la Semana Cultural previa a las fiestas de San Ginés, patrón de Benatae. El grupo superaba las 20 personas, incluyendo algunos chiquillos que se encontraron una camisa de culebra en unas piedras y la lucieron después como botín de caza. Esto quiere decir que la ruta es fácil y practicable para todos, pero llevando pantalones largos para que la maraña no deje marcas en las piernas.
Partimos de la Fuente de San Miguel, donde se llega en auto, aunque se puede salir del pueblo mismo y subir a pié los dos km hasta este merendero.
Tomamos la ruta del Puerto, desde donde sale un camino a la derecha que lleva a la Peña Buitrera, un lugar donde disfrutar de las vistas de los pinos y los picos hasta donde alcanza el horizonte. Es interesante pararse en la contemplación del conjunto que constituyen el cerro Bucentaina y, algo más al este, el inmenso cancho que contiene la Piedra del Agujero, donde dicen que hay un asentamiento íbero. Estando es estas sobrevoló sobre la peña un buitre que andaba buscando almuerzo aquella mañana.
Luego volvimos sobre nuestros pasos y nos dirigimos a lo que parecía un simple agujero en una hondonada. Paco, el guía, nos explicó que era una antigua mina de hierro, lo de íbera es un suponer, podría ser más antigua. Los más intrépidos se metieron en el recinto, que no tiene nada de particular y podía servir de refugio de cualquier bicho que lo necesitase.
Un poco más adelante, siempre en el camino, visitamos unas rocas salientes desde donde se puede contemplar Benatae casi en su totalidad. La vista es la más bonita que he contemplado nunca del pueblo.
Tras caminar un cuarto de hora más merendamos (aquí no se lleva lo de almorzar, por lo visto, aunque era media mañana). Luego tomamos de nuevo el camino que desemboca en el carril y alguien sugirió caminar unos cientos de metros para visitar una vieja fuente hoy desusada, la Fuente del Cubo. Nos costó un poco encontrarla, porque las zarzas han invadido las cercanías y la han tapado, pero allí estaba, con su tornajo de siempre y un caño improvisado a partir de lo que parecía un trozo de canalón de plástico u hojalata. Beber ese agua compensó la búsqueda. Luego bajamos por lo derecho al carril que comienza a cien metros de la fuente y que nos llevaría de nuevo a la Fuente de San Miguel.
Un detalle: esta es una ruta a la sombra (a la sombra de Peñalta, o de Peñorta como gustan decir los naveros, con el deje propio de la sierra) y con agua. Por eso se puede hacer cualquier mañana, aunque como en este caso se esté pasando la estación del ferragosto segureño.

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Nahi izanezkero edo ibilbide hau