Tiempo en movimiento  4 ordu 15 minutu

Denbora  8 ordu 20 minutu

Koordenatuak 2584

Fecha de subida 6 de mayo de 2019

Fecha de realización mayo 2019

-
-
175 m
22 m
0
4,0
8,0
15,93 km

Bisitak 17, kokapena 1

Nondik gertu Alderdieder, País Vasco (España)

San Sebastián, en euskera Donosti, es una ciudad situada en la costa del golfo de Vizcaya y a 20 kilómetros de la frontera con Francia. Es la capital de la provincia de Guipúzcoa, en la comunidad autónoma del País Vasco.

El nombre de San Sebastián se debe a un monasterio consagrado a San Sebastián que se encontraba en la actual ubicación del Palacio de Miramar, junto al barrio de El Antiguo. Donostia es el nombre oficial en euskera y Donosti es una variante de Donostia.

Donostia-San Sebastián fue la denominación oficial entre 1980 y 2012. Debido a su nulo arraigo social y a la confusión que esta denominación compuesta creaba, el pleno del Ayuntamiento, decidió por unanimidad adoptar la denominación oficial bilingüe, Donostia/San Sebastián, con el fin de oficializar el uso exclusivo de Donostia en las comunicaciones en euskera y San Sebastián para las comunicaciones en español.

Conocida por las playas de la Concha y Ondarreta, la ciudad de San Sebastián destaca por su pintoresco paseo frente a la bahía y por la Parte Vieja con sus calles adoquinadas e innumerables bares de pinchos.

ZONAS DE INTERES

PARTE VIEJA

Es el germen de la ciudad actual y está delimitada por tres elementos naturales: el monte Urgull, el río Urumea y la Bahía de la Concha. Hasta 1863 estaba delimitada también por la muralla de la ciudad; año en el que se decidió derribarla para acometer el nuevo ensanche de la ciudad. Es el segundo barrio más viejo de la ciudad después del Antiguo. Adentrarse en la parte vieja significa conocer el verdadero centro social de Donosita, sus empedradas calles como la 31 de Agosto, que conmemora el incendio de ese día en 1813, están llenas de bares para poder disfrutar de los mejores pintxos de la ciudad, y sus edificios emblemáticos como la Basílica de Santa maría del Coro.

El corazón de la Parte Vieja lo ocupa la plaza de la Constitución. Su edificio central fue hasta la década de los cuarenta el Ayuntamiento de San Sebastián. Los balcones de los coloristas edificios que la rodean tienen impresos unos números que nos remontan a su pasado en el que hacía funciones de coso taurino. Hoy, sin embargo, la Plaza de la Constitución es un lugar lleno de vida y el escenario protagonista de las fiestas locales más importantes

En la Parte Vieja están también las dos iglesias más antiguas de la ciudad, IGLESIA DE SAN VICENTE ( Construida durante la primera mitad del siglo XVI bajo el estilo gótico), y LA BASILICA DE SANTA MARIA (Impresionante obra barroca del siglo XVIII que preside la calle Mayor en plena Parte Vieja donostiarra).

AYUNTAMIENTO

Edificio inaugurado como casino en 1897 y que atrajo a grandes personajes como Mata Hari, Rotschill, el Rey de Bélgica ó el Sha de Persia a sus fiestas hasta 1924, año en que se prohibió el juego. El 20 de enero de 1947 se convirtió en la Casa Consistorial de la ciudad, que cambió su sede desde la Plaza de la Constitución.

LA CATEDRAL DEL BUEN PASTOR

Inaugurada también en 1897. Su estética de estilo ojival está inspirada en las iglesias medievales de Alemania y Francia. Es el edificio más alto de San Sebastián y . la iglesia de mayor tamaño de toda la ciudad.

MONTE URGULL

El Monte Urgull se encuentra en el extremo de la Bahía de La Concha, custodiando la Parte Vieja. La abrupta historia militar de la ciudad sigue viva en el Monte Urgull. Su enclave y orografía, la convirtieron en el s.XII en fortaleza militar y sus murallas sufrieron ataques y asedios a lo largo de los años. El Monte Urgull fue testigo en 1794 de la primera capitulación de la ciudad a manos de los franceses y presenció, impotente, el incendio lo que hoy es el casco antiguo que fruto de la batalla de las tropas galas con el ejército anglo-portugués destruyó la ciudad en 1813. Este hecho se sigue recordando cada 31 de Agosto en la calle del mismo nombre.

En las faldas del Monte Urgull, junto al camino que nace en el Paseo Nuevo,se encuentra el cementerio de los ingleses. Algunos cuentan que allí yacen los ingleses que murieron en la Primera Guerra Carlista. Otros dicen que este cementerio se construyó sobre una antigua fosa común donde se enterraron a soldados franceses. Incluso hay quien cuenta que entre sus lápidas se esconde una historia de amor trágica entre un oficial de la legión inglesa y una muchacha de la ciudad.

En la cima se encuentra la impresionante estatua del Sagrado Corazón y las fortificaciones y cañones del Castillo de la Mota.

EL SAGRADO CORAZON, GUARDIAN DE LA CIUDAD

El Sagrado Corazón, con sus más de 12 metros de altura, bendice la ciudad desde 1950 desde lo más alto del Monte Urgull. La estatua descansa sobre una base que alberga una capilla y que lo convierten en un monumento de más de 24 metros de altura.

También conocido como el Cristo de la Mota, este monumento se sumerge en el paisaje donostiarra. Una obra realizada por Federico Coullaut puede divisarse a más de 4 millas desde el mar. El Sagrado Corazón es hoy uno de los símbolos de la ciudad, protagonista, desde lo más alto, de las fotografías más típicas de San Sebastián.

CASTILLO DE LA MOTA

La cima del Monte Urgull está coronada por el Castillo de la Mota. Construido en el siglo XII fue clave en la defensa de la villa. sus murallas y fortificaciones han sido testigos de la historia de la Donostia/San Sebastián. Un lugar escoltado por los cañones que todavía permanecen custodiando la ciudad y donde aún pueden apreciarse las aspilleras defensivas de aquella época.

SENDEROS POR EL MONTE URGULL.

En total son 4 los caminos que llevan desde la ciudad hasta la cima del Monte Urgull. Cada uno de ellos comienza en un punto diferente. El más antiguo lo encontramos junto a la Basílica de Santa María. También podemos comenzar el camino frente al Museo San Telmo, en la confluencia de las calles Mari y Virgen del Coro o en el Paseo Nuevo.
Cada uno de ellos esconde parajes naturales y miradores, Cada uno de ellos te mostrará una panorámica diferente de la ciudad.

PALACIO MIRAMAR

Un palacio con una estructura arquitectónica más típica de la campiña inglesas que del País Vasco, abrazado por jardines decorados con esculturas de Chillida que miran hacia la bahía donostiarra.
Construido en la en la época en la que la reina María Cristina veraneaba en la ciudad, allá por 1892, el Palacio Miramar es uno de los dos grandes iconos de la Belle Epoque que aún conserva la ciudad.

LA PLAYA DE LA CONCHA

Es la más céntrica de la ciudad; partiendo del Ayuntamiento y hasta el Pico del Loro, en su kilómetro y medio de extensión de arena blanca priman la elegancia y la urbanidad, está considerada como una de las mejores playas urbanas de Europa. A lo largo del paseo de la Concha encontramos varios elementos con personalidad propia como son la barandilla de la Concha con sus formas ornamentales, las farolas (que sirven de premio en el Festival de Cine) y la zona de “los relojes” (acceso principal a la playa).

ISLA DE SANTA CLARA

Se puede disfrutar de su pequeña playa, de los paseos hasta el singular edificio del faro y de los senderos con sus merenderos. Santa Clara cuenta además con su propia playa, que es una experta en el arte de aparecer y desaparecer.

PLAYA DE ONDARRETA

La Playa de Ondarreta, por su ubicación, por sus aguas y por las actividades que ofrece es el lugar ideal para las familias, pero también para quienes buscan un poco de aventura o relajarse sobre la arena.

Se encuentra al abrigo del Monte Igeldo y a los pies del Palacio Miramar, en plena Bahia de la Concha. Ondarreta es la más desconocida de las tres playas de la ciudad, y por lo tanto, la menos aglomerada en épocas estivales.

Pero Ondarreta es mucho más que una playa. Rodeada por un paseo marítimo que llega hasta El Peine del Viento, puedes pasear entre los Jardines de Ondarreta. Estos jardines decorados con conjuntos florales simétricos llenan la zona de color, haciendo que caminar entre ellos sea muy agradable.

MONTE IGELDO

El Monte Igueldo se alza en el otro extremo de la Bahía de La Concha, marcando el límite entre el mar y la ciudad. Un lugar donde viajarás al pasado en un funicular de 1912, desde la cima podrás divisar toda la ciudad, pero también parte de la costa guipuzcoana y el inmenso mar cantábrico.

En la ladera del Monte Igeldo que mira hacia alta mar, se esconde el faro. Rodeado de naturaleza, en un paisaje paradisiaco con el mar imponente al frente. Construido en 1855, ilumina cada noche el horizonte, avisando a navegantes de la presencia de los infranqueables acantilados de la costa donostiarra.

EL PEINE DEL VIENTO

El Peine del Viento es un conjunto de tres esculturas de acero de más de 9 toneladas cada una, que se sitúa allí donde acaba la ciudad y comienza el mar, donde las olas abrazan los abruptos acantilados del Monte Igeldo.

El Peine del Viento es una escultura especial por su forma, por el entorno en el que se encuentra pero también por la historia que esconde. Porque, aunque las que podemos contemplar en Donostia son 3 esculturas, en realidad, Chillida realizó una serie de 23. De hecho, su nombre original es El Peine del Viento XV, es decir, ocupan el decimoquinto puesto de esa serie de 23 esculturas.

El artista comenzó con la serie de escultura tituladas El Peine del Viento allá por 1952. pero no fue hasta 1977 cuando, por fin, Chillida creó la obra definitiva y se la regaló a la ciudad. Aun así, siguió trabajando en su diseño hasta 1999, realizando un total de 23 obras diferentes. Algunas de ellas, pueden verse en el Museo Reina Sofía de Madrid, en el Palacio de la Unesco en París o en el Txillida Leku de Hernani.

Aunque al principio la idea era colocar una sola escultura, al final el escultor donostiarra decidió colocar tres, porque creaban un todo más geométrico y equilibrado. Las dos primeras, una colocada frente a la otra, simbolizan lo que un día estuvo unido, y el pasado. Mientras que la más lejana, representa el horizonte y el futuro.

BARRIO ANTIGUO

Un barrio de los de toda la vida que esconde rincones con mucho encanto que no te puedes perder.
Es la más céntrica de la ciudad; partiendo del Ayuntamiento y hasta el Pico del Loro, en su kilómetro y medio de extensión de arena blanca priman la elegancia y la urbanidad, está considerada como una de las mejores playas urbanas de Europa. A lo largo del paseo de la Concha encontramos varios elementos con personalidad propia como son la barandilla de la Concha con sus formas ornamentales, las farolas (que sirven de premio en el Festival de Cine) y la zona de “los relojes” (acceso principal a la playa).
El Peine del Viento es un conjunto de tres esculturas de acero de más de 9 toneladas cada una, que se sitúa allí donde acaba la ciudad y comienza el mar, donde las olas abrazan los abruptos acantilados del Monte Igeldo. El Peine del Viento es una escultura especial por su forma, por el entorno en el que se encuentra pero también por la historia que esconde. Porque, aunque las que podemos contemplar en Donostia son 3 esculturas, en realidad, Chillida realizó una serie de 23. De hecho, su nombre original es El Peine del Viento XV, es decir, ocupan el decimoquinto puesto de esa serie de 23 esculturas. . El artista comenzó con la serie de escultura tituladas El Peine del Viento allá por 1952. pero no fue hasta 1977 cuando, por fin, Chillida creó la obra definitiva y se la regaló a la ciudad. Aun así, siguió trabajando en su diseño hasta 1999, realizando un total de 23 obras diferentes. Algunas de ellas, pueden verse en el Museo Reina Sofía de Madrid, en el Palacio de la Unesco en París o en el Txillida Leku de Hernani. Aunque al principio la idea era colocar una sola escultura, al final el escultor donostiarra decidió colocar tres, porque creaban un todo más geométrico y equilibrado. Las dos primeras, una colocada frente a la otra, simbolizan lo que un día estuvo unido, y el pasado. Mientras que la más lejana, representa el horizonte y el futuro.
Un palacio con una estructura arquitectónica más típica de la campiña inglesas que del País Vasco, abrazado por jardines decorados con esculturas de Chillida que miran hacia la bahía donostiarra. Construido en la en la época en la que la reina María Cristina veraneaba en la ciudad, allá por 1892, el Palacio Miramar es uno de los dos grandes iconos de la Belle Epoque que aún conserva la ciudad.
Inaugurada también en 1897. Su estética de estilo ojival está inspirada en las iglesias medievales de Alemania y Francia. Es el edificio más alto de San Sebastián y . la iglesia de mayor tamaño de toda la ciudad.
edificio inaugurado como casino en 1897 y que atrajo a grandes personajes como Mata Hari, Rotschill, el Rey de Bélgica ó el Sha de Persia a sus fiestas hasta 1924, año en que se prohibió el juego. El 20 de enero de 1947 se convirtió en la Casa Consistorial de la ciudad, que cambió su sede desde la Plaza de la Constitución.
El corazón de la Parte Vieja lo ocupa la plaza de la Constitución. Su edificio central fue hasta la década de los cuarenta el Ayuntamiento de San Sebastián. Los balcones de los coloristas edificios que la rodean tienen impresos unos números que nos remontan a su pasado en el que hacía funciones de coso taurino. Hoy, sin embargo, la Plaza de la Constitución es un lugar lleno de vida y el escenario protagonista de las fiestas locales más importantes
La cima del Monte Urgull está coronada por el Castillo de la Mota. Construido en el siglo XII fue clave en la defensa de la villa. sus murallas y fortificaciones han sido testigos de la historia de la Donostia/San Sebastián. Un lugar escoltado por los cañones que todavía permanecen custodiando la ciudad y donde aún pueden apreciarse las aspilleras defensivas de aquella época.
En las faldas del Monte Urgull, junto al camino que nace en el Paseo Nuevo,se encuentra el cementerio de los ingleses. Algunos cuentan que allí yacen los ingleses que murieron en la Primera Guerra Carlista. Otros dicen que este cementerio se construyó sobre una antigua fosa común donde se enterraron a soldados franceses. Incluso hay quien cuenta que entre sus lápidas se esconde una historia de amor trágica entre un oficial de la legión inglesa y una muchacha de la ciudad.

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Si quieres, puedes o esta ruta