Koordenatuak 53

Fecha de subida 22 de mayo de 2014

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
30 m
5 m
0
0,7
1,4
2,87 km

Bisitak 4583, kokapena 69

Nondik gertu Larretxo, País Vasco (España)

Sencillo paseo por Zumaya visitando un par de escenarios de la película Ocho apellidos vascos. Concretamente la plaza en la que Dani Rovira sale por sevillanas canturreando que Euskadi tiene un color especial al venirse arriba, inmediatamente antes de una carga policial, y el magnífico emplazamiento de la ermita de san Telmo en la que se produce el intento de boda. Y entre ellos pues un pequeño paseo por las zonas aledañas.

Especialmente recomendable acercarse a conocer el Flysch, rocas sedimentarias en los acantilados en los que "leer" decenas de millones de años de historia del planeta, con especial interés a la línea KT, una línea de sedimentos en la que están las cenizas del meteorito que mató a los dinosaurios.

Recomiendo esta web para más información http://www.geoparkea.com/?lang_code=es ya que hay múltiples rutas guiadas, a pie o en barco, tanto a los acantilados como a las montañas kársticas de la costa que sirven para entender y disfrutar un lugar único en el mundo.

La ruta es apta para cualquier persona aunque con precaución, tanto si se va con niños como si uno es muy intrépido, porque se bordean acantilados sin ningún tipo de protección, seguros en condiciones normales con la precaución debida.
Aunque ahora Zumaya es una localidad más turística e industrial que otra cosa, en el pasado fue una localidad marinera y de aquel pasado quedan los amplios muelles, un astillero y el moderno puerto deportivo al otro lado de la ría, junto al museo de Zuloaga. Vale la pena pasear por esos muelles que unen el faro con el museo Zuloaga.
La parte vieja del pueblo la constituyen media docena de calles al pie de la iglesia, que se alza sobre una pequeña colina. Población surgida alrededor de las labores pesqueras en la desembocadura del río Urola que forma una amplia y resguardada ría tras una serie de colinas acantiladas. Vale la pena pasear por el puñado de viejas calles y tomar algo en sus bares.
En la parte alta del casco antiguo se abre una pequeña plaza al pie del palacio Olazabal, mandado construir por el que fuera secretario de Felipe IV en el siglo XVII. Justo delante tiene una elegante fuente de piedra con la escultura de bronce de una mujer recogiendo agua. En la película el actor Dani Rovira, queriendo ganar puntos con el padre de su novia y tras ser confundido con un radical, coge el altavoz y empieza a improvisar y acaba casi por sevillanas. La plaza la cierra por otro lado el muy modificado palacio Zumaya del siglo XV, propiedad de una de las familias más poderosas del medievo vasco, los Zumaya-Gamboa, aunque ahora está muy modificada como edificio de viviendas conserva parte de sus muros y arcos medievales.
Dos calles que rodean el palacio de los Zumaya-Gamboa comunican la plazuela con la iglesia, por ella bajaba la muchedumbre hacia la plaza en la que Dani Rovira la acabaría liando parda.
Es un edificio del siglo XIV, posiblemente sobre uno del siglo XII. Ocupa lo alto de una pequeña colina y su aspecto de fortificación se debe a que, como en tantos pueblos de la costa, se usaba con ese fin ante posibles ataques. La vida de los habitantes de la costa siempre fue dura. Es de estilo gótico y de una sola nave, varias gárgolas asoman de sus muros y sus líneas exteriores son muy severas. Lo más destacado de su interior es el retablo del siglo XVI.
Al pie de la iglesia una calle se dirige por el fondo del valle dejando el campanario a las espaldas. Pronto se abandonan las casas y se adentra entre prados y huertos, pasando entre unos caseríos y encaminándose por el fondo de un valle que acaba bruscamente en el borde de un acantilado.
Al final del valle una pequeña escalera permite bajar al flysch en una pequeña cala. El flysch es, junto con sus playas, la razón por la que es más conocida Zumaya. Bueno, junto con la película Ocho apellidos vascos más recientemente. El flysch, en esencia, son capas de sedimentos submarinos que se acumularon durante millones de años capa sobre capa, acumulando distintos materiales y restos fósiles dependiendo del tipo de sedimentos que se acumulaban en el fondo del mar. A través de ellos se pueden ver las diferencias climáticas, biológicas y geográficas de distintas épocas. En concreto alrededor de la ermita de san Telmo son del terciario, de hace 65 millones de años. Hace 50 millones de años la península chocó contra Europa y África levantando el fondo marino y retorciéndolo, de modo que las capas de sedimentos, que suelen ser horizontales e invisibles, se pusieron en vertical al doblarse y el desgaste del mar los puso a la vista. En Zumaya podemos ver la historia del planeta a lo largo de millones de años, cada línea de roca corresponde a un periodo distinto, a cada cual más antiguo, pudiendo verse en Zumaya el llamado límite K/T. El cambio de época entre el Cretácico y el Terciario, o sea, el final de los dinosaurios por el impacto de un meteorito en Yucatán que envolvió en cenizas la tierra. Además de restos anormales de Iridio marca una diferencia entre los tipos de sedimentos y es fácilmente reconocible al lado mismo de la escalera de acceso. Se distingue por su color oscuro y es una línea particularmente fina. Vale la pena bajar para tratar de encontrarla y pensar en aquel desastre ecológico brutal y pensar no solo en que supuso el fin de los dinosaurios, también que del estrato que hay a su derecha, al de la izquierda, 3 de cada 4 seres vivos, desapareció y sus fósiles desaparecen una vez rebasada esa línea. Y literalmente tocar los restos de aquel meteorito en la pequeña línea de apenas 3 milímetros de grosor que crearon sus cenizas al extenderse sobre todo el planeta. Pongo una foto con su ubicación.
Merece la pena subir hacia lo alto del acantilado para disfrutar de las magníficas vistas hacia la costa vasca y sobre la rasa mareal. Conviene acercarse con la marea baja, cosa que tengo querencia a no hacer cuando llevo la cámara de fotos porque soy así de monguer. Y conviene tanto para poder ver las distintas líneas del Flysch como la propia rasa, largas líneas de roca que se adentran cientos de metros en el fondo del mar como si un gigante hubiera pasado un peine sobre las rocas siendo cada línea la historia de decenas de miles de años del planeta.
Merece la pena caminar por el pequeño sendero que recorre las alturas del acantilado, disfrutando de las vistas tanto hacia los acantilados que hay hasta Deba como sobre la pequeña playa de Zumaya. Eso sí, con precaución, porque la caída hasta el agua es de decenas de metros.
El sendero recorre el reborde, metiéndose entre los arbustos ocasionalmente. Hay que poner ojo con dónde se pone el pie, que se distrae uno mirando y...
Finalmente se llega a la rampa final que conduce a la ermita de san Telmo, peligrosamente colocada en el borde de un acantilado que se va viniendo abajo poco a poco.
La ermita de san Telmo ocupa este lugar, al menos, desde el siglo XVI y en ella se reunían los marineros del pueblo. Las vistas sobre la playa y los acantilados son espectaculares y fue testigo de la boda entre Clara Lago y Dani Rovira bajo los oficios de Aitor Mazo y con Karra Elejalde y Carmen Machi como suegros fallidos. Un lugar en el que vale la pena sentarse a disfrutar de las vistas.
Una amplia pradera verde bordeada por arbustos recorre los acantilados cercanos a la ermita con dirección a la playa.
Desde la pradera de los acantilados una escalinata baja hacia la playa por el balneario de talasoterapia.
El balneario está sobre la playa y da vista al acantilado que se acaba de recorrer.
La playa de Itzurun es la más cercana al pueblo, al pie de los acantilados. Hay otra al otro lado de la ría, junto a la casa de Zuloaga y completamente diferente a esta ya que cuenta con dunas y es de aguas más tranquilas. En el mirador sobre la playa hay otro límite geológico, el Límite P/E, el periodo que marca la frontera entre el Paleoceno y el Eoceno, en esa época un aumento de las temperaturas mundiales de 5º en 15.000 años causó nuevas extinciones masivas. La línea es un amplio estrato de arcilla roja que marca un nuevo cambio en el pasado.

3 iritzi

  • argazkia jeisiempre

    jeisiempre 04-mar-2018

    Me ha gustado mucho, unas vistas maravillosas, muy recomendable hacerla

  • argazkia jeisiempre

    jeisiempre 05-mar-2018

    Me ha gustado mucho, vistas maravillosas muy recomendable

  • argazkia jeisiempre

    jeisiempre 05-mar-2018

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Me ha gustado mucho, vistas maravillosas muy recomendable

Si quieres, puedes o esta ruta