Iraupena  4 ordu 16 minutu

Koordenatuak 943

Noiz igoa 24 de abril de 2019

Noiz egina abril 2019

-
-
118 m
0 m
0
3,5
6,9
13,8 km

Ikusita 308 aldiz, jaitsita 15 aldiz

Nondik gertu: Villademoros, Asturias (España)

Senda costera acantilados de villademoros y cadavedo.
Guapa ruta costera por uno de los tramos más bonitos del litoral asturiano, al menos para mi, realizada con mis compañeros y amigos del HUSA (Luisa, Marisa, Marga y Alberto).
El recorrido costero comprende entre la punta de los “perceberos” hasta la ermita de la Regalina. La ruta parte en esta ocasión del nucleo rural de villademoros, con la idea de hacerla circular, de tal manera que el regreso lo hacemos por caminos locales asfaltados del interior que unen cadavedo con villademoros.
Tomamos como base de operaciones el aparcamiento del mesón de la Granda, donde fuimos muy bien atendidos al desayuno y posterior comida al finalizar ruta. Salimos caminando por un tramo del camino de Santiago de la Costa, para dirigirnos tras cruzar dos veces la vía del tren por encima de sendos puentes, hacia la rasa costera.
A ella llegamos por sendero angosto y poco marcado en el suelo, si bien el resto de la ruta está perfectamente balizado e indicado en todo momento, siendo difícil perderse. Comenzamos los primeros pasos recorriendo el margen de una gran pradería llegando a una zona de pinos donde tomamos contacto con las vistas aéreas que los altos acantilados nos irían brindando a lo largo del camino. Pudimos contemplar como unos 70 metros debajo de nuestros pies se hallaba un salvaje arenal cerrado por la punta de los perceberos, seguimos ruta para bajar por sencillo camino a la playa de Pluminero o Quintana, la cual recorrimos en casi toda su extensión; disfrutando de un lugar precioso, limpio y escondido de enorme belleza. Retornamos a la senda cruzando el pequeño arroyo de palminero, el cual entrega sus aguas al cantábrico en una bella cascada de unos 5-6 metros de altura. La cual queda oculta tras una pequeña caseta marinera ubicada al final de la senda que baja a la playa.
Tras cruzar el arroyo, subimos por fácil camino hasta volver a recuperar la altura perdida, y con ello poder seguir por la línea de los acantilados hasta la Regalina. Una vez en lo alto giro a la izda para seguir por encima de la rasa costera; continuamos camino con bellas panorámicas sobre la costa y hacia el interior siempre presente la figura en lontananza de la sierra del Palancas. Llegamos al vértice geodésico de Musqueiros y nos aprestamos a bajar de nuevo a otra playa, la de Campiecho, esta es más conocida por tener además en su seno una cetárea de mariscos muy conocida en la zona. Disfrutamos de otros bellos momentos brincando por sus rocas y de la paz del lugar.
Decidimos seguir ruta para lo cual tuvimos que subir durante medio km por un tramo de asfalto, arriba giramos a la izda dejando el asfalto y retornando al prao de nuevo. Para buscar nuevamente la línea del litoral, el cual tratamos de recorrer con nuestros pasos de oeste a este desde el inicio del camino y con final en la bella área recreativa de la Regalina. Nuevos bellos tramos de costa y un sinfín de pequeñas calas y playas más o menos accesibles hasta llegar a una zona que bautizé como el “paseo de las camelias”; pues alguien ha plantado un cierre de su finca con plantas de camelias y de otras variedades, dando un mayor punto de belleza si cabe a la espectacularidad que brinda la senda costera ya por si sola. Atravesado el pequeño vergel de vegetación y flores variopintas, llegamos a la zona de una pequeña depuradora de aguas.
Ya vislumbramos cerca la bella figura blanca azulada de la capilla o ermita de la Regalina, donde el padre Galo tuvo mucho que ver en la fiesta que cada año se celebra en su bella pradería.
La Regalina es un regalo para la vista y los sentidos, un trozo del paraíso que te hace sentir en el cielo y casi tocar las nubes cuando te asomas a la barandilla y ves a tus pies los bellos arenales y toda la rasa costera, al este se ve hasta cabo vidio y al oeste hasta más allá de cabo busto. Remanso de paz y tranquilidad y uno de los lugares más afamados y bellos de la costa asturiana.
Retornamos al punto de partida por caminos interiores de Cadavedo que nos llevaron a pasar por delante de la casa natal del Padre Galo, donde un cartel indica un pequeño resumen biográfico de tan gran y sabia persona. Quedaba luego poco para culminar un guapo y sencillo recorrido a la vez que espectacular de unos 14 kms, una ruta para realizar en familia, cuidado eso sí con los niños por su afán de curiosidad que pueden no ver el peligro de acercarse demasiado a los acantialdos...
Carpe Diem!!
Ray
Anoa

avituallamiento

Waypoint

cadavedo

Valdés
Waypoint

Camino de santiago

Camino
Waypoint

Camino Del Padre Galo

Waypoint

cetarea

cetarea de mariscos canelmar ubicada en acceso de la playa de campiecho
Erlijio-eraikina

Ermita de la Regalina

Ermita de la Regalina
Waypoint

meson la granda (Villademoros)

cima

Musqueiros

Musqueiros, vetice geodesico costero
Hondartza

Playa Campiecho

Playa Campiecho
Waypoint

Playa Churín

Waypoint

Playa Clarín

Hondartza

Playa de Cadavedo

Playa de Cadavedo
Waypoint

Playa Del Serón

Waypoint

Playa Fontaniecho

Hondartza

Playa Pluminero o Quintana

Playa Pluminero o Quintana
panoramica

punta perceberos

punta de los perceberos, sitio agreste del litoral
Waypoint

tramo de asfalto

Camino
Waypoint

Villademoros

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Nahi izanez gero edo ibilbide hau