-
-
2.917 m
1.556 m
0
4,0
8,1
16,19 km

Ikusita 4569 aldiz, jaitsita 154 aldiz

Nondik gertu: Barbaruéns, Aragón (España)

El Pico Cotiella (2.912 m) es la cúspide de un solitario macizo pirenaico de singulares características. A caballo entre las comarcas altoaragonesas de Sobrarbe y La Ribagorza, se muestra vigorosa esta cordillera calcárea de grandes dimensiones que corresponde con la más importante de todo el Pirineo al sur del bloque que forman los grandes macizos que superan los tres mil metros de altitud. No en vano, sus más de dos mil novecientos metros la acreditan como una atalaya de notable interés pese a no alcanzar esa mágica cifra que le otorgarían más prestigio (y visitas) aún si cabe.

Sin embargo, esta cima presenta sobradas credenciales para que su visita sea obligada para los pirineistas clásicos y aquellos que buscan montañas carismáticas. Lejos de las masificaciones de los macizos más elevados (Monte Perdido, Montes Malditos o Posets entre otros) de ambas comarcas, un desnivel equivalente a ascender el Pico Aneto (3.404 m), reto físico importante, un recorrido con variados paisajes y cima archiconocida por todos. Si a ello se unen unas vistas de escándalo, un paisaje lunar plagado de profundas simas, un refugio coqueto, un ibón sobre terreno calcáreo, flora endémica del Pirineo, abismos gigantescos o un corredor final que dispara la adrenalina de los más intrépidos hacen que esta excursión se convierta en inolvidable.

La ascensión a la cumbre se realiza utilizando la vía normal, aquella que parte desde Barbaruens hacia el Circo de Armeña y se prolonga hasta la cima de la montaña. Es una ruta muy cómoda hasta las inmediaciones del refugio que se complica pasado el edificio. Tras él, el paisaje se vuelve agreste y alpino que, junto a la ausencia total de agua, pueden echar por tierra las expectativas de quien no está bien preparado.

Se comienza a caminar al final de una pista, apta para todo tipo de vehículos, que nace a las puertas del pueblo de Barbaruens. Son varios kilómetros por un camino de tierra que termina en medio del bosque. Allí se origina la senda que lleva al refugio de Armeña (1.850 m). Un camino cómodo que soslaya los grandes cortados del barranco de Bilsé y que no tiene perdida alguna. Es un sendero para disfrutar de la naturaleza en sentido amplio. Una sucesión de miradores increíbles y barrancos a través de un bosque precioso conducen al espectador hasta la Colladeta de Armeña (1.901 m). Desde ese punto ya se advierten el Ibón de Armeña (1.835 m) y el refugio. Tras bajar hasta las aguas del ibón hay otro tramo llano muy bonito.

Es a partir del refugio donde la ascensión se hace puramente alpina. El circo de Armeña se abre desafiante y, entre todas las cimas, se erige la silueta del inmenso Cotiella. Los prados que hay junto al edificio son el habitat perfecto para que el edelweiss perviva. Esta preciosa planta está en peligro de extinción así que no tengo porqué insistir en que hay que disfrutar de ellas en el lugar del que provienen, dejándolas tranquilas.

Pasadas las praderas la pendiente aumenta. La roca gana terreno a la hierba que resiste los envites del invierno y la sequía en pequeños escalones. Aquí se abandona el barranco que lleva a la Brecha de las Brujas (2.604 m) para buscar el Collado de Cotiella (2.664 m). Para ello se cruza el que a buen seguro es el mayor campo de dolinas del Pirineo. Un terreno de aspecto lunar plagado de profundas simas que conducen el agua de lluvia y de nieve mediante grutas subterráneas hacia la Vall de Chistau. El número de grutas catalogadas en todo el macizo del Cotiella supera ampliamente el bicentenar y varias de ellas son un codiciado tesoro para los amantes de la espeleología.

Una vez superado el campo de dolinas, comienza la parte más exigente de la ascensión. La subida al Collado de Cotiella pasa por superar una pedrera interminable que se vuelve muy pendiente en su tramo final. Los últimos cincuenta metros es preferible afrontarlos por la roca firme pese a que tienen paso de escalada de bajo grado (I+, II-).

Ya en el collado hay dos opciones de ataque a la cima. La vía normal es la que bordea los contrafuertes rocosos que miran al sur en diagonal, hacia la Colladeta de las Neiss (2.714 m), y remontar la pedrera oeste hasta la cúspide. Esta alternativa se usa como vía de descenso. La segunda opción, utilizada aquí, pasa por aproximarse hasta la pirámide cimera siguiendo la línea de la cresta (norte) y tomar el primer gran canalón que desemboca en la misma cumbre. Optar por esta alternativa exige ciertos conocimientos de escalada pues es un corredor bastante expuesto (II, II+).

Tras coronar el objetivo se desciende por la considerada vía normal hasta el Collado de Cotiella. Luego consiste en recuperar el itinerario utilizado en el ascenso hasta el punto de inicio. En el track se puede observar como en el campo de dolinas dista levemente la vía de ascenso del descenso. Esto es debido al interés que suscitan las simas que infestan el Circo de Armeña. Para aquellos a los que les seducen las grandes cavidades vale la pena recorrer la plataforma cálcarea, incluso más al sureste de lo que yo lo hice, donde los pozos tienen mayor tamaño.

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Nahi izanez gero edo ibilbide hau