Koordenatuak 6781

Noiz igoa 5 de septiembre de 2013

Noiz egina agosto 2013

  • Balorazioa

     
  • Informazioa

     
  • Erraza jarraitzeko

     
  • Ingurunea

     
-
-
3.126 m
1.188 m
0
8,0
16
32,06 km

Bisitak 6673, kokapena 323

Nondik gertu Espierba, Aragón (España)

Día uno: llegamos tarde al aparcamiento del valle de Pineta y tuvimos que salir de marcha con los mochilones a las 14:00 horas en pleno agosto. Nos esperaba un desnivel acumulado subiendo de unos 1000-1200 metros para llegar a las lagunas de La Munia, donde montaríamos la tienda de campaña para pasar dos noches antes de regresar. Seguimos el camino que sube a la derecha del Parador, al poco deriva en un sendero a la sombra de hayas enormes, cruza por dos veces una pista que creo llega al pueblo de Espierba, y termina en los espectaculares llanos de La Larri, justo donde está el refugio del mismo nombre. Allí una placa contrasta dos fotografías para explicar el retroceso del glaciar del Monte Perdido aprovechando las magníficas vistas que en este lugar conforman sobre el espectacular circo de Pineta: el Pico Marboré a la derecha, el Cilindro del mismo nombre a la izquierda, seguido del Monte Perdido primero, del Pico Soum de Raimon después y por último el Pico Punta de Olas. Atravesamos todo el llano y continuamos el ascenso acompañando por la derecha el barranco de La Larri hasta llegar a las Lagunas de de La Munia. Esta subida sigue unos senderos balizados con montoncillos de piedras que en algunos tramos están algo expuestos, por lo que tuvimos que ir con cuidado teniendo en cuenta, sobre todo, que los mochilones de veintitantos kilos de peso cada uno (contenían la tienda, sacos de dormir, infiernillo, comida, agua, ropa para varios días y distintas temperaturas, crampones.....) se balanceaban si dabas un mal paso aún utilizando los bastones. Encontramos allí varios sitios donde montar la tienda, todos ellos rodeados de pequeños muros de piedras que otros excursionistas levantaron para proteger las tiendas o vivacs del viento. Elegimos el que más tiempo estaba al sol, montamos la tienda, hicimos tallarines chinos y un te con leche para cenar en el infiernillo, y nos fuimos a dormir.
Día dos: nos levantamos pronto para salir temprano, a eso de las 7:00 ya estábamos en marcha. Pronto tuve que estrenar los crampones para recorrer tramos de nieve que todavía aguantaban el verano. Tuvimos qué utilizarlos en varias ocasiones a lo largo del día. Llegamos a la cresta de La Munia y el espectacular Circo de Tromouse apareció ante nosotros por primera vez en el día. El Valle de Héas, que estaba cubierto parcialmente por un mar de nubes en esta ocasión, da continuidad a este circo de origen glacial de los más grandes de Europa. Seguimos la cresta hasta el Paso del Gato, que con grado de dificultad tres constituía la mayor complicación del día. Tras pasarlo continuamos por la cresta, muy aérea en algunos tramos, hasta el Pico de La Munia. Una vez en la cima disfrutamos de las maravillosas vistas que ofrece: el Circo de Troumouse con el valle de Héas al norte, el valle de Barrosa al este, el de Chisagües a continuación y las lagunas de La Munia, donde acampamos, al sur; al noroeste el Pico de Viñamala, a su izquierda el Macizo de Balaitus, la Collarada, con forma de seta, más abajo y más lejos, al este el cercano conjunto formado por el Marboré, el Cilindro del mismo nombre, Monte Perdido, el Soum de Raimon y Punta de Olas, al sur el Pico Robiñera, al este el Posets y quizás el Aneto muy a lo lejos, al noreste el Pico Neuville ........ Impresionantes vistas. Seguimos luego hasta la "Pequeña Munia" para acercarnos después al Pico Sierra Morena, desde el que pudimos observar el cercano "Pico de Troumuse". Podríamos haber intentado continuar hasta el, pero no teníamos arneses ni cuerda suficiente para eliminar el riesgo de mi inexperiencia montañera. Decidimos sin embargo dar la vuelta para subir al pico Robiñera y conjugar así la íntima y callada decepción que sentíamos. Así, una vez que pasamos de nuevo el Paso del Gato, esta vez en sentido contrario, nos dirigimos directos a esta montaña. Poco después nos cruzamos con un Sarrio que parecía mirarnos enfadado mientras berreaba, como si nos estuviera reprochando algo. Lo fotografié para colgar su foto. La ascensión al Robiñera fue para mí dura y frustrante: equivocamos el camino al principio, nos costó seguir el track en el gps después, tuvimos que racionar el agua porque nos escaseaba, encontramos mucha piedra podrida que se desmenuzaba constantemente haciéndonos perder el paso o resbalar en tramos muy empinados...... Además nunca terminábamos de llegar a su cresta. Cuando por fin llegamos a la cima tuve una sensación de alivio y empezaba a temer una bajada parecida. Después de hacer la foto de rigor empezamos a bajar por la cresta para continuar después por un sendero que zigzagueaba por la tendida ladera de la montaña hasta el Collado de las Puertas. Allí encontramos un pequeño arroyo donde llenamos nuestras botellas de agua y aplacamos la sed, que en mi caso es insaciable en rutas duras y largas porque me deshidrato con facilidad. Después de todo no podía quejarme, la bajada había sido cómoda y "fructífera". Pasado el collado nos reencontramos con las lagunas de La Munia y con nuestra anhelada tienda de campaña. Nos quitamos las botas para meter los pies en el agua helada y el dolor inicial se convirtió después en una reconfortante sensación de descanso. Encendimos el infiernillo, hicimos un risoto de setas capaz de resucitar a un muerto y sendos tes con leche para reponer fuerzas antes de que se hiciera de noche. Después de lavar los platos y extender los sacos dentro de la tienda estuvimos un rato viendo las estrellas. Como la noche era oscura éstas se veían estupendamente. Óscar me ayudó a identificar La Osa Mayor, La Osa Menor, Casiopea, Venus, La Constelación del Cisne (o Cruz del Norte)..... Como yo no podía con mi cuerpo fuí el primero en irme a dormir. Me costó hacerlo porque en cuanto cerraba los ojos me sobresaltaba imaginando, o quizás soñando, que me resbalaba y caía ladera abajo.
Día tres: esta vez nos levantamos más tarde, no teníamos prisa por abandonar un paisaje tan espectacular. Nos tomamos unos cafés con leche condensada y agua caliente, bendito infiernillo. Después desmontamos la tienda de campaña y preparamos los mochilones para iniciar el regreso al Valle de Pineta por el barranco del Clot de los Gabachos, que desciende nada más cruzar el Collado de Las Puertas. Mientras descendíamos por el sendero que va junto al barranco vimos cerca como corrían varias marmotas. Les hice alguna fotografía que también adjunto. Antes de cruzar el Barranco de Piedramula contemplamos como el Valle de Chisagües se extendía ante nosotros........impresionante. Adjunto más fotos. Ya en las praderas de la Sierra de Espierba nos reencontramos con el Circo de Pineta, el Marboré, el Monte Perdido.....más vistas impresionantes. Más tarde llegamos al refugio ganadero de Espierba donde fotografiamos numerosas vacas recordando las de nuestros suegros. También fotografiamos bonitos lirios salvajes en las veredas del sendero que seguíamos. Continuamos bajando hasta llegar a un pinar donde un sendero que lo atraviesa desciende con mayor pendiente a los Llanos de la Larri. Regresamos al Valle de Pineta por el mismo camino que dos días antes utilizamos para comenzar la marcha. Como era de esperar el amigo Oscar planificó una ruta inolvidable además de la logística necesaria para realizarla. ¿Qué haremos el año que viene?
Barranco Del Clot
11-AGO-13 10:58:44
09-AGO-13 18:53:12
10167 ft
La Munia
Refugio De La Larri
Las tres últimas fotos de este punto de interés corresponden a otro que debería ir ubicado en el Refugio ganadero de Espierba
Robiñera
Sierra Morena

2 iritzi

  • argazkia LosK2delasKumbres

    LosK2delasKumbres 01-feb-2014

    Estas son las rutas que nos gustan y a las que tenemos que llegar.

    Impresionante paraje.

  • argazkia jota117

    jota117 04-ene-2019

    Totalmente de acuerdo, muchas gracias por el comentario.

Nahi izanezkero edo ibilbide hau