Koordenatuak 276

Noiz igoa 24 de agosto de 2014

-
-
5 m
0 m
0
4,5
9,0
17,99 mn

Bisitak 1034, kokapena 13

Nondik gertu Port d'Addaia, Islas Baleares (España)

El 16 de Agosto, amanecemos Ibai y yo habiendo pasado una larga primera noche, algo esperado ya que incluso metidos en un saco de dormir no paramos de vivir nuevas experiencias. En mi caso era la primera experiencia durmiendo a la intemperie en una playa paradisíaca lejos de la sociedad y con el mar sonido de las olas rompiendo contra la costa como único ruido de fondo.

Sin embargo el despertar no pudo ser peor. Junto con la primera apertura de ojos vimos como una ligera llovizna empezaba a caer sobre nosotros. Esto hizo que nos tuviéramos que apresurar en recoger todos los enseres y salir corriendo hacia un pequeño refugio privado que afortunadamente se encontraba vacío. Allí, vimos como la mañana avanzo muy lentamente sin que pudiéramos hacer más que recuperar contemplar el temporal intentando amenizar el paso de las horas escuchando una pequeña radio. Evidentemente el hecho de continuar la aventura en ese momento era implanteable.

La larga y grís mañana supuso un bajón de moral importante pero afortanadente, hacia el mediodía el tiempo nos empezó a dar una tregua. Desaparecieron las precipitaciones y con ello decidimos reaccionar. Subimos a un pequeño acantilado desde el que se podía avistar gran parte de la costa (unas vistas dignas de admiración) y al ver el estado del oleaje hizo que se despertara un atisbo de esperanza en nosotros. Desde donde nos alcanzaba la vista, parecía que el estado del mar no era tan peligroso como pensábamos (a la postre fue errónea la apreciación).

Siendo sabedores de que para el siguiente día las condiciones meteorológicas eran menos catastróficas (solo 2 metros de olas; nada para dos buenos vascos!) decidimos disfrutar de una tranquila tarde de playa mentalizandonos de que al siguiente día nada nos iba a poder detener!

Después de pasar una noche un tanto mejor amanecimos con un agradable solecito; nada que ver con el amanecer del pasado día. Visto que el viento empezaba a menguar notablemente a partir del mediodía decidimos tomarnos el inicio de la jornada tranquilamente. Realizamos el ritual mañanero más despacio de lo habitual y en torno a las 11 de la mañana empezamos a remar.

La tensión que tensión que teníamos se podía cortar con cuchillo porque sabíamos que el desafío que le íbamos echar al mar no era ninguna broma pero no había marcha atrás. Según avanzamos enseguida vimos que la jornada sería muy dura pero. El viento de tramontana nos día la bienvenida desde el primer momento. Pero lo fuimos llevando relativamente bien; hasta que pasamos las dos primeras horas de la etapa.

En ese momento nos tocaba realizar la primera parada del día en la cala Tesqueta, pero al llegar a avistarla, nos dimos cuenta de que teníamos que introducirnos en la isla más de lo esperado modificando significativamente nuestra trayectoria. En ese momento, hicimos una pequeña paradiña para analizar qué decisión íbamos a tomar (parar o no parar) y como creíamos disponer de las suficientes fuerzas para continuar a sabiendas de que el peor tramo estaba por llegar, decidimos continuar sin parar. GRAN ERROR!!!



Hondartza

Primera parada

Hondartza

Final de la 2, etapa

Hondartza

Inicio 3. etapa

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Nahi izanezkero edo ibilbide hau