-
-
1.145 m
729 m
0
23
46
91,32 km

Bisitak 1220, kokapena 7

Nondik gertu Olleros de Tera, Castilla y León (España)

Salimos pasadas las 9 de la mañana para evitar el frío matinal despues de hacernos la foto de despedida con Marcos. Era la primera vez que lo dejábamos durante varios días, con sus abuelos.
Dejamos Olleros de Tera dirección Calzadilla de Tera para cruzar el río Tera dando a Calzada de Tera.
Semanas antes habíamos pedaleado los primeros kilómetros de la ruta de hoy para ver cómo era el terreno y tener más o menos controlada la zona por la que iríamos hasta Astorga donde enlazaríamos con el Camino francés.
Despues de pasar la zona de bodegas de Calzada y cruzar al otro lado de la autovía A-52 oí que se caía algo.
Resulta que en menos de 8 km habíamos perdido las dos conchas que llevábamos sujetas a las alforjas.
Retrocedí unos metros y pude encontrar una de las conchas. La otra a saber dónde estaba. Así que aseguramos bien la que nos quedaba. Una bici, una concha.
El siguiente pueblo que atravesamos fue SanPedro de Ceque.
Siempre por caminos, siguiendo la ruta planificada, llegamos a Congosta. A partir de aquí el camino era desconocido. Ya no sabíamos a ciencia cierta si la ruta planificada realmente iría por caminos existentes o se perdería por caminos borrados y olvidados.
Salimos del pueblo siguiendo siempre las indicaciones de área recreativa que resultó ser una zona de baño y pesca junto al embalse de Congosta.
Aquí hicimos la primera parada aprovechando para reponer fuerzas, unos bollos preñados y unas peras.
El siguiente pueblo fue Pinilla de la Valdería donde creo recordar que tuvimos que subir un camino alquitranado con bastante pendiente donde el sol empezaba a apretar, para dar a una zona bastante llana por la que pedaleamos bastantes kilómetros llegando a Palacios de Jamuz.
Unos 10 km después atravesaríamos el lecho seco del río Duerna, convertido en un pedregal de más de cien metros de ancho que nos costó lo suyo cruzar.
Un poco más adelante estaba Robledo de Valduerna donde se iniciaría una nueva subida que poco a poco nos llevaría al punto más alto de la ruta antes de Astorga.
Pasamos el pueblo de Curillas y algo más adelante alcanzamos Barrio de Abajo, pueblo tipicamente maragato con sus casas empedradas.
Seguiríamos viendo pueblos maragatos antes de llegar a Astorga como fueron Oteruelo y Piedralba.
Por fin habíamos conseguido divisar las torres de la catedral de Astorga. Se habían resistido.
Tras pasar por debajo de la A-6 llegamos a Astorga donde aún tuvimos que sufrir alguna cuestecita.
Callejeamos con la intención de buscar un sitio donde comer. La plaza llena de terrazas. Nos cruzamos con unos bicigrinos y les pregunté si habían comido y dónde. Nos señalaron un bar que había al lado.
Con estos peregrinos, un chico y dos chicas, murcianos, coincidiríamos al final del día cenando en el albergue de Rabanal y practicamente fuimos juntos hasta Santiago. Pero no adelantemos acontecimientos.
Despues de comer, con la idea de echar una pequeña siesta seguimos callejeando, haciéndonos unas fotos en la casa Gaudí y en la catedral. Eran fiestas en Astorga.
Al final, salimos de Astorga y ya en las afueras descansamos en una Ermita junto a la carretera. Bueno, Sonia se echó una pequeña siesta y yo aproveché para ajustar bien el freno trasero.
Allí coincidimos con una pareja de brasileños y tres italianos que también hacían el Camino.
Decidimos continuar. Aunque el sol calentaba mucho y el cansancio se empezaba a notar. Todavía nos quedaban unos 20 km de camino para ese día.
Pasamos Murias de Rechivaldo (donde unos años antes había estado yo en el albergue de las Águedas, el cual recomiendo).
El siguiente pueblo era Santa Catalina de Somoza. Habíamos decidido no desviarnos por Castrillo de Polvazares. No nos sobraban las fuerzas y queríamos llegar cuanto antes al albergue.
Poco despues El Ganso. Paralelo a nosotros pero por la carretera iba un italiano en una bici híbrida con el que coincidiríamos más adelante otros días en otros pueblos.
Ya sólo nos quedaban los últimos kilómetros por carretera que se nos hicieron larguísimos.
Sonia tuvo un pequeño bajón a un par de kilómetros de Rabanal del Camino: ¿Quién le mandaba a ella meterse en estos berenjenales? Pero no conozco a nadie que haya hecho el Camino y haya salido defraudado. Y nadie dijo que fuera fácil.
Y por fin llegamos a Rabanal y dimos con nuestro albergue, Nuestra Señora del Pilar, que lo habíamos reservado hacía más de un mes. Creo que eran algo más de las 18:30 horas. 91 km en las piernas.
La dueña nos salió a recibir y en seguida nos puso al día... dónde dejar la bici, dónde lavar la ropa, dónde ducharnos, dónde dormir.

Así que aparcamos el tándem y sacamos la ropa limpia, los sacos, etc...
Sonia se fue a duchar y yo aproveché para lavar la ropa sucia y tenderla. Despues me duché y una vez limpios decidimos cenar en el mismo albergue que disponía de un patio interior abalconado, muy acogedor.
Allí fue donde coincidimos con los murcianos (Diego, Isabel y Juana) y otro chico, Miguel, catalán de Hospitalet. De una manera o de otra fue con los que hicimos la mayor parte de nuestro Camino.
La cena era abundante. Con un plato hubiera sido suficiente. El plato de macarrones con tomate más bien era una fuente que podría dar para tres personas.
Despues de cenar fuimos a dar una pequeña vuelta por el pueblo.
Llegó la hora de ocupar nuestras literas. Nuestra primera noche en el Camino. No creo que durmiese más de una hora en toda la noche. Si no roncaba uno, roncaba otro. Además, el cansancio era tanto que te mantenía despierto. Me lo tomé con calma. No dormiría mucho pero al menos intentaría descansar.
Buenas noches.

Fotos: http://picasaweb.google.es/jrariasf/Etapa1DelCaminoDeSantiagoOllerosDeTeraRabanal

Ikusi gehiago external

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Nahi izanezkero edo ibilbide hau