Koordenatuak 928

Noiz igoa 30 de marzo de 2019

-
-
425 m
19 m
0
4,9
9,9
19,77 km

Bisitak 128, kokapena 9

Nondik gertu Ugaldetxo, País Vasco (España)

DESCRIPCIÓN RECORRIDO

Esta vez nos acercamos a uno de los valles más desconocidos de Oiartzun: Karrika.

Karrika, además de ser uno de los 8 barrios de Oiartzun, también es un pequeño río afluente del Oiartzun, que antes de llegar a este forma un recóndito valle donde tenemos muchos puntos de interés que podemos visitar en este recorrido.

Entre otras cosas, podemos destacar los restos de la infraestructura del antiguo ferrocarril que unía Errenteria con Artikutza, y que son una demostración del pasado industrial de esta zona, hoy convertida en un paraíso natural.

Nos adentramos en el valle de Karrika fácilmente desde Oiartzun, atravesando primero un bidegorri y llegando a una pista de tierra, desde donde continuaremos hasta iniciar la subida hacia Oieleku bidea.

En Oieleku bidea el camino es asfaltado hasta que alcanzamos Pillotasoro, desde donde podemos obtener una muy buena panorámica de Aiako Harria y Bianditz.

Desde aquí, pasando por algunos senderos escondidos, bajaremos hasta la carretera Lesaka-Oiartzun, bordeando el monte Pullegi.

Desde la carretera no nos resta más que bajar al barrio de Ergoien, y regresar a Oiartzun por el bidegorri de Arditurri.

HISTORIA DEL FERROCARRIL DE ARTIKUTZA

Hace cien años, las laderas de Artikutza estaban peladas por una deforestación brutal (después de tantos siglos de explotación maderera para alimentar a las ferrerías y los astilleros) y eran atravesadas por este tren, cargado de mineral de hierro, que incluso llegaba a super el macizo de Bianditz para pasar por este valle de Karrika.

El primer tramo de ese ferrocarril se abrió en 1898, desde las minas de hierro de Xorrola hasta la estación de Errenteria, donde enlazaba con el Ferrocarril del Norte. Por aquellas fechas, a Karrika llegaban cestos de carbón vegetal y de hierro de las minas de Elama: desde el lado navarro de la montaña, la Compañía Forestal de Artikutza sacaba su producción por medio de un sistema de cables aéreos. Los cables desaparecieron cuando se amplió la línea de tren hasta Artikutza, con una obra que obligó a trazar tres planos inclinados para salvar los desniveles.

Con esos planos inclinados (dos en la vertiente guipuzcoana y uno en la navarra) se cosió una línea de 30 kilómetros entre Elama y Errenteria: el tren minero-forestal más largo de España. Pero el sistema era tan espectacular como lento y engorroso. En cada plano tenían que desenganchar los vagones, subirlos o bajarlos, y volverlos a enganchar a la siguiente locomotora. Hacían falta cuatro locomotoras y un montón de trabajadores en cada trayecto. Y la rentabilidad de las minas no justificaba semejante derroche. El tren de Artikutza se canceló en 1917. El tramo entre Karrika y Errenteria aún funcionó hasta los años 50 y se hizo famoso porque los errenteriarras se montaban en marcha a los vagones para acercarse a las sidrerías de Oiartzun.

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Nahi izanezkero edo ibilbide hau