Iraupena  5 ordu 25 minutu

Koordenatuak 1728

Noiz igoa 7 de diciembre de 2019

Noiz egina diciembre 2019

  • Balorazioa

     
  • Informazioa

     
  • Erraza jarraitzeko

     
  • Ingurunea

     
-
-
611 m
109 m
0
4,7
9,4
18,71 km

Ikusita 354 aldiz, jaitsita 14 aldiz

Nondik gertu: Amorebieta, País Vasco (España)

Vuelta al País Vasco desde Ermua. Etapa 5:

Comienzo en la estación de tren de Amorebieta y, tras pasar por el centro de la localidad, me dirijo hacia las afueras, concretamente al barrio de San Bartolomé. Para ello, camino por una pista asfaltada que asciende de manera suave pero constante.

Durante el camino paso por la ermita de San Bartolomé. Casualmente, una de las ermitas que veré en esta ruta se llama exactamente igual, pero la diferencia se encuentra obviamente en la ubicación de la misma.

Al llegar a la parte más elevada del barrio, hago un giro a la derecha, dejando así el asfalto para ir ahora por sendero natural. Dicho sendero está señalizado con marcas PR amarilla y blanca en los árboles, no tiene perdida. El camino está bastante embarrado por las recientes lluvias, pero aún así, yendo con un calzado adecuado (en mi caso botas), se puede avanzar sin problemas.

Al final del sendero llego a un cruce, donde conecto con otro más ancho y cómodo. Giro a la izquierda y llaneo rumbo al barrio de Ergoien.
A partir de aquí, el camino se empina considerablemente, y el esfuerzo para avanzar es mayor. El terreno es de tierra al principio, y de piedras después.
Si miro hacia atrás, disfruto de una magnífica panorámica de las sierras de Anboto, Aramotz y Gorbea.

Ya queda poco para llegar a la cima del Arburu, pero la cosa se va complicando. En la parte alta del monte, el sendero (que vuelve a ser de tierra) se estrecha mucho mas, aparte de haber mucho barro.
Con cautela, sigo ascendiendo hasta llegar al ultimo cruce, donde giro a la derecha para subir por el cresterío, llegando así al geodésico y buzón cimero del monte Arburu (550m).

Las vistas desde arriba son sublimes, muy buenas para ser una cima de tan poco altitud; las sierras y/o montes Oiz, Udalatx, Aloña, Aizkorri, Anboto, Aramotz, Gorbea, Sierra Salvada, Untzueta, Ganekogorta, Eretza, Bizkargi (mi próximo objetivo), cumbres nevadas de la provincia de Cantabria, y otros muchos montes y pueblos situados en los alrededores del Duranguesado, de la ciudad de Bilbao y del pueblo de Gernika, incluso una vista del mar Cantábrico y de la plataforma de gas conocida como " La Gaviota".

Tras las mas que obligadas fotos de rigor, y después de un rato de relax y disfrute en la cima, vuelvo sobre mis pasos hasta el último cruce, para continuar de nuevo por la derecha, y seguido girar a la izquierda.
Avanzo por otro estrecho sendero de tierra con numerosos charcos, por fortuna evitables, hasta dar con un ancho y cómodo sendero, que me lleva en suave y cómodo ascenso hasta el geodésico cimero del monte Bizkargi (555m).

La cima esta cubierta de arboles por todas partes, así que no hay vistas. De todos modos, el verdadero objetivo está unos metros mas abajo, y no es otro que la bonita ermita de Bizkargi. Aquí si que hay vistas, que aunque no son tan amplias y espectaculares como los del Arburu, siguen siendo muy interesantes.

Continúo la marcha, entrando por otro bosque y descendiendo por un empinadísimo sendero natural, con el firme algo irregular y bastante embarrado. Aquí hay que bajar despacito y asegurando cada paso, ya que es fácil resbalarse.
Luego, salgo a cielo abierto, pero el sendero sigue estando en mal estado, tal vez por el paso de vehículos o alguna maquinaria por la zona.

La bajada resulta larga y pesada por momentos. La calidad de los caminos no mejora. Hay mucho barro, muchos corredores de motocross pasando arriba y abajo sin cesar, y eso empeora el estado de los senderos.

Mas adelante, llego a un cruce, indicado por una señal con una flecha y una concha amarilla típica del camino de Santiago. El sendero me llevará hasta el barrio de Goikolexea, perteneciente al pueblo de Larrabetzu.
Al principio el camino es de piedras, muy incómodo y también algo resbaladizo, pero luego, al llegar al barrio de Erkinko, avanzo por pista de cemento.

Al final del camino, habiendo concluido ya el descenso, llego al barrio de Goikolexea, situado en un precioso entorno de praderas y campo. Éste es un barrio bastante mas grande y urbanizado que los anteriores. Buena prueba de ello es la bonita iglesia de San Emeterio y San Celedonio.

A partir de aquí viene la parte mas "compleja" de la ruta. Por no ir directo a Larrabetzu por la carretera y finalizar la travesía (quería alargar mas el recorrido y darle de alguna forma mayor interés), opté por ir por el llamado GR-280, para acceder al barrio de Loroño, a la ermita de San Bartolomé de Larrabetzu, y finalmente hasta la propia localidad de Larrabetzu. La idea era sencilla, pero la práctica no iba a serlo tanto, al menos en lo relativo al estado del terreno.

Para ser un GR (un Gran Recorrido), el sendero no era de una calidad maravillosa. Al principio ando por un camino de hierba campo a través, muy encharcada a los lados (al menos por el medio, por la hierba alta, se podía andar bien), y luego, una vez supero una valla, sigo por sendero de tierra (también muy embarrado).

De primeras, el inicio del GR me descolocó un poco, ya que no es el tipo de camino que uno espera encontrarse en una vía de esa categoría. Luego, una vez me adentro por otro bosque, parece cobrar mas sentido, me familiarizo mas con el tipo de caminos que anteriormente he hecho.
Pero de nuevo me vuelve a sorprender el mal estado del terreno, y el entorno. Hay numerosos charcos y arroyos que hacen que el sendero se corte, y en uno de ellos no tengo mas remedio que dar un buen salto para poder seguir adelante.

La zona es un auténtico caos, pero por fortuna hay numerosas marcas rojas y blancas del GR, que me permiten avanzar corréctamente sin perderme.
Mas adelante, el terreno pica hacia arriba, y me toca ascender durante un buen rato por un estrecho sendero natural, en medio de la densa arboleda y vegetación.
Varios cientos de metros después, pude ver la luz al final del túnel cuando llegué al barrio de Loroño.

Ya solo me quedaba descender por una pista asfaltada, pasando por la mencionada ermita de San Bartolomé, y finalmente, acceder al pequeño pueblo de Larrabetzu, que lo recorrí casi en su totalidad, para dar por finalizada esta bonita ruta.


La última parte de la ruta es perfectamente evitable. Una vez lleguéis a Goikolexea, girad a la izquierda y seguid la carretera (aprox 1,5km) hasta llegar a Larrabetzu. A pesar de que la zona por la que anduve es un poco turbia (igual exagero, pero de primeras así me lo pareció), realmente pienso que mereció la pena realizarla.
Pero si os basta con hacer el resto del recorrido, y no queréis mancharos mas las botas o subir mas cuestas o simplemente andar mas, ir directos a Larrabetzu, os ahorraréis 3,5km. Igualmente sería una travesía que merecería la pena hacer.
Informazio

Amorebieta

Amorebieta
Informazio

Derecha

Derecha
Erlijio-eraikina

Ermita de San Bartolomé

Ermita de San Bartolomé
Informazio

Derecha

Derecha
Informazio

Izquierda

Izquierda
Informazio

Barrio de Ergoien. Derecha

Barrio de Ergoien. Derecha
Informazio

Derecha

Informazio

Derecha

Derecha
Informazio

Derecha

Derecha
cima

Cima Arburu

Cima Arburu
Informazio

Izquierda

Izquierda
cima

Geodésico cimero Bizkargi

Geodésico cimero Bizkargi
Erlijio-eraikina

Ermita de Bizkargi

Ermita de Bizkargi
Informazio

Izquierda

Izquierda
Informazio

Derecha

Derecha
Informazio

Barrio de Erkinko

Barrio de Erkinko
Informazio

Goikolexea

Goikolexea
Informazio

Valla

Informazio

Arroyo. Saltar

Arroyo. Saltar
Informazio

Derecha

Derecha
Informazio

Barrio de Loroño. Izquierda

Barrio de Loroño. Izquierda
Erlijio-eraikina

Ermita de San Bartolomé de Larrabetzu

Ermita de San Bartolomé de Larrabetzu
Informazio

Larrabetzu

Larrabetzu

1 iruzkina

  • argazkia Oscar Upegui

    Oscar Upegui 16-dic-2019

    Una ruta fabulosa con unos buenos senderos para disfrutar de la montaña y ni hablar de esos espectaculares panoramas desde lo alto, felicitaciones Jon que buen registro fotográfico y que buena crónica para complementar el trazado.

Nahi izanez gero edo ibilbide hau