Denbora  6 ordu 35 minutu

Koordenatuak 1510

Fecha de subida 19 de marzo de 2017

Fecha de realización marzo 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.166 m
223 m
0
4,2
8,3
16,67 km

Bisitak 1764, kokapena 105

Nondik gertu Arrasate / Mondragón, País Vasco (España)

Comenzamos en la parada de bus de Garibay en el pueblo guipuzcoano de Arrasate. Cruzamos el casco viejo y giramos a la izquierda, hasta llegar a una rotonda. Desde allí veremos unas escaleras, que subiremos para dar comienzo oficialmente la ruta. Seguimos el camino hasta llegar a una carretera, que subiremos durante un par de kilómetros, para luego desviarnos a la derecha rumbo al barrio de Udala.

Al llegar tenemos a la vista, imponente, el monte Udalatx (1117m). Pasamos por una campa y comenzamos la ascensión, sin perdida por una pista que al principio pasa por un bosque. El camino a seguir aparte de ser único es fácil distinguirlo porque en el suelo se ve de color marrón, de estar muy pisado.
La subida se realiza con bastante lentitud debido a la fortísima pendiente presente en todo momento, sin respiro.

La segunda parte de la subida comienza cuando dejamos atrás el bosque para dar paso a la piedra. Aquí hay mas de un camino posible, fácil de realizar al principio por el suelo marrón y pisado, pero luego hay tramos en las que es todo roca y hay que hacer alguna trepada sin demasiada complicación.

Mas adelante llegamos a un collado en la que vemos una cruz. Ahí esta el mirador, un punto elevado que nos permite disfrutar de unas panorámicas excelentes, con el Anboto, Alluitz, Mugarra, etc por un lado, Arrasate y Aizkorri por otro, y por ultimo y mas importante, la majestuosa cima del Udalatx.

Al descender del mirador pasamos por las ruinas del Santuario de la Asunción. Luego comenzamos la ultima ascensión, siguiendo unas marcas en forma de flecha pintadas en la piedra que nos ayuda a ir correctamente. Después de hacer unas pocas trepadas sencillas hacemos cumbre. Una vez mas, las vistas son excelentes, con una panorámica brutal de 360º, en la que distinguimos ademas de lo ya mencionado, Elorrio, Oiz, y por supuesto, la otra cara del Udalatx, con sus 2 cimas Erdikoatxa y Atxaurrutxugane.

Una vez habiendo descansado y echo fotos, comenzamos el descenso. Aquí no disfrutamos de un camino claro y visible como en la subida. En la bajada nos toca buscarnos la vida, procurando ir pisando por el terreno mas cómodo posible, que resulta en ir por el lado izquierdo del precipicio, pisando una mezcla entre piedra y hierba. La pendiente sigue siendo elevada lo cual hace que el avance sea bastante lento e incómodo.

Al cabo de unos minutos de descenso, nos topamos con 2 cuevas; la primera pequeña, sin opción siquiera de poder meterse, y la segunda mas grande, que si se quiere se puede intentar explorar aunque tiene poca profundidad. Aquí ofrece la posibilidad de hacer una excelente fotografía con la entrada de la cueva y al fondo el Anboto en el medio.

Continuamos el descenso, siempre por la izquierda, pero sin estar demasiado lejos del borde del acantilado. Una vez estando a la par del Erdikoatxa (1042m), subimos con precaución de pisar correctamente y hacemos cumbre. Desde aquí vemos mas nítidamente la ultima cima, Atxaurrutxugane. La idea era hacerlo pero andábamos algo escasos de tiempo y decidimos pasar de largo, y hacer el descenso definitivo, con Besaide como próximo objetivo.

El descenso final como no podía ser de otra forma presentaba también sus inconvenientes. Terreno mitad herboso, mitad rocoso, con un claro camino visible al principio pero que luego desaparece de repente y toca intuir y probar suerte para seguir avanzando. Al final nos topamos con una pista que esta vez si, ancha y cómoda, nos llevaría muy cerca de Besaide.

En un cruce de caminos, giramos a la izquierda y mas adelante veremos un letrero que nos indica el lugar. Rápidamente llegamos a Besaide, con el monte Anboto inmenso, casi a nuestros pies, y vemos 2 monumentos: el primero, cuatro pilares verticales unidos, obra del Japonés Yoshin Ogata, y de frente el segundo, una torre con una cruz, que hace homenaje a los montañeros fallecidos. Al lado de la torre hay un geodésico con las 3 provincias vascas escritas, que indica la muga, que estamos en el punto donde las 3 provincias se juntan.

Por ultimo y para concluir esta maravillosa ruta, volvemos sobre nuestros pasos hasta el cruce de caminos y seguimos de frente, y descender para llegar al lugar de destino, el pueblo vizcaíno de Elorrio.

Recomiendo realizar esta ruta ya que se hace cumbre a uno de los montes mas imponentes, duros y bellos de Euskadi.
Destacar la dificultad, que la he calificado de Moderado, por la fortísima pendiente tanto en subida como en bajada, y por el terreno, rocoso en muchos momentos, teniendo que hacer alguna que otra trepada.
Para aquellos que no estén acostumbrados a caminar por estos terrenos y pendientes tal vez lo calificaría de Difícil, ya que la exigencia en general es bastante elevada.

1 comentario

  • argazkia Oscar Upegui

    Oscar Upegui 31-ago-2018

    Una muy buena ruta cargada de bonitos paisajes para recorrer y disfrutar mientras se hace un buen ejercicio, gracias Jon por compartir el trazado y felicitaciones por esas bonitas fotos.

Si quieres, puedes o esta ruta