Iraupena  2 ordu 50 minutu

Koordenatuak 483

Noiz igoa 2 de mayo de 2020

Noiz egina mayo 2020

  • Balorazioa

     
  • Informazioa

     
  • Erraza jarraitzeko

     
  • Ingurunea

     
-
-
553 m
219 m
0
1,3
2,6
5,18 km

Ikusita 762 aldiz, jaitsita 16 aldiz

Nondik gertu: Ermua, País Vasco (España)

1 mes y medio, 49 días para ser exactos, ese es el tiempo que llevamos los españoles confinados en nuestras casas por culpa del terrible virus llamado Covid-19, popularmente conocido como Coronavirus (excepto aquellos que les ha tocado ir a trabajar, no ha sido mi caso), y que tanto daño ha hecho a muchos países del mundo, entre ellos el nuestro. Y ya si cuento el tiempo que llevo sin pisar la montaña, sin poder hacer una misera ruta, el numero se eleva a 56 días.

Hoy, 02 de Mayo de 2020, por fin el virus y el gobierno nos han dado un respiro, y nos han permitido salir a la calle, al monte, aunque con ciertas limitaciones de tiempo y espacio. No es exactamente lo que yo quería, pero tras tanto tiempo sin andar prácticamente nada, tampoco me puedo quejar, mejor un poco que nada, por algo se empieza.

Ésta ruta que aquí presento es de lo poco que podemos hacer los ermuarras por monte cerca de nuestro pueblo. El plan perfecto hubiera sido poder ascender a la cima del monte Urko, pero dicha cima pertenece a nuestro vecino Eibar, y parte de las restricciones impuestas por nuestro gobierno nos impiden andar por terrenos que pertenezcan a otras localidades que no sean el nuestro. Por lo tanto, no me ha quedado otro remedio que agachar la cabeza y preparar una caminata que estuviera dentro de los limites de nuestra localidad. El monte Artarrai está dentro de esos limites. (Ahora, varias horas después, me he enterado que ya si que se puede ir a Urko, por las sendas pertenecientes a Ermua, así que próximamente me uniré a la fiesta).

El monte Artarrai, aunque es muy modesta en cuanto a altitud, permite disfrutar de unas vistas bastante chulas del pueblo de Ermua y de varios montes del alrededor. La ruta parte desde el barrio de Santa Ana, situado no muy lejos del ambulatorio del pueblo, en el cual se sitúa la vía normal de ascenso al monte Urko, el cual he utilizado para realizar el descenso. El comienzo es sencillo, no hay mas que pasar 2 puertas de madera y ascender de manera constante pero suave.

El problema viene a partir de que accedo a un bosque. El sendero se estrecha mucho, la pendiente se empina considerablemente y el terreno, hoy muy mojado y embarrado por culpa de las recientes lluvias, ralentiza mucho el avance. Que no os engañe la corta distancia y el escaso desnivel de la ruta, porque el ascenso al completo requiere de una exigencia física (que no técnica) importante (mas aun si estáis físicamente oxidados como yo después del confinamiento).

En el supuesto de que hagáis la ruta a la inversa, la dificultad sería bastante mas elevada. Estando el terreno completamente seco no presenta ningún problema, pero si esta muy mojado y embarrado, como hoy, avanzar por el estrecho y empinado sendero que va desde Ermua hasta la carretera puede resultar complicado, no tanto al subir sino al bajar.

A paso de caracol, pero yendo sin ninguna prisa, avanzo poco a poco y voy ganando altura con rapidez. Por el lado izquierdo tengo una bonita vista de Ermua (en ese momento cubierto por la niebla) del monte Egoarbitza al fondo.

Unos pocos metros mas adelante, justo cuando el terreno se allana un poco pero a la vez el firme es mas irregular, mas rocoso, consigo ver en el horizonte el buzón que indica que he llegado a la "cima" del monte Artarrai (406m). Lo escribo entre comillas porque llamar a esto cima es un poco absurdo. Apenas sobresale 1m o 2 del resto del camino, y si tenemos en cuenta que el sendero por el que he ascendido aun continua hacia arriba, éste lugar es de todo menos una cumbre. Pero bueno, esta indicado así, habrá que incluirlo en mi lista de montes ascendidos (realmente éste ya estaba en mi lista).

Aquí las vistas son algo limitadas por la arboleda, pero se puede disfrutar de casi 180º de vistas como Ermua y varios montes del alrededor como Egoarbitza, Udalatx, la sierra de Anboto e incluso el Gorbea a lo lejos.

Tras mas de 15min de parada para descansar y sacar fotos, prosigo mi marcha por el anterior sendero, todavía en semillano, pero enseguida el firma vuelve a picar hacia arriba. Por el camino me encontré con varios arboles caídos que taponaban en su totalidad el sendero. Algunos se podían pasar por encima sin problemas, pero otros estaban a un poco mas de altura, y había que pasar por debajo a duras penas.

La zona estaba irreconocible, distinta a como era hace un año. Han talado árboles, se nota porque se veían vistas que antes estaban cubiertas por una densa arboleda.
La pendiente vuelve a ser elevada, pero ya no tenía esa sensación de ahogo o dificultad para avanzar como al inicio. El terreno es bastante mas llevadero, menos irregular y menos resbaladizo.

Al final del sendero llego a un cruce. A mano derecha llegaría hasta la carretera que conduce por un lado hacia el sendero que asciende a la cima del monte Urko, y por otro lado cuesta bajo directo hacia el pueblo de Ermua. Hacía allí iba a bajar, pero antes, y por recomendación de un compañero de club de montaña que me encontré justo en ese instante, giré hacia la izquierda, ya que me dijo que al final del camino había una especie de balcón con unas vistas muy chulas.

Así pues, le hice caso y giré a la izquierda. De nuevo en semillano, avanzo realizando alguna que otra subida y bajada pero muy llevadera, aunque con el firme siendo muy estrecho y algo resbaladizo. Y efectivamente al final del sendero llegué hasta una zona despejada de árboles que me permitió disfrutar de una panorámica de 180º impresionante; Las sierras de Anboto y Aramotz al completo, el monte Gorbea y el monte Oiz. Debajo, el amplio valle que hay justo en medio de las mencionadas sierras de montaña, en el día de hoy cubierto casi en su totalidad por la niebla.

Por si fuera poco, tuve la increíble suerte de ver y disfrutar de un fenómeno óptico que, creo, no es muy habitual de ver (o si, yo al menos es la primera vez que veo una). Se trata de la Gloria o Espectro de Brocken, una especie de aureola redondeada y coloreada, como si fuera un arco iris pero de tamaño reducido, que se forma alrededor de la sombra proyectada del observador sobre una nube que queda en un plano inferior a él, con el sol a su espalda. No pude fotografiarlo con todo el esplendor que llegué a verlo con mis ojos, pero al menos si lo he podido capturar de una forma que se pueda distinguir a simple vista.

A continuación, vuelvo sobre mis pasos y ésta vez si, doy con la carretera que, en fuerte pero cómoda pendiente descendente, me llevará sin pérdida alguna hasta el punto de partida, el centro del pueblo de Ermua y concluir así esta corta pero bonita ruta.


En los próximos días presentaré algún recorrido, como una circular por la propia urbe de Ermua, o incluso una mezcla de las 2 trazadas (la que he presentado aquí, y la circular) en 1 solitaria ruta.
Informazio puntua

Centro de Ermua

Centro de Ermua
Informazio puntua

Barrio Santa Ana. Inicio sendero hacia monte Artarrai

Barrio Santa Ana. Inicio sendero hacia monte Artarrai
Informazio puntua

Puerta

Informazio puntua

Cima Artarrai

Cima Artarrai
Informazio puntua

Puerta 2

Puerta 2
Informazio puntua

Derecha y seguido izquierda, por sendero estrecho

Ikuspegia

Vista descomunal

Vista descomunal
Informazio puntua

Izquierda para ver las vistas, derecha para bajar por la carretera

Izquierda para ver las vistas, derecha para bajar por la carretera
Informazio puntua

Elorreta

Elorreta
Ikuspegia

Bonita vista de Ermua

Bonita vista de Ermua

2 iritzi

  • argazkia Oscar Upegui

    Oscar Upegui 03-may-2020

    Muy buen recorrido Jon felicitaciones, muy buena crónica y muy buen registro fotográfico.
    Que bueno que estés de nuevo retomando el ejercicio con todos los cuidados.
    Ami me tocó cambiar la bici por la caminadora, para no oxidarme,
    Saludos amigo.

  • argazkia Jon Otaduy

    Jon Otaduy 03-may-2020

    Yo también me alegro que todo vaya bien por vuestra zona. Así es, la desescalada hay que hacerla muy poco a poco, porque tanto tiempo parado nos ha dejado el cuerpo atrofiado, no podemos volver a darle ni la cuarta parte de la caña que le dábamos antes de la pandemia. Poco a poco, cada día más y más, hasta recuperar de nuevo la fuerza y resistencia física para volver a hacer nuestras actividades favoritas.
    Un saludo compañero, cuidate, y gracias por tu comentario y valoración.

Nahi izanez gero edo ibilbide hau