Denbora  5 ordu 13 minutu

Koordenatuak 1795

Noiz igoa 20 de julio de 2019

Noiz egina julio 2019

  • Balorazioa

     
  • Informazioa

     
  • Erraza jarraitzeko

     
  • Ingurunea

     
-
-
934 m
199 m
0
4,8
9,7
19,36 km

Bisitak 36, kokapena 2

Nondik gertu Balmaseda, País Vasco (España)

Vuelta al País Vasco desde Ermua. Etapa 44:

Comienzo en la parada de bus de Campo de las Monjas en el pueblo de Balmaseda, y avanzo por un camino asfaltado en dirección al monte Kolitza, pasando en primer lugar por el barrio de Pandozales.

Una vez allí, me desvío a la derecha para iniciar el ascenso oficial, a través de un sendero de tierra y piedras, siguiendo las frecuentes marcas GR Roja y Blanca pintadas en los árboles. Dicho camino es cómodo y sin grandes rampas, a veces estrecho y con algo de vegetación, pero sin tener ninguna complicación.

A mitad de ascenso, en una zona recién talada, fui por error a la derecha en vez de a la izquierda, pero no tiene importancia ya que un poco más adelante volvería a conectar con el otro sendero.

Ya tengo a la vista la ermita de San Martín, situada justo en la cima del Kolitza. Al principio se veía muy lejano y muy alto. Ahora se ve muy cerca, pero aún muy alto. Eso iba a ser una pista de lo que estaba por venir.

Abandono momentáneamente el GR y continuo por un ancho y cómodo sendero de piedras yendo en semillano, para luego girar a la derecha. Aquí tengo 2 opciones: ascender en zig-zag por la pista de piedras (camino más llevadero pero bastante largo) o ir por la vía directa e ir casi en línea recta directo a la ermita y cima del Kolitza (camino corto pero con grandes rampas). Opté por lo segundo, por darle emoción al asunto e ir por la directa.

Realmente se acorta bastante con respecto a la otra opción, pero fijo que se sufre mucho mas; mama mía que pedazo de rampas! Pero a la montaña se va para esto, se sufre pero luego la recompensa y el mérito es mucho mayor.

Tras un durísimo ascenso final, llego hasta la Ermita de San Martín y al geodésico cimero del monte Kolitza (879m). Las vistas serían brutales de no haber sido por la bruma que me ha tapado parte de ellas. Al lado, hay una mesa de orientación que indica todas las cumbres que se ven desde aquí. Son muchísimas, echarle un vistazo a la foto de la mesa. Además aquí indica la historia y funcionalidad del Kolitza como monte bocinero, es realmente interesante.

Tras las fotos de rigor, doy de nuevo con el GR y desciendo por un estrecho camino que serpentea y pasa por una zona arbolada. Más abajo me vuelvo a desviar del GR y giro a la izquierda, yendo por un camino que al principio va por hierba, algo cerrada por la vegetación, pero luego se abre y va por pista natural.

Enseguida encuentro otro sendero más ancho y ahora pongo rumbo al monte Untzilla. Tendría que haber seguido en todo momento dicho sendero, pero de nuevo, para darle un poco de picaresca y belleza a la ruta, decidí "atajar" e ir directo por las lomas herbosas de varias cotas pequeñas que había al frente. Éstas cotas estaban frecuentadas por caballos y vacas, y junto con las bonitas vistas que había por los 4 costados hacia que mereciera la pena pasarse por aquí.

De aquí al Untzilla es literalmente una montaña rusa. Es un constante subir y bajar de pequeñas laderas sobre hierba. En una de ellas la bajada puede resultar confusa al no distinguir con claridad el camino. Mirar bien hacia abajo porque lo encontraréis escondido entre la vegetación.
Dicha vegetación es una mezcla de plantas, alguna zarza y varios espinos. Aprendí la lección de la semana pasada y ésta vez llevé pantalón largo. Lo agradecí y mucho, no tanto en este tramo sino más adelante.

Luego llego a un nuevo cruce. A la izquierda me lleva directo al monte Untzilla, a la derecha pasa de largo y saldría cerca del monte San Miguel, último monte que realizare en esta ruta.
Pero mi intención es ir al Untzilla, así que giro a la izquierda, no por el sendero sino cuesta arriba por la hierba.

Asciendo una empinada rampa que se me atraganta un poco pero enseguida llego a la pequeña cima del Untzilla (643m). Las vistas no son tan impresionantes como las del Kolitza, ya que hay varias cumbres que no se ven, pero si hay barrios que se distinguen más nítidamente desde aquí.

Para seguir el camino, lo que tengo que hacer es pasar al otro lado de una larga valla que separa la zona en 2. Hay un punto donde se encuentran un par de piedras en el suelo que, apoyándose en ellas, permiten cruzar la valla sin dificultades.

Desciendo nuevamente por un estrecho camino tapado por la abundante vegetación, con más presencia de espinos y zarzas, hasta salir al fin a campo abierto.
En pocos metros doy con un geodésico que, a priori, pertenece a una nueva cumbre llamada Las Cabezas (577m). Aquí hay un numeroso grupo de caballos y vacas que embellece más si cabe el paisaje. No así sus numerosas cagadas, todo hay que decirlo.

Para cagada la mía, (o no), que a partir de este punto ya no supe cómo continuar. Otra larguísima e inexpugnable valla rodeaba el lugar y no daba con la forma de poder pasar e ir directo a la cima de San Miguel, que lo tenía prácticamente al lado.

No me quedó otra que subirme en la segunda fila mas elevada de una valla, apoyándome sobre un tocón de madera e intentar pasar como pudiera al otro lado. Lo conseguí, pero con bastante fortuna, la dichosa valla tenía bastante altura.

Por si fuera poco, al bajar de camino a la cumbre, otro minúsculo sendero repleto de maleza, me impedía avanzar con comodidad. El terreno era arenoso e irregular, ingredientes perfectos para llevarse un buen y doloroso ostión. Por fortuna el camino estaba seco y yendo con cuidado conseguí bajar.

Lo peor ya había pasado. Solo me quedaba subir una última y sencilla rampa herbosa para llegar hasta la Ikurriña de la cima del monte San Miguel (526m). Aquí se distinguen perfectamente numerosos barrios de la zona, así como varias cumbres tanto de Cantabria como de Bizkaia, al igual que en las anteriores 2 cimas.

Solo me queda descender por un largo, ancho y cómodo sendero que, tras pasar por un bonito bosque de eucaliptos, me permite llegar a los barrios de Regomedo y La Reneja, y en última instancia, al pueblo de Traslaviña, perteneciente a Artzentales.

Desde aquí podría ir y finalizar en la estación de tren de Artzentales, mas próxima al pueblo de Traslaviña, pero para darle una mejor continuación a la próxima etapa de mi vuelta a Euskadi, decido ir un poco más lejos y caminar 2Km a través de una carretera y finalizar esta preciosa ruta en la estación de tren de Traslaviña.


NOTA: recomendable realizar esta travesía con pantalón largo y a ser posible en seco, o si es en mojado, yendo al menos con botas.
Si queréis ir a lo seguro y evitar pasar por ese tramo chungo de la valla y sendero por espinos, en el Waypoint "cruce, Izquierda a Untzilla, derecha por San Miguel" podéis evitar pasar por allí y llegaréis a pocos metros de la cima del monte San Miguel.
Balmaseda
Barrio de Pandozales
Derecha
Derecha
Recto
Izquierda
Recto
Derecha
Derecha. Ascenso final por la vía directa
Cima Kolitza
Izquierda
Recto. Atajo por loma herbosa
Mojón o hito fronterizo
Cruce, izquierda a Untzilla, derecha por San Miguel
Cima Untzilla
Geodésico Untzilla
Superar valla
Cima San Miguel
Izquierda
Cuidado paso a nivel
Traslaviña
Paso a nivel, luego estación tren Traslaviña

2 iritzi

  • argazkia Oscar Upegui

    Oscar Upegui 27-jul-2019

    Excelente recorrido, Jon felicitaciones.

  • argazkia Jon Otaduy

    Jon Otaduy 27-jul-2019

    Gracias Oscar por tu valoración.

Nahi izanezkero edo ibilbide hau