Denbora  3 ordu 43 minutu

Koordenatuak 914

Noiz igoa 25 de octubre de 2014

Noiz egina septiembre 2014

-
-
1.412 m
845 m
0
4,0
8,0
16,05 km

Bisitak 881, kokapena 21

Nondik gertu Benatae, Andalucía (España)

Una vuelta por el cerro del Peñalta en otoño: el verde y la lluvia

Casi octubre, y sin llover todavía. La mañana se despertó algo fresca, pero los hombres del tiempo no acertaron de nuevo y no llovió en todo el día. Dejé el pueblo, dormido, por el camino que se encarama a los olivares, a la derecha de la plaza de toros, para tomar así un par de trochas que me evitan subir por las pistas más formales. En el kilómetro 3,7 se alcanza la desviación a Peñalta, a la izquierda. A la derecha ví Segura y el Yelmo y, entre los dos, nubes pegadas al terreno que parecían lamer los montes.

La subida a Peñalta es muy cómoda, Se trata de un paseo de 1.200 metros desde la desviación--más o menos--y se pueden ver, en el final rocoso de la ascensión, cabras montesas, que acuden al amor del agua que les ponen los guardamontes. El "foguero" de guardia me confirmó la predicción: no llovería porque el viento solano (de levante) había espantado las nubes al amanecer. También me habló de la soledad de las guardias de 24 horas que llevaba meses haciendo, aunque ya se le terminarían pronto, sobre mediados de octubre.

Bajé por le mismo camino para tomar de nuevo la pisa, al final de la bajada, y dirigirme a la cara este de Peñalta con el fin de rodear la montaña. El sol se apoderaba de los pinos, pero sobre los montes cercanos (Bucentaina, Navalperal...) asomaban las nubes pegadas a las cimas, que los rayos de luz iban poco a poco deshaciendo.

Me impresionó el verdor de los pinos, y eso que en todo el verano apenas había caído una gota. Aunque los arroyos ya se habían secado, los pinos de hoja perenne y los chopos, los quejigos y las encinas conservaban el verde intacto, como si quisieran ocultar sus males. Los helechos, que tienen más complicado resistir la sequía, se estaban vistiendo de ocre. Las moras de zarza estaban en sazón, porque es su tiempo.

La vertiente oriental de Peñalta es un área poco transitada, a pesar de su belleza y de que la atraviesan muchos caminos. La muela que remata la montaña tiene matices y vistas diferentes desde cada uno de los kilómetros que se van andando, y cuando hay suficiente visibilidad es muy bonito ver cómo los pinos rompen en otras muelas como la que llamamos Piedra del Agujero, que según el día parece estar más cerca o más lejos.

En fin, caminando en estos pensamientos me saltó un corzo que bajaba de la cima y cruzó el camino de un salto. No pude hacerle una foto con las prisas, así que me conforme con hacérsela a la piedra Buitrera, la atalaya más bonita de esta sierra, que se estaba más quieta.

Sin ver a nadie llegué a la pista de viene de Puente Honda y subí al puerto. Trescientos metros más abajo está la fuente, que mana un hilito: lo justo para poder beber. Desde allí se puede seguir la pista y bajar a Benatae por la fuente de San Miguel. Yo preferí tomar el camino antiguo que llega al pueblo por el barrio denominado Fuente de la Vieja, porque es más rápido y, andándolo, puede que no se pierdan los caminos de antaño.

En total algo más de 16 km en tres horas y media muy tranquilas. Un paseo para hacer en todo tiempo, acompañado mejor que solo, y con senderos practicables para niños y mayores (también para ciclistas de montaña). Las vistas merecen la pena, y el esfuerzo también (solo 750 m de subida acumulada), pero sobre todo es interesante observar la dignidad con que la naturaleza se enfrenta a la penuria: verde artístico del otoño aunque no llueva.
fuente

Fuente del Puerto

Fuente de los caminantes. Enfrente sale el camino corto hacia Benatae.
cima

Peñalta-Mirador

árbol

Puerto Puente Honda

Las fotos son de la cara oriental de Peñalta: árboles y frutos del bosque en otoño. Me salió un rebeco, pero no le pude hacer una foto porque huyó a toda prisa con saltos de botas de siete leguas.
cima

Subida a Peñalta mirador

Vistas de la lastra de Peñalta.

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Nahi izanezkero edo ibilbide hau