Denbora  21 ordu 48 minutu

Koordenatuak 4202

Noiz igoa 13 de octubre de 2012

Noiz egina septiembre 2012

-
-
172 m
-6 m
0
6,8
14
27,01 km

Bisitak 3055, kokapena 211

Nondik gertu Pobeña, País Vasco (España)

Haber pernoctado en Pobeña nos permite cubrir con garantías el itinerario histórico de esta etapa, aquel que transcurrirá por Baltezana, alto de la Helguera, Otañes, Santullán y Sámano, todas ellas localidades del municipio de Castro Urdiales. Abandonamos Pobeña por unas escaleras que nos dejan junto al trayecto de un antiguo ferrocarril minero. Sobre el acantilado y el Cantábrico, con vistas a un lavadero y un cargadero de mineral, avanzaremos hasta el pueblo ya cántabro de Ontón. Entramos en él tras la empresa Derivados del Flúor, S.A y el paso bajo la autovía A-8. Más adelante, ya en la N-634 avanzamos sobre esta hasta el pueblo de Mioño, una vez en el pueblo bajamos por una senda cubierta de arboles paralelea al rio que desemboca en la playa del dicho.

En dicha playa seguimos por el paseo que se inicia a los pies de la estatua de Neptuno que encontramos en la parte izquierda de la playa justo delante de un bar. El paseo nos conduce por un antiguo cargadero de metal, por el que pasaremos por debajo y siguiendo la senda llegaremos a lo alto de la loma donde giraremos a la derecha, siguiendo una senda costera por la cual llegaremos al puente que cruza el río barzo mar y al paseo marítimo de Castro Urdiales.

Una vez visitado el castillo y la iglesia gotica proseguimos en dirección al albergue de peregrinos situado destras de la plaza de toros, subimos en dirección al camping pasando entre medias bajo la Autovía del Cantábrico. Pegados a ella llegamos hasta Allendelagua, pequeña población de municipio de Castro que cuenta con un Bien de Interés Cultural: las ruinas de un castillo medieval situado en la ladera del monte. Siguiendo la estela de la A-8 y salvándola de nuevo por debajo nos presentamos en Cerdigo, otra pedanía de Castro representada por su iglesia de San Juan. Tras cruzar el núcleo y la N-634 nos acercamos afortunadamente a la brisa costera, llenando los pulmones con olor a mar. Por un sendero campestre, con varios obstáculos protagonizados de portillos, nos aproximamos hasta Islares y su camping Playa de Arenillas.


Having stayed in Pobeña allows us to cover guarantees the historic route of this stage, that will pass through Baltezana, top of the Helguera, Otañes, Santullán and Sámano, all villages of the town of Castro Urdiales. We left Pobeña by stairs that leave us along the path of an old mining railway. Over the cliff and the Cantabrian, overlooking a laundry and a mineral carrier will advance to the village and Cantabrian Ontón. Enter it after the company Fluorine derivatives, SA and pass under the highway A-8. Later, as the N-634 move this to the village of Mioño, once in the village go down a path covered trees paralelea the river that flows into this beach.

In this beach we continue along the path that starts at the foot of the statue of Neptune that are on the left side of the beach in front of a bar. The walk leads for old loading of metal, which pass under and following the path we reach the top of the hill where we turn right, following a coastal path by which we arrive at the bridge crossing the river barzo sea and promenade of Castro Urdiales.

After visiting the castle and the Gothic church we continue towards the pilgrim hostel located destra the bullring, we went towards the camping passing therebetween under the Cantabrian motorway. Attached to it arrived to Allendelagua, small population of the municipality of Castro which has a Cultural Interest: the ruins of a medieval castle located on the hillside. In the wake of the A-8 and saving it back below we present in Cerdigo, another hamlet of Castro represented by its church of San Juan. After crossing the core and the N-634 fortunately we approached the coastal breeze, filling the lungs with the smell of the sea. For a country path with several obstacles featuring of the breach, we approach to Islares and camping Playa de Arenillas.


Ayant séjourné dans Pobeña nous permet de couvrir les garanties de l'itinéraire historique de cette étape, qui passera par Baltezana, haut de la Helguera, Otañes, Santullán et Sámano, tous les villages de la ville de Castro Urdiales. Nous avons quitté Pobeña par un escalier qui nous laissent le long du chemin d'un vieux chemin de fer minier. Au cours de la falaise et la mer Cantabrique, donnant sur une buanderie et un support minéral va progresser vers le village et cantabrique Ontón. Entrez après les dérivés fluorés de l'entreprise, SA et passer sous l'autoroute A-8. Plus tard, comme la N-634 avancer ce au village de Mioño, une fois dans le village aller sur un chemin recouvert arbres paralelea la rivière qui se jette dans cette plage.

Dans cette plage nous continuons sur le chemin qui commence au pied de la statue de Neptune qui sont sur le côté gauche de la plage en face d'un bar. La promenade mène for old chargement de métal, qui passent sous et après le chemin que nous atteignons le sommet de la colline où nous tournons à droite, en suivant un chemin côtier par lequel nous arrivons au pont traversant la mer de barzo de la rivière et de la promenade de Castro Urdiales.

Après avoir visité le château et l'église gothique nous continuons vers l'auberge de pèlerins situé destra l'arène, nous sommes allés vers le camping passant entre eux sous l'autoroute cantabrique. Attaché à son arrivée à Allendelagua, petite population de la municipalité de Castro qui a un intérêt culturel: les ruines d'un château médiéval situé sur la colline. Dans le sillage de la A-8 et de l'enregistrer en dessous nous présentons dans Cérdigo, un autre hameau de Castro représentée par son église de San Juan. Après avoir traversé le coeur et la N-634, heureusement, nous approchions de la brise côtière, remplir les poumons de l'odeur de la mer. Pour un chemin de campagne avec plusieurs obstacles mettant en vedette de la violation, nous nous approchons à Islares et camping Playa de Arenillas.


Nachdem in Pobeña blieb ermöglicht es uns, garantiert die historische Strecke der Etappe, die durch Baltezana, oben auf dem Helguera, Otañes, Santullán und Sámano, alle Orte der Stadt Castro Urdiales passieren wird zu decken. Wir verließen Pobeña über eine Treppe, die uns auf dem Weg einer alten Grubenbahn zu verlassen. Über die Klippe und der Kantabrischen, wird mit Blick auf eine Waschküche und einen mineralischen Träger auf das Dorf und Kantabrischen Ontón voranzutreiben. Geben Sie es nach den Unternehmen Fluorderivate, SA und fahren Sie unter der Autobahn A-8. Später, als die N-634 zu bewegen diese in das Dorf Mioño, einmal in das Dorf gehen auf einen Weg bedeckte Bäume paralelea der Fluss, der in diesem Strand fließt.

In diesem Strand wir weiter auf dem Weg, der am Fuß der Statue von Neptun, der auf der linken Seite des Strandes vor einer Bar sind gestartet. Die Wanderung führt zum alten Laden von Metall, die gehen unter und nach dem Weg, den wir die Spitze des Hügels, wo wir rechts abbiegen, nach einem Küstenpfad, mit dem wir an der Brücke über den Fluss barzo Meer und der Promenade von Castro Urdiales.

Nach dem Besuch der Burg und die gotische Kirche, die wir gegenüber der Pilgerherberge destra der Stierkampfarena weiter, gingen wir in Richtung der Campingplatz vorbei dazwischen unter der kantabrischen Autobahn. Angebracht, um ihn nach Allendelagua, kleine Population von der Gemeinde Castro, der eine kulturellem Interesse ist da: die Ruinen einer mittelalterlichen Burg auf dem Hügel befindet. Im Zuge der A-8 und speichern es wieder unter in Cerdigo, einem anderen Dorf von Castro durch seine Kirche von San Juan vertreten präsentieren wir. Nach der Überquerung des Kerns und der N-634 haben wir zum Glück näherte sich der Meeresbrise, füllt die Lungen mit dem Duft des Meeres. Für ein Land, Bahn mit mehreren Hindernissen mit der Verletzung, nähern wir Islares und Camping Playa de Arenillas.
Dirección: Se encuentra detrás de la plaza de toros, a la salida de Castro Urdiales Localidad: Castro Urdiales (Cantabría) Teléfono de contacto: 670 042 276 Propiedad del albergue: Ayuntamiento de Castro Urdiales Institución o administración encargada de los costes de mantenimiento: Ayuntamiento de Castro Urdiales Persona encargada de atender el albergue: Sidia Observaciones: Se encuentra disponible todo el año pero en invierno conviene llamar antes al hospitalero
Dirección: Calle de la Escuela, s/n Localidad: Islares Teléfono de contacto: 671 995 870 (Hervé Fondja, hospitalero del Albergue de Islares); Oficina de Turismo: 942 87 13 37 (abre todos los días del año de 9:30 a 13:30 y de 16:00 a 19:00) Email: turismocastro@cantabria.org Propiedad del albergue: Junta Vecinal de Islares Institución o administración encargada de los costes de mantenimiento: Junta Vecinal de Islares Persona encargada de atender el albergue: Hervé Fondja En caso de estar el albergue cerrado: Está disponible todo el año aunque en invierno conviene avisar con antelación al hospitalero o llamar a la Oficina de Turismo
Bar donde podemos tomar algun refrigerio y admirar las vistas de la terraza.
Cuenta con cafetería y supermercado.
La historia minera de la zona de Dícido se inició en 1880, con el asentamiento de varias compañías mineras para la explotación de sus ricos criaderos, entre las que destacan la Dícido Iron Ore y la C.M. de Setares. Tras un importante descenso en las importaciones, a partir de 1912, la C.M. de Dícido adquirió los derechos de la Dícido Iron Ore a la vez que firmaba un contrato de suministro con Altos Hornos de Vizcaya, lo que le permitió continuar con la actividad minera hasta 1921. A partir de 1940 se produce una nueva caída en la producción, cuya progresiva disminución hará desaparecer casi toda la actividad en la zona hacia los años 70. A lo largo de todos aquellos años de explotación fue necesaria la construcción de cargaderos para la exportación del mineral por mar. Tres fueron los levantados en el mismo lugar, el primero de ellos en 1886. Primer cargadero En 1873 comenzó la explotación de la mina Anita, cuyo mineral era transportado por medio de un tranvía aéreo hasta el puerto de Castro. Tras la instalación de una cadena flotante, en 1886, se levantó el primer cargadero, un muelle embarcadero de 156 metros que sería destruido el 30 de diciembre de 1894 por un fuerte temporal. Segundo cargadero A partir de esa fecha, la Dícido Iron Ore emprende la construcción de otro cargadero, un cantilever de 94 metros de longitud y 6 de anchura, a una altura de 14 metros sobre el nivel del mar, apoyado en una pilastra central tronco-cónica. Dispuso de dos pisos de doble vía, y de tolvas para cada uno de ellos. Su peso era de 300 toneladas, y tuvo una capacidad de carga de 2600 toneladas diarias. La instalación fue volada el 23 de agosto de 1937, durante la Guerra Civil. Tercer cargadero Tras finalizar la contienda, Altos Hornos de Vizcaya, propietaria de la Dícido Iron Ore desde 1929, encarga la construcción de un nuevo embarcadero a las empresas Basconia y Gortázar Hermanos. Las obras serían inauguradas el 14 de julio de 1938. Su pescante mide 45 metros, pesa 300 toneladas y tuvo una capacidad de carga de 200 toneladas/hora. Contó con un solo piso, por el cual transcurría una cinta transportadora que cargaba el mineral de la gran tolva de 30 metros de altura, levantada por la Dícido Iron Ore a finales del siglo XIX. Una compleja red de túneles y galerías completan esta gran instalación, que se mantuvo en servicio 1970. Al ir agotándose la producción disminuyeron considerablemente los embarques, hasta llegar a ser más rentable el transporte mediante camiones y quedando por ello inútil el cargadero. Al finalizar su vida activa, Agruminsa, filial de Altos Hornos y propietaria del cargadero, vendió las instalaciones, y tras pertenecer a una inmobiliaria y a la empresa Derivados del Fluor, pasó a ser propiedad del Ayuntamiento de Castro Urdiales en 1986 tras el simbólico pago de una peseta. El cargadero, único cantilever existente en la costa cantábrica, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1994.
Imagen de Neptuno, Dios del mar en la mitología romana y nombre de la concesión minera que afectaba a la playa de Dicido. En este punto entraremos al paseo donde se encuentra el cargadero, en el que andaremos aproximadamente un kilómetro, sin apenas dificultad.
En la localidad de Cerdigo se encuentra una pequeña iglesia románica del siglo XIII. Cabe destacar en ella el ábside de manpostería o los canecillos de caveto sin decoración, así como la espadaña de dos troneras apuntadas. También puede verse casa torre de sillería y tres alturas con balcón de vano bordeado de pilastras almohadilladas y frontón circular partido, ya barroco, con escudo sostenido por leones.
La iglesia de Santa María de la Asunción de la localidad y municipio de Castro Urdiales (Cantabria, España) es un templo católico de estilo gótico construido a principios del siglo XIII que está situado frente al mar Cantábrico, junto al castillo-faro y al puerto pesquero de Castro-Urdiales. Historia: Construida a principio del siglo XIII, bajo la protección del rey Alfonso VIII de Castilla sus trabajos se prolongaron hasta el siglo XV. Corresponde a un periodo de gran prosperidad económica como puerto de Castilla para el comercio con Francia, Inglaterra y Países Bajos, especialmente desde 1.296 en que Castro Urdiales ostenta la dirección de puertos cantábricos. Declarada Bien de Interés Cultural en el año 1931 (publicado en la gaceta del 4 de junio de 1931) y publicado en el BOE a fecha de 7 de agosto de 2002 Descripción: Es un templo de estilo gótico, presentando la características propias de este estilo: amplias naves, elevadas bóvedas, arbotantes y contrafuertes que soportan el peso del edificio. La planta es basilical de tres naves con transepto no sobresaliente en planta. La cabecera presenta un tramo recto y otro hemidecagonal. Corresponde al interior con la girola de cinco tramos trapezoidales a los que se abren tres capilla poligonales separadas por espacios rectos. En el siglo XVI se intercaló en uno de los espacios una capilla de planta cuadrada. A los muros de la iglesa se adosaron una capilla de planta octogonal dedicada a Santa Catalina y una vivienda, otra capilla, la de San José, ya del siglo XIX y la puerta de los Hombres. Las bóvedas de crucería son cuatro plementos en las naves laterales y ocho en la central. Tiene triforio con tracería con columnillas torsas. La fachada occidental está separada en dos cuerpos por una cornisa con decoración escultórica. Si atendemos a sus torres mochales y robustas con marcados contrafuertes y por la escasa decoración de su fachada occidental nos recuerda al gótico francés con reminiscencias normandas que dominó en las primeras construcciones del siglo XIII. En su interior se encuentran algunas obras interesantes como la escultura gótica de la Virgen Blanca. Mal de la piedra: Está iglesia se considera que está enferma, al padecer el mal de la piedra, nombre que se le da a una serie de patologías por las cuales se producen unas reacciones químicas que transforman la piedra en arena.
Este cargadero fue construido en la década de 1870 por la Compañía José Mac Lennan de Minas, para dar salida por mar a los minerales procedentes de las minas Amalia Vizcaina (Cobarón) y San Francisco (Carrascal), que llegaban hasta los depósitos de la costa mediante un ferrocarril de 3 kilómetros. Fue inaugurado en 1882. Su tipología corresponde a la de un cargadero volado, siendo el primero que se instaló en Vizcaya y el único que trabajó en mar abierto. En un principio, el mineral era llevado mediante vagonetas desde los depósitos hasta las piqueras de carga, hasta que en 1921 se montaron dos plataformas de carga simultánea de 57 metros de longitud, apoyadas en dos torres y conectadas directamente a los depósitos. De allí partía una galería dotada de dos cintas transportadoras que llevaban el mineral hasta la vertedera principal, dejando caer el mineral directamente al buque. Esta innovación tecnológica supondría un gran avance, ya que un buque de 4 toneladas podía ser cargado en menos de cuatro horas, factor este de una gran importancia teniendo en cuenta la dependencia que se tenía del estado del mar y la ausencia de muelle. Se mantuvo en funcionamiento hasta 1963, año en que se paralizó la actividad minera, abandonándose las instalaciones que rápidamente entraron en una grave fase de deterioro. El 11 de marzo de 2008, un intenso temporal terminó por hacer desaparecer los escasos restos de su armazón metálico. Del voladizo se conserva en la actualidad su base de mampostería escalonada y algunas construcciones auxiliares. El acceso a este cargadero se efectúa por la vía verde (paseo Itsas-Lur) que, recorriendo la costa, une a los barrios de Pobeña y Kobaron, siguiendo el trazado del ya desaparecido ferrocarril minero.
Tunel en reformas por desprendimientos, por el que tenemos que pasar.

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Nahi izanezkero edo ibilbide hau