Denbora  8 ordu 19 minutu

Koordenatuak 2123

Noiz igoa 29 de junio de 2019

Noiz egina junio 2019

-
-
1.571 m
732 m
0
5,7
11
22,65 km

Bisitak 40, kokapena 3

Nondik gertu La Gandara, Cantabria (España)

Segunda semana consecutiva que voy a la provincia de Cantabria, esta vez el fin de semana entero, junto con otros 15 compañeros del club de Artarrai.

Hoy nos desplazamos hasta un parking situado en el alto de los Collados del Asón, una preciosa sierra cuyas montañas tienen un relieve y una forma muy particular. Ya había estado antes por esta zona, concrétamente en el Castro Valnera y el Porracolina, y me encantó.

Cuando llegamos había algo de niebla pero por fortuna en la altitud donde nos encontrábamos estaba ya prácticamente disipada.
Avanzamos por un ancho y cómodo sendero de piedras, en dirección hacia el monte Colina. Nos detenemos un rato en la única fuente que encontraríamos en toda la ruta (fuente con agua, sin agua había varias a lo largo de la ruta). Tenía agua muy fresca y buena.

Continuamos la marcha, ascendiendo muy suavemente, ya por encima de la niebla, hasta llegar a un cruce, donde nos desviamos a la derecha para ir por sendero natural. Nos paramos otro rato para disfrutar del mar de nubes que teníamos a nuestra espalda y por la derecha, alrededor del monte Mortillano y otros muchos mas. Al fondo, a lo lejos, divisamos la figura del Porracolina.

Nos adentramos en un precioso bosque, que nos da cobijo del intenso sol que, de principio a "fin", haría aparición. El sendero de dicho bosque alterna tramos muy cómodos y llevaderos con otros que serían un verdadero problema en caso de lluvias recientes, ya que incluso estando el camino seco como hoy, aun así estaba repleto de barro. Por fortuna pudimos encontrar la forma de sortearlo y evitarlo.

Dejamos el bosque atrás y seguimos ascendiendo, cada vez con rampas mas exigentes, hasta dar con una serie de cabañas donde ya el camino se allana. Luego encontramos una señal que indica "Hoyón de Saco". Hacia allí vamos.

El entorno se abre cada vez mas, lo que nos permite disfrutar de unas vistas increíbles. Vemos ya de frente nuestro primer objetivo, el monte Colina. Pasamos por una curiosa zona de placas rocosas o lapiaz, completamente lisas, que se encuentran justo al lado del Hoyón de Saco, un embudo enorme, de más de 1 km de diámetro, que recoge todas las aguas de las laderas del Colina y el monte Las Hazas, y luego a través del subsuelo las entrega a la Cascada del Asón.

Continuamos ascendiendo, dejando el Hoyón a la izquierda. El sendero el algo exigente pero yendo a través de un finísimo sendero de tierra alrededor de la hierba, se va de cine, ademas disfrutando en todo momento del precioso entorno.
Enseguida encaramos la recta final hasta llegar al buzón cimero del monte Colina (1441m). Las vistas son magníficas; el Porracolina, Mortillano, Mazo Grande, Picón del Fraile y su curiosa instalación militar, Castro Valnera y nuestros próximos objetivos, los montes Carrio, Pizarras y Veinte.

A partir de ahora tenemos que seguir la linea del cresterío de esta parte de la sierra. Es un sube y baja constante entre cima y cima. El entorno y las vistas son casi iguales desde cualquiera de la cimas, solo cambia la perspectiva.

Al monte Carrio se puede acceder en pocos minutos a su cumbre (sin buzón), aunque he de reconocer que nos complicamos un poco la vida, ya que en vez de subir directamente a la derecha por la primera loma que había, decidimos ir por un pequeño sendero que había por la izquierda rodeándolo, pensando que sería mas llevadero alcanzar la cumbre, pero al final no iba a ninguna parte, así que finalmente ascendimos ya de forma directa por un corto pero empinado tramo hasta la cima del Carrio (1445m).

Proseguimos la marcha sin detenernos y a mitad de camino entre el Carrio y el Pizarras, hay una especie de trinchera natural. Aquí hay que andar con precaución, ya que hay mas presencia de rocas, y hay que hacer un par de destrepadas, asegurándonos con las manos, para bajar con mayor seguridad.

Después de ésto ya no hay ninguna "complicación" mas en lo que resta de ruta. Subimos otra empinada ladera hasta llegar a la cima del Pizarras (1472m). Destacar aquí la impactante vista del de una de las laderas del monte Veinte, con su perfil escalonado y las lineas rocosas horizontales. Este tipo de relieve se debe a la erosión provocada por antiguos glaciares que había por toda esta sierra.

De nuevo volvemos a descender para, a continuación, volver a ascender y hacer un último esfuerzo para coronar la cumbre del monte Veinte (1512m). Aquí vemos muy de cerca el Picón del Fraile y el Castro Valnera.

Tras las fotos de rigor, volvemos sobre nuestros pasos para luego desviarnos en diagonal por la derecha. Al fondo, justo debajo del Picón del Fraile, hay un par de zonas con bordas. Nosotros nos dirigimos al que está situado mas a la izquierda, que se encuentra en el collado de Bustalveinte.

La bajada es un poco incómoda por la constante presencia de arbustos que a ratos cubre todo el calzado. Tampoco resulta sencillo encontrar el sendero. Nosotros al principio lo hicimos a ojo, yendo por donde nos parecía mas evidente.
Variantes seguro que hay muchas, tampoco se si nosotros fuimos por la teóricamente correcta. Vosotros id por el lugar que mas os parezca, tomando como referencia las bordas.

Una vez en el collado de Bultalveinte, caminamos varios minutos por otra zona arbolada y luego giramos a la izquierda en dirección a "El Valle" y luego "Brenalengua" por el PR-S 74.
De nuevo avanzamos por una zona abierta y herbosa, con una bonita vista del Picón del Fraile a nuestra espalda.

Pasamos al lado de unos charcos, y enseguida volvemos a acceder a otro pequeño bosque, donde descendemos y perdemos altura con bastante rapidez. El sendero es un pelín incómodo y resbaladizo, tened cuidado en caso de que haya llovido recientemente.

Ya queda poco para acabar. Ahora nos dirigimos hacia el "Alto de la Posada", haciendo caso a la señal que lo indica. Llaneamos durante un buen rato, antes de hacer un ultimo y breve ascenso por pista de piedras hasta llegar a la parte mas elevada del mencionado alto.

Por último, solo nos queda seguir por la pista de piedras hasta el punto del partida, el parking Collados del Asón para concluir esta preciosa aunque exigente ruta.


NOTA: Aseguraos de llevar una importante cantidad de agua (llenas desde casa o vacías pero las llenáis en la fuente) si queréis realizar esta ruta tal cual, ya que requiere de mucho esfuerzo físico, y si encima hace un día caluroso y soleado como el que tuvimos hoy, lo vais a notar mucho mas, y beberéis cada poco tiempo.
Algunos llevaron 2L de agua, yo 2,75, pero desde que llenamos las botellas, todos nos vimos obligados a racionar la cantidad de agua a beber, ya que de otro modo no hubiéramos conseguido llegar hasta la fuente del principio de la ruta en óptimas condiciones.
Parking Puerto Collados del Asón
Zona con bordas/caseríos
Placas de lapiaz a la derecha
Hoyón de Saco
Señal hacia cima monte Colina
Cima Colina
Derecha, hacia arriba (opcional, aunque idónea)
Fuente (Seca)
Cima Carrio
Paso rocoso
Cima Pizarras
Cima Veinte
Bajar por la hierba
Collado de Bustalveinte
Izquierda, dirección "El Valle"
Charcos
Bosque
Izquierda
Alto de la Posadia

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Nahi izanezkero edo ibilbide hau