Denbora  11 ordu 20 minutu

Koordenatuak 2906

Noiz igoa 21 de mayo de 2015

Noiz egina mayo 2015

  • Balorazioa

     
  • Informazioa

     
  • Erraza jarraitzeko

     
  • Ingurunea

     
-
-
1.446 m
399 m
0
5,9
12
23,69 km

Bisitak 4080, kokapena 129

Nondik gertu Cortes de la Frontera, Andalucía (España)





    Partiendo desde la Estación de Cortes, pedanía también llamada Cañada del Real Tesoro, la ruta tiene como objetivo alcanzar la Estación de Benaoján, recorriendo la cordal de Sierra Blanquilla (1.395 m.) y Sierra del Palo (1.400 m.). El ascenso se realiza desde Cortes de la Frontera por el Camino de Líbar. El descenso se efectúa en busca de la Escalereta del Puerto de Cufría, continuando hacia Benaoján. Nos encontramos en el Parque Natural Sierra de Grazalema.




    Aprovechando que Cortes y Benaoján disponen de estación ferroviaria, el tren nos permitirá regresar al punto inicial, o en mi caso, al lugar de origen en Algeciras. También es sencillo combinar el regreso disponiendo de dos vehículos, o bien realizar la ruta a la inversa, ya que los desniveles acumulados prácticamente se igualan. Nada más salir de la estación, buscamos la senda empedrada que nos llevará ascendiendo hacia el pueblo de Cortes de la Frontera. Llegando al amanecer, desde esta senda tenemos impresionantes panorámicas del Valle del Guadiaro, con la habitual neblina que lo envuelve, la cual va desapareciendo conforme ascendemos.




    Al tratarse de una ruta lineal, y en caso de disponer de la combinación de dos vehículos, podemos ahorrarnos estos tres kilómetros de subida, y partir directamente desde el pueblo de Cortes. Esta senda desde la estación es opcional para continuar el resto de la ruta, pero sin duda le da un valor añadido, ya que disfrutaremos con el entorno del Río Guadiaro. Además de la visita a la Casa de Piedra, curiosa construcción excavada ahuecando un gran bloque de piedra arenisca, cuyo origen parece ser una iglesia mozárabe del siglo VIII, y posteriormente reconvertida en un lagar en el siglo XVIII.




    Buscamos el Camino de Líbar a la salida de Cortes, en esta ocasión por la pista que los lugareños llaman el Carril del Valle. El sendero alterna con esta pista, coincidiendo ambos trazados en varias ocasiones. A nuestra izquierda dejamos el paraje de El Romeral, donde comienza la Sierra de los Pinos. Seguimos hacia la derecha, en dirección al Puerto de Líbar.




    Tras repostar agua en el Pilar de Cortes el Viejo, continuamos ascendiendo hasta llegar a la encrucijada de caminos del Puerto de Líbar, que nos servirá de referencia para comenzar el ataque a la cresta de Sierra Blanquilla. Desde este punto encontramos ya una fuerte pendiente, de las calificadas como muy graciosilla, con tránsito pedregoso y numerosas trepadas por el afilado lapiaz. Quizás sea el tramo más dificultoso de toda la ruta, donde algunos hitos nos ayudarán, aunque este tramo es preferible realizarlo estilo libre, donde cada uno irá por donde pueda y quiera. En esta ladera destaca una abundante colonia de cañaheja caliza (ferula tingitana) con su peculiar flor amarilla, no debiendo confundirla con el hinojo, ni con la angélica. La impresionante mole caliza del cercano Peñón de Líbar, parece llamarnos según nos alejamos de él.




    Tras este primer esfuerzo tanto físico como técnico, alcanzamos el primer castillete de la cresta de Sierra Blanquilla, de una serie de cuatro seguidos, antes de alcanzar su máxima cota, el Cerro de Martín Gil (1.395 m.), que en realidad consta de dos cimas gemelas de similar altitud. Desde este primer cerrillo, el más característico, llamado Peñón de las Arenitas, ya disfrutamos de increíbles panorámicas: el Valle del Guadiaro al sur; la Sierra de los Pinos y el Peñón de Líbar al oeste; los Llanos de Líbar y la Sierra de Mojón Alto al norte. La vertiente este hacia la Sierra de Benadalid y la Sierra de las Nieves, se encuentra nublada, al igual que el horizonte sur hacia Gibraltar, aunque se divisan Sierra Crestellina y el Hacho de Gaucín. Las vistas lejanas al norte, alcanzan a la Sierra del Pinar, las Sierras del Caíllo y del Endrinal.




    Según vamos ascendiendo la serie de crestas anteriores al Martín Gil, las encinas aisladas dejan paso al matorral almohadillado y rupícola. Continuamos disfrutando de fantásticas panorámicas en este día de caprichosas nubes. En invierno es frecuente encontrar estos parajes nevados durante varios días.




    Hace tiempo que hemos dejado el sendero, y tras una parte inicial rocosa, seguimos las difusas veredas de cabras, los cuales actúan como autopistas para el ganado y animales salvajes. Estas trazas de huellas que podemos intuir, nos guían por el mejor tránsito posible, hasta encumbrar el Cerro de Martín Gil, y son nuestra referencia permanente en el cresteo hacia el Puerto de Cufría. Desde el Martín Gil, tenemos fabulosas vistas de la vecina Sierra del Palo.




    El descenso hacia el collado que separa ambas sierras, es conocido como Puerto del Gastor. En sus preciosas laderas destaca un profuso encinar con musgos y abundante matorral florido, destacando la flor púrpura del jaguarzo. Ya me he cruzado en varias ocasiones con numerosos ciervos. Tras un breve descanso a la sombra de la última encina, comienza la arista de la desarbolada y agreste Sierra del Palo. Aquí comienza un auténtico mar calizo: un laberinto de lapiaces puntiagudos, dolinas y canchales, máximos protagonistas de este paisaje kárstico.




    Tan solo piornos, herbáceas y majuelos de bajo porte, mancharán de distinto color el gris calcáreo omnipresente. Nuevamente numerosos ciervos se cruzan en este recóndito paraje, a los que se unen también algunas cabras monteses, y un descarado zorro que se ha acercado a investigarme.




    Tras disfrutar de las excelentes panorámicas desde el vértice geodésico Palo (1.400 m.), emprendemos un nuevo descenso en busca del Alto del Tunio, donde apreciamos sus famosas caras y pilas talladas en la roca, cuya función eran servir de hieleras. Su peñón es peleón para coronarlo, y requiere varias trepadas algo expuestas. En la aproximación al Tunio por los Llanos de los Neveros, he pasado por una sima, de la cual no he encontrado información sobre su nombre ni características. Está marcada con un waypoint y puede verse un primer plano en la foto.




    Tras superar el Alto del Tunio (1.329 m.) y disfrutar de bellas vistas del poljé de los Llanos de Líbar y su sierra circundante, continuamos llaneando hacia la falda este del Alto de la Zahibe. Seguidamente emprendemos el definitivo descenso hacia el Puerto de Cufría, llegando por fin a una marcada vereda, con sensacionales vistas de la Sierra del Oreganal y del Cancho del Conio, en el este. La vegetación comienza a cambiar con retamas, palmitos, aulagas y sabinas.




    Desde el Puerto de Cufría, tomamos el sendero que enlaza con la llamada Escalereta, ya en la Sierra de Benaoján, sendero empredrado y escalonado que me guió en su día para encumbrar el Pico Ventana. Cambiamos el rumbo hacia los Llanos del Pozuelo. Ya solo nos resta continuar el sendero hasta el pueblo de Benaoján, con bonitas vistas del Tajo de Ronda. Por el llamado Camino del Río, alcanzamos la pedanía de la Estación de Benaoján. Hacemos parada en el Nacimiento de los Cascajales, buen aportador de caudal al Río Guadiaro, junto con el Nacimiento de la Cueva del Gato, y llegamos a la estación férrea.




    La vegetación que predomina es el matorral bajo y arbustivo, destacando majuelos, gamones o varitas de San José, retamas y aulagas con su flor amarilla, cañahejas, jaguarzos y algunas peonias con su flor ya marchita. Según se asciende, se pasa al matorral almohadillado y rupícola, así como pastizal de montaña, destacando los piornos azules y las carrasquillas con sus bayas rojas. En relación a la arboleda, destacan encinas, algarrobos y acebuches. En cuanto a la fauna, es muy habitual cruzarse con ciervos, cabras monteses y zorros. Nos sobrevuelan continuamente buitres leonados y otras rapaces. También observé varios lagartos verdeazulones de gran tamaño.
    En el vídeo de abajo hay un reportaje fotográfico con mi visión de la ruta, cuyo montaje está realizado por el compañero DAORINO, quien no pudo acudir a esta cita montañera y recorrí en solitario, agradeciéndole su interés en la realización del vídeo. En este enlace hay un estupendo reportaje de una ruta similar a ésta, del blog de Manuel Limón, agradeciendo su aportación en compartirla.




    El tiempo real en movimiento fue de 9 horas 40 minutos, sin incluir las paradas. En caso de obviar la senda desde la Estación de Cortes al pueblo, habría que restar 3 km., si bien en 45 minutos se realiza fácilmente, dándole la visita a la Casa de Piedra un valor añadido. El desnivel positivo es de 1.520 m., incluidos los 280 m. de subida desde la estación hasta el pueblo. El desnivel negativo son 50 m. menos, así que prácticamente se iguala en sentido inverso. El itinerario transcurre según el tipo de terreno: un 40% campo a través por roca, lapiaz, canchal y trazas de ganado, un 30% por sendero y vereda, un 20% por pista terriza, y un 10% por pavimento en el callejeo en los pueblos y enlaces por carretera de asfalto.
    Ver también las siguientes rutas cercanas:
Ruta Cañón de las Buitreras.
Ruta Garganta de la Pulga - Pimpollar.
Ruta Pico Ventana.
Ruta Sierra de los Pinos.
Ruta Ronda - Estación de Jimera por los Valles del Sijuela y del Audalázar.
Ruta Sierra del Hacho de Gaucín.
Ruta Benaocaz - Pico Navazo Alto - Valle de Fardela - Salto del Cabrero.
Ruta Ronda - Estación de Jimera de Líbar por el Valle del Guadiaro.
Ruta Estación de Jimera - Estación de Cortes por la Sierra de Benalauría.
Ruta Sierra de Líjar.
Ruta Angosturas del Río Guadiaro.
Ruta Sendero de las Angosturas del Río Guadiaro.


Parada de tren

Estación de Cortes de la Frontera - Cañada del Real Tesoro

Hondakinak

Casa de Piedra

fuente

Fuente de los Cuatro Caños en Cortes de la Frontera

fuente

Pilar de Cortes el Viejo

Lepoa

Puerto de Líbar

cima

Peñón de las Arenitas

panoramica

Panorámicas desde el segundo cerrillo

panoramica

Panorámicas desde el tercer cerrillo

panoramica

Panorámicas desde el cuarto cerrillo

cima

Cerro de Martín Gil

Lepoa

Puerto del Gastor

panoramica

Vistas ascendiendo a la Loma del Palo

cima

Loma del Palo

panoramica

Panorámicas en la aproximación al Cerro del Tunio. Un poco más adelante hay una sima

cima

Alto del Tunio

panoramica

Panorámicas en la aproximación al Alto de la Zahibe

Lepoa

Puerto de Cufría

Intersection

Enlace con la Escalereta del Puerto de Cufría

Intersection

Enlace con el camino de los Llanos del Pozuelo

Intersection

Desvío al sendero

Atea

Cancela abierta

Waypoint

Benaoján

Ibai

Nacimiento de los Cascajales

Parada de tren

Estación de Benaoján

5 iritzi

  • argazkia Trotones de Arcos

    Trotones de Arcos 25-may-2015

    Impresionante la ruta y el conocimiento de la zona Kminante. Enhorabuena y gracias por compartir. Saludos desde Arcos.

  • argazkia Kminante del Sur

    Kminante del Sur 25-may-2015

    Gracias por tu comentario, Trotón. Más importante que caminar, es conocer por dónde caminamos. Siempre recopilo información del lugar al que voy, y procuro traer alguna más cuando vuelvo. Lo importante es aportar y compartir esa experiencia entre todos. Los lugareños son una fuente muy importante, y procuro conversar y preguntar a los que me encuentro. A vosotros también os sigo hace tiempo. Saludos desde Algeciras. Nos vemos en la montaña.

  • argazkia Maxtodoterreno (Maxi Chavarria G.)

    Maxtodoterreno (Maxi Chavarria G.) 24-nov-2016

    Lo de nutrirte de los lugareños lo mejor ,kaminante magnificas rutas y conocimientos ,chapo

  • argazkia Suzanne

    Suzanne 14-may-2018

    Ibilbide hau egin dut  egiaztatua  Gehiago ikusi

    He realizado la ruta con combinación de coches al inicio y final. Así se acortan los tramos hasta la estación de tren al comenzar y terminar. Salen aproximadamente 4 km menos.
    La ruta se sigue bien con el track y las vistas son espectaculares. Mucho terreno pedregoso por lo que el avance es algo más lento. No hacer con calor. Buena aportación kaminante.

  • argazkia Kminante del Sur

    Kminante del Sur 14-may-2018

    Gracias por tu valoración, Suzanne. Ciertamente la combinación de vehículos permite minorar la distancia total y el desnivel acumulado desde el mismo Río Guadiaro, además de evitar la incertidumbre de perder el último tren de vuelta. De hecho el plan era proseguir la ruta con la ascensión del Ventana y finalizar en Montejaque. Es lo que tiene patear en solitario. Un saludo. Nos vemos en el camino.

Nahi izanezkero edo ibilbide hau