Jaitsi

Luzera

8,36 km

Desnibel positiboa

234 m

Zailtasun maila

Erraza

Desnibel negatiboa

234 m

Gehieneko garaiera

728 m

Trailrank

68 4,2

Gutxieneko garaiera

525 m

Ibilbide mota

Zirkularrak

Koordenatuak

132

Noiz igoa

7 de enero de 2014
  • Balorazioa

     
  • Informazioa

     
  • Erraza jarraitzeko

     
  • Ingurunea

     
Izan zaitez lehena txalotzen
9 iritzi
 
Elkarbanatu
-
-
728 m
525 m
8,36 km

Ikusita 4339 aldiz, jaitsita 149 aldiz

Nondik gertu: Badilla, Castilla y León (España)

Sencillo camino excepto en su confuso tramo final. La senda lleva desde la carretera que una Fariza y Badilla con el cruce de la carretera internacional. El cruce está a poco más de 1 Kilómetro de la iglesia de Badilla. También puede iniciarse el camino en el propio pueblo llegando por camino o carretera hasta el punto de inicio. El lugar es una explanada de tierra junto a la carretera.

Es un camino para realizar en invierno o primavera, en época de lluvias y sobre todo tras lluvias fuertes. El arroyo cae desde el lado portugués, en las cercanías de la aldea mirandesa de Cercio. Es un arroyo muy corto, así que la cascada es bastante temporal aunque puede llegar a ser espectacular.

Es un salto vertical de más de ochenta metros hasta una especie de olla rocosa y una secundaria de una veintena de metros antes de caer al río Duero. Es brevemente visible desde la carretera de Zamora a Miranda poco antes de llegar a la aduana española, puede servir como referencia para saber si acercarse a verla de cerca o no. Por lo demás esta ruta tiene la mejor vista al ser de frente, completa y a corta distancia.

La ruta comienza en un camino junto a la carretera que baja a un vallecito arbolado. El camino no tiene pérdida, tras bajar el primer valle asciende una pequeña pendiente hasta abrirse al amplio valle del arroyo Canceréis. Lo cruza por un pontón y asciende dejando a la izquierda a un centenar de metros una encina enorme aislada en medio de un campo.

Finalmente el camino llega a un alto donde se divide en tres caminos, el principal hacia la izquierda. Queda delante un valle con una laguna. Decidimos atajar por ese valle, cubierto de prados, cruzándolo en diagonal y dejando a la derecha la pequeña laguna. Llegamos al camino, justo en un cruce en el que se sigue el camino principal, el izquierdo.

Pronto el camino se adentra en una zona de bosque y desciende paulatinamente, hay que seguir el camino principal ignorando los que salen a derecha e izquierda, siguiendo una dirección Oeste.

Se llega finalmente a una zona de bosque con la hierba más rala por la presencia de cabras, las encinas se alternan con rocas y prado y se llega a una cabaña de piedra situada junto a un corral de cabras. Tras la cabaña, en un altozano, sobresale una serie de rocas que dan buena vista hacia la parte superior de la cascada, los bosques circundantes y Miranda de Duero, así como hacia la orilla portuguesa.

Lo curioso del corral es que está en perfecto uso, el cabrero guarda allí su rebaño y sigue utilizando las chiviteras en las que se guarda a los cabritillos recién nacidos para evitar que se accidenten o sean atacados por el lobo y otros animales. Para obtener unas mejores vistas hay que buscar un mirador mejor ya que desde esta zona el bosque y las paredes del lado español del cañón lo dificultan mucho.

Rodeamos el corral para acercarnos hacia una loma más próxima a la cascada, sobre ella encontramos una casa en ruinas, probablemente un puesto de vigilancia fronteriza de los antiguos carabineros. Hay varias sendas de animales que descienden entre los árboles, es una zona con pendiente fuerte en la que se mezclan las rocas, los arbustos y los árboles. Tras una búsqueda infructuosa en la que solo conseguimos ver parcialmente la cascada, alcanzamos unas rocas elevadas sobre el terreno desde las que la visión era perfecta al sobresalir de los árboles y caer en picado hacia el cañón, sin interferencias delante, un lugar perfecto para sentarse a disfrutar de la cascada que cae apenas 250 metros delante, al otro lado del Duero.

La cascada se ve íntegra desde su salto en la llanura portuguesa, vertical, sobre la roca desnuda, hasta alcanzar la base del paredón, seguir cayendo y fluir en una cascada menor hasta desembocar directamente en el Duero, estrecho y profundo, los bosques cubren los barrancos del cañón hasta la misma orilla, 120 metros más abajo del mirador. El mirador queda, aproximadamente, al Oeste de la casa en ruinas, a la vuelta lo hicimos en línea recta por pequeñas sendas, rodeando rocas y árboles, hasta alcanzar la parte trasera de la casa en ruinas.

El camino de vuelta es idéntico, con la salvedad de que optamos por atajar, una vez pasado el valle de la laguna, por el campo que tiene una enorme encina solitaria en su medio ahorrándonos algún centenar de metros.

El paseo es agradable, apto para cualquier persona y sin demasiada dificultad. Las vistas son hermosas, especialmente por ir por zonas altas y por hacerse en meses lluviosos, cuando todo está verde y el agua corre por todas partes. Se ven el fuerte de Torregamones y la cercana ciudad de Miranda, al otro lado del cañón. La única complicación es en el tramo entre el corral de cabras y el mirador de rocas que queda a media ladera. El propio mirador, realmente, no es tal. Es una roca plana que sobresale del terreno y cae en picado una treintena de metros, de ahí que haya que ser cauto, especialmente si se va con niños ya que puede disfrutarse sin riesgos con un mínimo de precaución. La pendiente hasta esa roca desde la casa en ruinas es dura pero breve, sencilla.

Ikuspegia

Carretera.

A 1 Km de Badilla en dirección a Miranda se puede dejar el coche a la derecha, en una explanada, el camino se inicia al otro lado de la carretera, bajando hacia un valle arbolado cercano.
Argazkia

Bosque del camino.

El camino cruza el valle dejando la chopera a la izquierda, basta con seguir en línea recta ascendiendo la loma.
Ibaia

Arroyo Canceréis.

Tras superar la loma se abre un amplio valle recorrido por un arroyo, queda una laguna a la derecha, en el cauce. Se cruza por un pequeño puente, cuando empieza a subirse la ladera opuesta puede atajarse caminando en dirección a la gran encina que hay en medio de un campo o seguir el camino hasta alcanzar la loma.
Ikuspegia

Colina.

Zuhaitza

Encina gigante.

Una encina centenaria aislada en medio de un campo de cultivo. Sirve de referencia como atajo del camino al subir y al bajar.
Aintzira

Laguna del valle.

Al alcanzar la loma sirve de atajo, ocupa el centro de un pequeño valle. Al ir se deja a la derecha y al volver a la izquierda y se evita un rodeo.
Ikuspegia

Alto del valle, vistas a Miranda.

Al cruzar el valle de la laguna se llega a un altozano, hay un desvío de caminos, se coge el de la izquierda que va por la ladera de una pequeña colina.
Argazkia

Bosque.

Aunque hay pequeños caminos hay que seguir siempre el principal que avanza hacia el oeste.
Argazkia

Bosque

Merece la pena contrastar las zonas de bosque en la que no hay cabras con aquellas en las que sí pastan, en la primera el monte bajo se hace dueño del terreno, en las segundas la hierba ocupa su lugar entre las encinas.
Argazkia

Cabaña

A la salida del bosque se llega a una cabaña de piedra y tejado de escoba (un arbusto) con un corral de cabras al lado.
Ikuspegia

Rocas.

Tras la cabaña hay un afloramiento rocoso con vistas a la cascada, el bosque del cañón y a Miranda do Douro.
Argazkia

Corral de cabras.

Se rodea el corral de cabras en dirección a un saliente del terreno que queda a la altura de la cascada, el camino va llaneando. Merece la pena observar las chiviteras, aún en uso, pequeñas cabañas que utilizan los pastores para guardar a las crías de las cabras.
Hondakinak

Casa en ruinas.

Se llega a una casa en ruinas, el camino más directo pasa por rodearla y buscar trochas a sus espaldas, en línea recta hacia la cascada. Nosotros optamos por bajar por el lado izquierdo.
Ur-jauzia

Descendiendo el cañón

Bajando por el lado izquierdo entre los árboles alcanzamos una zona abierta, sin árboles y con grandes rocas, en ella decidimos bajar por la ladera hacia la derecha, casi llaneando, adentrándonos en el bosque.
Ur-jauzia

Descendiendo el cañón

El camino de cabras se adentra en el bosque y serpentea, buscando una vista abierta la claridad nos lleva hacia unas rocas.
Ikuspegia

Mirador.

Es un saliente de rocas que permite amplias vistas, hay que tener precaución porque el camino se acaba de golpe y cae en vertical 30 metros, por eso queda sobre los árboles. Básicamente es una plataforma de rocas que sobresale del terreno. Las vistas son sobre la cascada en su integridad, la orilla portuguesa del cañón y el río Duero en todo el tramo.
Ikuspegia

Subiendo el cañón.

Subimos desde el mirador en línea recta hasta la casa en ruinas, una senda más cansada pero más sencilla y corta, acaba justo detrás de la casa en ruinas.

9 iritzi

  • argazkia chaplinUA

    chaplinUA 24 feb. 2014

    Muy buena pinta. Me la descargo para este fin de semana.

  • argazkia Monsieur du lamonterie

    Monsieur du lamonterie 24 feb. 2014

    Te recomiendo ir a la mañana o a mediodía para que el sol no moleste. No sé cómo andará de agua, supongo que estará bien por estas fechas, es la mayor pega que tiene.

  • argazkia Bikers Duri

    Bikers Duri 14 abr. 2015

    Quería hacerle una pregunta. ¿Usted cree que se podría hacer en bici? O al menos hacer parte en bici y en el tramo final dejarla en algún sitio y continuar a pie el tramo entre el corral de cabras y el mirador de rocas. Gracias.

  • argazkia Monsieur du lamonterie

    Monsieur du lamonterie 15 abr. 2015

    Saludos! Sí, puede hacerse en bici sin ningún problema prácticamente hasta el final, hasta el corral de cabras o hasta la casa en ruinas. Es un camino en buen estado, ancho y aunque en la ruta a pie hicimos un par de pequeños atajos por ahorrarnos unos pocos cientos de metros el camino a seguir se ve en todo momento.

    Eso sí, he estado por ahí hace unos días y la cascada estaba casi seca, no ha sido una primavera lluviosa por allí, de todas maneras es una zona muy bonita y las vistas valen la pena.

  • OBSER 9 ene. 2016

    Muchísimas Gracias, he estado esta semana un par de veces en la zona y la cascada está Preciosa. La descripción es totalmente correcta y muy detallada. Es una parte de los Arribes bastante más húmeda que otras de las cercanías, más al Norte, con gran cantidad de musgo por todas partes.

    Lo único que voy a puntualizar, yo no fui capaz de ver la cascada Antes de la antigua aduana (ahora puesto de información) sino unos 20 metros más abajo, muy poco antes de llegar a la presa de Miranda. Si dejas el coche en el aparcamiento de la curva de acceso a la presa, puedes e
    retroceder y la ves entre unas matas

  • argazkia Monsieur du lamonterie

    Monsieur du lamonterie 9 ene. 2016

    Me alegro de que te haya sido útil. Verdaderamente con lo que ha estado lloviendo tiene que estar espectacular estos días. Saludos y gracias por comentar y añadir datos, yo suelo observarla al bajar en coche, pero si desde la misma aduana puede verse, tanto mejor, en eso no me había fijado. :D

  • Teresa de Jesús 24 abr. 2018

    Ibilbide hau egin dut  egiaztatua  Ikusi gehiago

    En el último tramo,desde el corral de ovejas, no hay camino,pero se ve muy bien la dirección para llegar a la cascada

  • argazkia José Alonso Rodríguez

    José Alonso Rodríguez 8 feb. 2021

    Ibilbide hau egin dut  egiaztatua  Ikusi gehiago

    ¡Muy bien! ¡Gracias!

  • argazkia pablore

    pablore 14 feb. 2021

    Ibilbide hau egin dut  Ikusi gehiago

    Realizada el 14 de febrero de 2021. El itinerario es fácil de seguir hasta los corrales con las cabras , desde ahí se complica un poco, pero se va intuyendo y es terreno fácil. La cascada estaba espectacular debido a los muchos días de lluvia que han precedido.

Nahi izanez gero edo ibilbide hau