-
-
2.144 m
1.020 m
0
5,6
11
22,37 km

Bisitak 2085, kokapena 62

Nondik gertu Entrambasaguas, Cantabria (España)

Aunque existen otras rutas más cómodas para ascender a esta aplanada cima del circo de Alto Campoo, seguramente esta sea una de las más interesantes desde el punto de vista montañero. El largo acercamiento por los majestuosos bosques que flanquean las laderas inferiores del circo nos impedirá ver el pico al cuál nos dirigimos durante gran parte del recorrido, hecho que no hace sino aumentar nuestra satisfacción una vez que llegamos al cordal cimero de la Sierra de Peña Labra, donde podremos disfrutar de una espectacular panorámica en la que nos encontraremos con las cumbres más destacadas de este sector de la Cordillera Cantábrica.
El recorrido es en líneas generales trabajoso, discurriendo la mayor parte de la ruta por senderos y zonas sin senda en la que seguramente quede colmada nuestra sed de aventura (si es que la buscamos). Pese a ésto, la ruta es técnicamente fácil (salvo la orientación).

Comenzamos en Entrambasaguas siguiendo el inicio del sendero PR-S 83 (los balcones del Oso). Al principio por pista y seguidamente por una atractiva senda iremos colgados del cañón que el Río Híjar ha ido originando a lo largo de los años. El entorno es espectacular. El trazado se mantiene siempre paralelo al río , sin ganar ni perder apenas altura. En su parte final deberemos ascender por unos escalones de madera protegidos por una cuerda, para posteriormente descender definitivamente hasta la cota del río.

Tras cruzar el Puente Dé, nos tocará cambiar el rumbo (S) y ascender por un bonito bosque hasta llegar a la "Cabaña del Portillo" (abierta y en buenas condiciones). La pendiente, y en ocasiones la ausencia de sendero claro, hace que este tramo sea algo duro, pero la belleza del bosque y los saltos de agua que nos iremos encontrando compensan con creces el esfuerzo realizado. A medida que ascendemos el arbolado se hace menos denso, realizando la última parte del recorrido hasta la cabaña entre piornos.
Una vez que hemos llegado a la cabaña (con su cercado ganadero) tendremos unas buenas vistas del recorrido que hemos venido realizando y de una parte del Circo de Alto Campoo (aunque no de la parte a la cual nos dirigimos). Cogeremos un camino forestal que con dirección Oeste nos introduce en el grandioso Monte Milagro. Pronto abandonamos el cómodo camino para integrarnos definitivamente en el bosque. Al cabo de un rato cruzamos un arroyo por su mejor paso y comenzamos a seguir una cambera que se encuentra bajo nosotros. Ésta nos llevará de forma rápida y entretenida (por primera vez veremos entre los árboles el pico al que nos dirigimos) hasta otro riachuelo que tendremos que vadear. A partir de este punto la cambera desaparece y sólo podremos seguir (en el mejor de los casos) trazas de senda y pisados de animales. El caminar se hace más incómodo por lo accidentado del terreno (y más si como en nuestro caso hay nieve)y por la presencia de rodales de vegetación arbustiva que dificultan el avance.
Al cabo de un rato llegamos a una zona más pedregosa (cuidado con no tirar ninguna piedra al compañero) en la que deberemos volver a vadear una pequeña torrentera. Proseguimos y unos pocos metros más adelante buscamos el mejor paso para cruzar el Arroyo Trescanales, tras el cuál encontramos un claro en el bosque, punto de inicio de la parte más trabajosa de nuestra ascensión.

Toca ahora empezar a ganar altura con mucha más claridad. La pendiente aumenta considerablemente y además abandonamos el bosque para iniciar una dura batalla contra una densa vegetación de piornos y brezos. Nosotros no encontramos ningún sendero ni huella de paso cómodo, aunque a medida de ganamos altura el avance se hace cada vez más fácil. Sobre todo es en la parte inicial donde más sudor derramaremos luchando contra los gigantes piornos (teniendo que reptar en varias ocasiones). Llegamos a un punto (alrededor de los 1700 m) donde cruzamos el arroyo de cabecera y nos situamos en la otra ladera, donde predominan brezos más pequeños. El avance se facilita y la visión a nuestro Norte del primer pico que debemos ascender nos renovará las fuerzas.

Continuamos ascendiendo hasta ganar el cordal (divisoria de aguas Duero-Ebro) y lo seguimos sin ninguna dificultad (NO), salvo la pendiente, para coronar el Cueto Mañín y el Cotomañinos. Las vistas sobre la Montaña Palentina, el Macizo de Alto Campoo, los Picos de Europa y el Castro Valnera son espectaculares.

Una vez que coronamos en Cotomañinos descenderemos (E) de forma constante pero suave a través de su brazo. Veremos ya el Collado Henar, punto en el que termina nuestra ruta, y hacia el cuál todavía nos queda aproximadamente una hora y media de recorrido. El avance entre matorrales y plantas herbáceas es cómodo. Al cabo de un rato llegamos a una zona más plana en la que cambiaremos nuestro rumbo (NE) para descender de forma fuerte y directa por bosque (sin senda) hasta un camino que desciende al río Híjar, para posteriormente ascender al Collado Henar.

En la parte alta de la ruta encontramos nieve, por lo que el trazado del track puede diferir algo de lo que sería la ruta normal de verano.

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Nahi izanezkero edo ibilbide hau