Koordenatuak 1158

Noiz igoa 7 de diciembre de 2018

  • Balorazioa

     
  • Informazioa

     
  • Erraza jarraitzeko

     
  • Ingurunea

     
-
-
307 m
2 m
0
5,8
12
23,14 km

Bisitak 883, kokapena 35

Nondik gertu Gernika-Lumo, País Vasco (España)

Vuelta al País Vasco desde Ermua. Etapa 12:


Preciosa ruta que he tenido que realizar 2 veces para poder completarla como yo quería hacer (la primera tuve problemas con el clima y por el lamentable estado del terreno en el encinar de Urdaibai). Decir que en este segundo intento se me cortó la señal, con la consiguiente linea recta en el track. Lo borré y he creado otro a mano para que no haya errores ni confusión sobre el camino a seguir.


Comienzo en la estación de tren de Gernika y una vez mas me dirijo hasta la Marisma de Urdaibai, recorriendo el estrecho río inicial que conduce a dicha marisma, pero en esta ocasión por el lado contrario, por la derecha.

Después de caminar una larga recta por una pista natural y a ratos sobre tablones de madera, llego hasta el primero de los cruces, donde una señal indica hacia la derecha para ir hasta el pueblo de Kortezubi. El paisaje que rodea éste lugar es precioso. Está rodeado de abundante vegetación propia de las marismas como es el carrizo.

Mas adelante, sigo por una pista de cemento, pasando por la ermita de San Esteban, situado en el barrio de Enderika.
Luego, desciendo brevemente para continuar por carretera durante varios km, pasando primero por la localidad de Kortezubi y luego por el pueblo de Gautegiz Arteaga.
Es aquí donde abandono el asfalto para ir por otra pista de cemento que conduce al bonito castillo de Arteaga.

A continuación, llego hasta el pequeño barrio de Ozollo donde, a pocos cientos de metros, se sitúa un peculiar molino de marea, construido en el año 1683. Actualmente esta en desuso y en el día de hoy parece que está en obras, puede que para reformar alguna parte de la estructura.

La anterior vez que intenté hacer esta ruta, me desvié cerca de este lugar para ascender por el que era un prometedor bosque de encinas, un bosque muy cerrado donde apenas pasa la luz pero que cuya belleza es innegable. La pega es que estaba embarrado a no poder mas, de forma exagerada, tanto que incluso con botas patinaba como si anduviera sobre hielo. Finalmente ocurrió lo inevitable, me resbalé y me puse perdido de barro. Por si fuera poco, en algún tramo era difícil orientarse entre tanta encina, apenas se veía las marcas o el camino.

Me llevé una gran decepción, ya que siendo un camino oficial (PR, Pequeño Recorrido), señalizado con marcas de pintura y todo, no tendría por que estar en ese estado. Creo que únicamente es seguro pasar por allí en verano o en días en las que no haya llovido nada durante semanas.
Por esta razón, no quise terminar la ruta y preferí intentarlo en otra ocasión yendo por otra vía. Tenía 2 alternativas mas; ir por el barrio de Kanala y ascender al monte Atxarre de forma directa supuestamente por un cómodo y sencillo sendero, o ir por una carretera ascendente que va desde Gautegiz Arteaga hasta el barrio de Garteiz. Yo no quería ir todo el rato por una carretera, así que decidí probar suerte en Kanala, y esta vez si, me ha ido bien.

Después, tras pasar por unas casas del barrio de Isla Goikoa, salgo a la carretera y durante 3,5km continuo de frente hasta llegar al bonito barrio de Kanala. En el lado izquierdo se puede observar parte de la marisma y del estuario de Urdaibai, y al fondo la localidad de Mundaka.
De frente, se encuentra una ermita y la iglesia del barrio. A unos pocos cientos de metros, por el lado derecho, está el restaurante o jatetxe de Kanala.

Un poco mas adelante del restaurante, me desvío a la derecha para iniciar el ascenso hasta el primero de los grandes objetivos de ésta ruta, la cumbre del monte Atxarre, donde se encuentra la ermita de San Pedro de Atxarre, lugar donde se puede disfrutar de una magnífica vista de todo el Urdaibai desde lo alto.

Para ello hay que ascender un par de senderos de pista natural, piedras y rocas, ambos muy cómodos y sencillos, atravesando un enorme bosque. Dichos caminos están señalizados con marcas PR amarillo y blanco en los árboles, y con alguna que otra señal situadas en los diversos cruces.
Al llegar hasta la cumbre del monte Atxarre (312m), lo primero que veo es la ermita de San Pedro de Atxarre, y al lado el buzón cimero.

Unos metros mas adelante se encuentra un mirador donde, como dije antes, hay una espectacular y amplia panorámica del Urdaibai, de los pueblos de Busturia, Sukarrieta, Mundaka y Bermeo.

Tras las fotos de rigor, desciendo por el mismo camino hasta llegar al cruce donde conecta ambos senderos y sigo de frente, para luego desviarme a la izquierda para ir hasta el barrio de Allika.
Desciendo por una pista de cemento y enseguida, al fondo, tengo la primera vista del imponente y vertical acantilado de Ogoño. Hacia allí iré mas adelante, pero antes paso por los barrios de Gendika y Lastari. Aquí giro a la izquierda y asciendo por una empinada carretera en zig-zag. La subida es muy breve pero después de haber caminado mas de 15km se hace un poco duro.

Al final de la carretera llego al parking y cementerio del pueblo costero de Elantxobe. Esta localidad será el punto y final a la ruta, pero antes, ya que voy bien de tiempo y de energías, decido desviarme para ascender a la cima del acantilado de Ogoño. En caso de que no estéis físicamente dispuestos o andéis justos de tiempo, podéis dejarlo atrás y descender directamente al pueblo.

Subo por otra pista de cemento, con unas primeras rampas muy muy exigentes. Un verdadero rompepiernas, menuda forma de comenzar la caminata hacia el Ogoño.
Por suerte, luego el camino, que pasa a ser una pista natural, se allana.

Tras hacer un doble giro, llego hasta una señal que indica que estoy a solo 300m de hacer cumbre al Ogoño. No os confiéis, ya que no será sencillo llegar a lo alto. Los primeros 150m son por pista natural, con unas rampas muy exigentes, pero los últimos 150m son los peores, ya que el terreno cambia a rocoso, al lapiaz, por un camino muy estrecho y a ratos con caída a los lados, así que hay que asegurar bien cada pisada para no hacerse una avería gorda.

Por si fuera poco, ya desde hace media hora, el viento empezaba a arreciar y las nubes a cobrar protagonismo. Se estaba acercando una borrasca (previsto en el parte meteorológico, aunque no tan pronto), el tiempo iba en mi contra y tenía que darme prisa.
Finalmente llego hasta la Ikurriña (destrozada por el viento), el geodésico y el triple buzón de la cima del acantilado de Ogoño (305m). Me quedé algo corto en el track con respecto a la ubicación de la cima, pero no tendréis problema en encontrarla; hasta que no veais la Ikurriña y el geodésico, seguid adelante.

Las vistas son espectaculares, ya que se ve toda la costa que va desde Elantxobe hacia el Éste y las montañas que hay en el interior. También se distingue el pueblo de Bermeo, aunque cobra mas protagonismo la vegetación y el lapiaz que rodea la cumbre de Ogoño.

Regreso por el mismo camino, con mucha mas cautela que en el ascenso, hasta llegar al cruce. Giro a la derecha camino otros 300m para acceder hasta la cumbre del llamado Talaia (276m), que como su nombre indica, se trata de una atalaya. El acceso hasta este punto es muy parecido al Ogoño, pero sin haber grandes rampas y sin ser tan complicado caminar entre las rocas.

Llego hasta una pequeña zona despejada, pero que es suficiente para disfrutar de una vista de 180º de la costa que va desde la playa de Laga hasta Mundaka y Bermeo, ademas de ver numerosas montañas por el lado izquierdo. Una vista maravillosa, la verdad es que mereció la pena pasarse por el Ogoño y por aquí.

Retrocedo por el mismo camino hasta volver al parking de Elantxobe y, ahora sí, desciendo al pueblo. Esta localidad la podría comparar con la ciudad de Minas Tirith de El Señor de los Anillos (siendo un pelín exagerado) ya que es un pueblo completamente vertical (mas de 100m de altura desde el edificio mas alto hasta las casas situadas en el puerto). Pasear por las calles de Elantxobe es una gozada, los edificios son un algo diferentes a lo que acostumbro a ver, y las vistas, como no podía ser de otra forma, son espectaculares.

Voy cuesta abajo y con frenos, ya que sin ellos acabaría rodando, menudas cuestas!!. Finalmente llego hasta el puerto de Elantxobe, y me dirijo hasta el muelle, donde puedo observar el pueblo entero visto desde abajo. Ésta es una panorámica sublime!!. Ver el mar, el puerto y toda la estructura vertical del pueblo situado al lado del mismísimo acantilado de Ogoño desde tan cerca, es una gozada, una preciosidad.

Tras las fotos de rigor, vuelvo a la parte alta del pueblo (por unas escaleras en constante zig-zag que no mola nada subir, ya que es otro rompepiernas) para finalizar la ruta yendo hasta la única parada de bus de la localidad, que ademas es muy popular, ya que se encuentra una plataforma giratoria para autobuses. Otro espectáculo digno de ver al menos una vez en la vida. Es curioso éste mecanismo pero a la vez comprensible, ya que el autobús sería incapaz por si mismo de maniobrar y dar la vuelta por la estrechez de la plaza.
Ya solo me queda montar en el bus, volver a casa y tomar un merecido descanso.


He calificado la ruta como FÁCIL ya que no tiene ninguna dificultad mas allá de la distancia (23 km). La única complicación que le veo es el ascenso a la cumbre del Ogoño, ya que se camina por lapiaz, teniendo que ir con cuidado, especialmente al bajar, necesitando a veces del uso de las manos solo por seguridad. Sería recomendable llevar bastones, ya que os ayudará a ganar estabilidad y a mantener mejor el equilibrio.

Aun así, esta cima, al igual que el de Talaia, son opcionales, ya que podéis pasar de ellos y descender directamente al pueblo de Elantxobe, aunque en mi opinión merece mucho la pena desviarse, ir por el acantilado y disfrutar de sus maravillosas vistas.

El tiempo total ha sido de 5h y 56 min con 10 min de parada para descansar y picotear algo, y varios minutos para sacar fotos.

2 iritzi

  • argazkia Oscar Upegui

    Oscar Upegui 08-dic-2018

    Una ruta majestuosa, con unas sendas y pistas muy agradables para recorrer y unos paisajes muy bonitos, gracias Jon por compartir el trazado, acompañado de un buen registro fotográfico y una excelente descripción, el vídeo muy interesante y muy buena solución para girar el autobús en ese espacio tan reducido, felicitaciones Jon muy buen trabajo el que has hecho al documentar al detalle esta ruta. la cual vale la pena recorrer.
    Saludos Jon y a seguir asombrándonos con esas fabulosas rutas que haces.

  • argazkia Jon Otaduy

    Jon Otaduy 08-dic-2018

    Si, lo del bus lo vi tiempo atras en las redes sociales, ya tenia ganas de unirne al grupo y poder grabarlo también.
    Y las vistas... Pues ya lo has comprobado, una maravilla, un deleite para la vista y para los amantes de la fotografía, da mucho juego.
    Gracias Oscar por tu comentario y valoración.

Nahi izanezkero edo ibilbide hau