Denbora  6 ordu 52 minutu

Koordenatuak 2459

Fecha de subida 16 de octubre de 2014

Fecha de realización octubre 2014

-
-
434 m
9 m
0
4,5
9,1
18,15 km

Bisitak 9070, kokapena 292

Nondik gertu Pasai Donibane, País Vasco (España)

El itinerario comienza en el aparcamiento disuasorio de la entrada a Pasai Donibane-Bordalaborda- en el aparcamiento conocido popularmente como de la chimenea. El pueblo es peatonal y únicamente pueden penetrar vehículos autorizados. Se debe atravesar todo Donibane, disfrutando de su estrecha calle principal y de las vistas cobre la bahía, camino de la bocana del puerto, hasta la ensenada de Alabortza, donde nace el valle de ese nombre y desde donde parte una pista cementada que trepa resueltamente hasta el “semáforo” Talaia”, en el vértice del acantilado de Arando Haundia-Bantxa del Este.
0,00 h Aparcamiento de la chimenea-Bordalaborda
0,18 h Ensenada de Alabortza. Tomar la pista a la izda que sube resueltamente hasta el semáforo-Talaia-
0,29 h Semáforo “Talaia” Progresar por una aérea y estrecha senda, en balcón, justo bajo la cresta cresta de gallo, extremidad de los acantilados de de la vertiente N. Las diferentes “ventanas” permiten al aficionado asomarse hacia el océano, disfrutando de los verticales farallones. Destacan los primeros alvéolos en el muro cimero, las oberturas conocidas popularmente con la nominación de “quesos de gruyere”
1,04 h La atractiva senda finaliza en los prados pastizales de Miltitxola, donde pastan, siempre, numerosas cabezas de diferentes especies de ganado. Tomar a la izda en camino paralelo al litoral, en un escenario bucólico de césped pastizal. Al aparecer el primer valle colgado, hay que iniciar el descenso a la desembocadura de la erreka, siguiendo un marcado sendero en el borde occidental. Es el barranco de Grankanto..
1,26 h Exquisitas y excepcionales formaciones de Grankanto, las conocidas popularmente como el “valle de los dioses” Se trata de una formación que cambia de colores según le dé el sol. En días brillantes es un accidente caprichoso, grande y severo, resultado de un trabajo de modelación de millones de años. Da la sensación de ser una ola pétrea que surge de la mar, ya cercana. El caminante penetra en el tramo más accidentado de la costa. Dientes de sierra abruptos, con pérdidas de desnivel importante. Se halla en el sector de los espolones que finalizan con baluartes coloristas y resplandecientes que asombran al visitante. Para progresar se debe ascender por el borde del acantilado aquí herboso, con un fondo de explanada rocosa, a muy bajo nivel. Sin llegar a lo más alto, una estrecha senda permite atravesar hasta el borde del siguiente valle colgado, el de Galea. En lugar de descender raudo y velozmente, hay que descender por el borde o un poco a la dcha por camino hasta observar al borde del acantilado el famoso arco o dolmen.
2,04 h Dolmen o arco, hasta donde hay que llegar para fotografiarlo, con una persona en el centro del mismo. Tras contemplar este fenómeno natural, se sigue la senda “tubería”, un paso algo delicado y estrecho en balcón que sorprende y emociona. Para una vez en la desembocadura de la erreka de la nueva quebrada iniciar la dura ascensión hasta el alto, al borde del nuevo valle.
2,26 h Borde del siguiente valle colgado, el de Kostatxiki. Se sigue el borde del mismo, ayudándose de una tubería conductora de agua que por allí discurre. En este tramo se encuentran nuevas formaciones de cavidades, con torres afiladas que cambian de forma desde según se las mire.
2,44 h De nuevo el excursionista perderá altura y remontará hasta colocarse en las rocas de Txakilarri, espléndido mirador sobre la extensa playa rocosa de Azabaratza, lugar escogido para situar el núcleo central del puerto exterior. Es una extensa rasa mareal, que con mareas vivas bajas se convierte en una playa salvaje.
2,55 h Rocas de Azabaratza, hasta donde se desciende, al borde el límite marítimo terrestre. Una cruz recuerdo de unos jóvenes fallecidos por manipular un artefacto militar es la referencia para superar una laja lisa, siguiendo unas pétreas huellas a las que hay que prestar atención, si está húmeda,
3 h Cala de Azabaratza, donde quedan restos de una industria de recogida de algas. También llegan aquí unas pistas tanto para la recogida de las plantas marinas citadas otras recientes realizadas para sondeos del terreno. Se progresa al borde del océano sobre por la rasa mareal rocosa o por la senda de su borde, totalmente agrietada, de excepcional formación. Se superan varias deterioradas bordas de pescadores, hasta que se alcanza otra txabola de pescadores, bien conservada y construida en la desembocadura de barranco Akerregi. Es la referencia para salvar la gran grieta de Akerregi que aparece de inmediato.
3,20 h Grieta de Akerregi. Excepcional e impresionante corte, una ancha quebrada, en un terreno atormentado que asemeja a un cataclismo, y que interrumpe la continuidad al caminante. Existen dos formas para superarla. Descender al fondo de la misma por un corredor herboso y continuar por su umbral hacia el mar, para por donde la pared es menos alta, trepar ayudados por unos exquisitos y originales agarres, o retroceder hasta la borda de pescadores y remontar hacia la cabecera de este impresionante talud, por donde se supera este accidente y se desciende de nuevo al borde del océano, para continuar caminando por otra rasa mareal rocosa, donde hay otras tres grietas que asombran, especialmente una.
Si se escoge la trepada de la brecha, una vez sobrepasada, el excursionista vuelve a encontrar otro acantilado perpendicular al mar, que se salva buscando otro corredor herboso, para alcanzar el litoral rocoso.
3,45 h Cabecera de la grieta de Akerregi
4,00 h Orilla de Tximistakurralua, larga rasa rocosa paralela al mar, a la que se llega tras disfrutar con nuevas y excepcionales formaciones donde destacan los colores y los alvéolos, y donde es la imaginación del deportista es la que trabaja. Y entonces se imagina que las formaciones tienen diferentes aspectos, son caprichosas, puede ser una esponja, un pudín, una cabaña, un altar o un tronco de árbol.

Desde Gaztarrotz, en el paraje conocido como Aierdi,continuará el deportista la marcha por la pista al W (Donibane) y a los pocos minutos aparece nuevamente el Talaia, que a través del bosque dibuja una nueva variante, con encanto. Es un inteligente trayecto, que entre los cerros de Artzain (Mendiburu) y Tximistarri alcanza la carretera, que se atraviesa, para tomar el itinerario clásico de los torreones utilizando el viejo sendero, donde correctamente no se ha actuado. En el último, de nuevo surge el Talaia, que dirigirá al excursionista por las cercanías de Cantina Elena, rodeando el monte Mitxitxola por la derecha, al último tramo de esta vía. La magnifica senda en balcón, bajo la cresta de gallo de La Bancha del Este o Araundo haundia, para algunos algo expuesta, se ha mejorado, para disfrute total quitando riesgos, con varios pasamanos y escalones naturales para alcanzar el semáforo, sobre la bocana del puerto y frente a los farallones de Ulia. Por el atractivo paseo marítimo, hasta la plaza del casco urbano, andará el viajero los últimos metros de esta hermosa travesía, para en la terraza de una de las tabernas, deberá descansar recordando la recomendable jornada.

Texto: Jesús Mª ALQUEZAR
Fotos: del autor y Jesús Mª Redondo.
Bideo: Alberto Ancín
Empezamos a subir hacia las antenas con las primeras luces.
Tomamos el camino de la derecha
El camino es un poco aéreo. Pero hay unos cables muy bien situados que facilitan el paso.
Tomamos hacia la izquierda para ir bajando hacia los acantilados.
Seguimos descendiendo por unas bonitas campas.
Seguimos bajando hacia Punta Grancanto. Encontramos las primeras formaciones de arenisca.
Bajando hacia Grancanto
Pasamos la erreka y volvemos a subir por fuerte pendiente.
Bajando hacia Arangua Erreka
Abandonamos la cala Azabaratza y seguimos al principio una pista ancha. Enseguida tomamos una desviación a la izquierda. Pasamos unas chabolas y seguimos por los acantilados.
Pasamos los acantilados a media altura, con cuidado si las rocas están mojadas.
Buen sitio para descansar y comer algo antes de empezar la subida. Siguiendo andando unos metros por los acantilados nos encontramos con la brecha de Akarregi. Luego hay que volver al punto del mirador para comenzar la subida.
Seguimos por la derecha hacia las ruinas del caserio Gaztarrotz.
Abandonamos la pista y seguimos un camino por la derecha.
Pasamos la carretera para tomar el camino de los torreones.
Seguimos por un bonito camino, paralelo a la carretera, que nos lleva de torreón en torreón. Estos torreones fueron construidos en la guerra carlista. Más informacion: http://www.ingeba.org/gipuzkoa/turis1/turis6/torre1.htm
Este punto es importante porqué desde aquí se puede ir en poco tiempo a la ruta por la que hemos pasado a la mañana. Nosotros decidimos volver por la ruta marcada porqué andábamos justos de tiempo.
Llegamos a Donibane.
Salida y llegada al parking situado a la entrada de Donibane.
Siguiendo por la costa está la brecha de Akarregi. Merece la pena verse. Las fotos son sacadas en distintos días.
Cala de Alabortza
Llegamos a la cala de AZABARATZA, en la que hay varias construcciones. Hasta la misma cala llega una pista solo apta para todo-terrenos. Aunque en 2011 se hizon un gran trabajo limpiando la cala, sigue con bastante basura. Destacan una serie de vigas de acero que afean mucho el entorno.

6 iritzi

  • eltzeta 06-abr-2015

    BUENAS TARDES JESUS,,DESEARIA SABER SI LA RUTA QUE DESCRIBES SE PUEDE HACER CON MAREA ALTA Y BAJA O SOLO CON MAREA BAJA.Y SI TAMBIEN SE PUEDE SEGUIR POR TODO EL ACANTILADO HASTA FUENTERRABIA

  • argazkia josifano

    josifano 06-abr-2015

    Kaixo Eltzeta: El texto de la ruta es de Jesús pero te contesto yo porqué me llegan a mi los correos.
    Lo de la marea salvo que coincida con pleamar y fuerte oleaje no tiene mayor importancia. Es mejor si te coincide la bajamar porqué podrás ver algunas formaciones rocosas mejor. La ruta de los acantilados va de Hondarribia a Pasajes o viceversa y está pendiente de que la suba a wikiloc. Pero ya hay alguna muy bien detallada por otros miembros de wikiloc,. Te envío el enlace: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1543869
    La excursión es una maravilla y si cuentas con una luz como la de hoy mejor. Hay que tener en cuenta que es dura de hacer. Son cerca de 2,000 metros de desnivel. Parece mentira porqué vas al lado del mar pero es así.
    Te aconsejo que mejor la hagas Hondarribia-Pasaia si sales pronto a la mañana por el tema de las luces. De esta manera tendrás el sol de espalda. SALUDOS

  • Graña77 20-ago-2018

    Hola,
    Estoy preparando una salida para hacer esta ruta. Mi duda es si el trayecto por el acantilado es muy técnico. Es decir, si hay algún tramo peligroso.
    Gracias.
    Un saludo.

  • argazkia josifano

    josifano 20-ago-2018

    Hola Graña: No tiene mucha dificultad técnica. A la salida de Pasaia hay una zona que para evitar problemas tiene un pasamano. Si andas en el monte no tiene ningún problema técnico. Si que vas a encontrar zonas con muchos helechos. Y ten en cuenta que aunque se va por la costa tiene bastante desnivel porqué es un continuo sube-baja para ir pasando los barrancos.
    Importante llevar bastante agua. Saludos

  • Graña77 27-ago-2018

    Gracias josifano.
    Mi preocupación era desde el punto de vista técnico o riesgo de caída. Gracias por los consejos. Espero hacer esta ruta en breve. Ya te contaré.
    Un saludo.

  • [email protected] 19-nov-2018

    Tras realizar la ruta he de decir que sí tiene dificultad técnica. El paso de la pared grieta antes de la txabola es complicado y diría que peligroso hasta la cuerda, que está a mitad de la pared. Ahí se ha de ir con cuidado, apoyando la puntera en agujeritos en la piedra a bastante altura, serán solo 10 metros, y los agarres originales son tus pies y manos. A partir de la cuerda puedes apoyar mejor y con mayor estabilidad el pie, hasta el final de la pared. Te la juegas además con el calzado embarrado y eso que llevaba 4 días sin llover, suerte que la piedra estaba seca y no resbalaba. Luego ocurren accidentes pero es que las descripciones deberían ser más ajustadas a la realidad.

Si quieres, puedes o esta ruta