-
-
189 m
66 m
0
2,6
5,2
10,38 km

Bisitak 57, kokapena 1

Nondik gertu Paterna de Rivera, Andalucía (España)

La protagonista absoluta de nuestro paseo de hoy es la Peña Arpada

Es un peñasco de roca caliza de singulares características entre las localidades gaditanas de Alcalá de los Gazules y Paterna de Rivera, que con una elevación de unos 220m. de altura, destaca en un paisaje de monte medio-bajo.

En una anterior ruta a la Mesa del Esparragal, ya la vimos sobresaliendo en el paisaje con un halo de misterio. Más tarde descubrí que guardaba muchos secretos en su interior. Sabía que en algún momento la subiría.

Comenzamos circunvalando la Peña por cañadas en una ruta de 10 Km para afrontar su subida después de contemplarla desde todos sus ángulos. En la subida empezamos a descubrir sus secretos.

La presencia de una torre confundida entre la roca y casi en ruina total nos habla, según algunas fuentes biográficas no fundamentadas, de una posible Turres Hannibalis (de época cartaginense), que se utilizó en dicho lugar como avanzadilla para la defensa y vigilancia de la campiña así como de la ciudad romana de Lascuta, situada a unos 3 Km. en línea recta sobre el llamado cerro de la Mesa del Esparragal que visitamos el año pasado.. Sea o no, una turre Hannibalis, lo cierto es que desde este privilegiado balcón sobre la campiña, la torre mantenía contacto visual tanto con la Torre del Esparragal o de Lascuta, como con Torrestrella (en Medina Sidonia). Y quién sabe si su construcción se debió para facilitar el contacto visual entre la Torre de Lascuta y Torrestrella. Es el primero de los misterios.

Subir no es fácil, no hay senda y la fuerte inclinación del terreno con piedras sueltas pueden provocarnos un resbalón.

Otro de los misterios de Peña Arpadabes es la existencia de una rueda de molino. ¿Qué hace allí una rueda de molino? La respuesta aparentemente es sencilla, Peña Arpada debió ser hace un tiempo una cantera de piedras de molino como en su día fue El Berrueco (en Medina Sidonia) quedando atestiguado por los grandes huecos excavados en la roca de donde se extrajeron las ruedas. ¿Y como las transportaban desde aquí? Las referencias biográficas a una cantera en el lugar son nulas o desconocidas. Segundo misterio.

El alto grado de sal de las aguas subterráneas que nacen de Peña Arpada, con una salinidad superior al 60% respecto al agua del mar, es causa de la existencia de una antigua salina que se sitúa a los pies de la estructura rocosa. Hay dos teorías sobre su datación. La primera de ellas afirma que se trata de una salina de origen romano. La segunda sostiene que la salina tiene una antigüedad de "sólo" unos cuantos siglos. Sea como fuere, la salina es antiquísima y de la misma sólo se conservan unas especies de canales de ladrillo sepultados bajo los sedimentos que arrastra el arroyo. Sin embargo, según las riadas, o si se aparta un poco la tierra, se aprecian con facilidad los restos cerámicos perfectamente colocados. La salina tomaba el agua de un manantial salado que emana en el lugar, siendo un tipo de acuífero habitual en la zona, así podemos citar el que se encuentra en el Cortijo de la Joya, enclave donde se ubicó una industria salinera hasta tiempos recientes.

Pero la joya de la corona, geológicamente hablando, la tenemos en que Peña Arpada cuenta con un volcán de fango...
Este volcán de fango fue descrito por el ilustre geólogo José Macpherson de la siguiente forma:

«Al pié de la Peña Arpada entre Paterna y Alcalá de los Gazules, es el único otro punto de la Provincia en donde también he visto estas salsas bien caracterizadas.

En este sitio como a doscientos ó trescientos metros del apuntamiento de ofota que sale a la luz del pié de esta roca, observé en Mayo de 1870 un pequeño volcán de fango, notable por lo perfectamente regular de su forma.

Este cono truncado tenía unos dos metros de elevación por unos tres ó cuatro de diámetro en su base, y estaba formado por un finísimo barro.

En la parte superior había un pequeño charco de agua del que se desprendían abundantes burbujas de gases con fuerte olor de hidrógeno sulfurado. Era tanta la sal que el agua contenía, tan grande el estado de concentración en que estaba, que á la sazón cristalizaba por los lados del cono y por ciertos sitios parecía éste un montón de nieve.
Estas emanaciones gaseosas acompañadas de fango son frecuentes, pero en lo general no forman conos, y ocurren en el fondo de los arroyos.»

Ahora nos internamos en el campo de la biología. Peña Arpada es un lugar con una fauna bastante singular, pero es en el mundo de la botánica donde destaca por encima de todo, ya que, aparte de la abundante y característica flora de que dispone, es el único lugar del mundo donde se encuentra la Silene Gazulensis. Es una flor endémica que se encuentra únicamente en Peña Arpada, no existe otro lugar en el mundo donde se pueda encontrar esa planta. Se trata de una preciosa flor del género Silene, de la familia Caryophyllaceae catalogada en el "Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España".

Un lugar para el descubrimiento al que sin duda volveremos para indagar más en sus misterios..

Ikusi gehiago external

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Nahi izanezkero edo ibilbide hau