Denbora  6 ordu 15 minutu

Koordenatuak 2507

Noiz igoa 28 de septiembre de 2017

Noiz egina septiembre 2017

  • Balorazioa

     
  • Informazioa

     
  • Erraza jarraitzeko

     
  • Ingurunea

     
-
-
818 m
70 m
0
4,8
9,5
19,03 km

Bisitak 538, kokapena 18

Nondik gertu Olagain, País Vasco (España)

Descripción
Importantisima montaña Gipuzkoana que domina la comarca de Donostialdea. Conforma el conocido y extenso macizo de Adarra-Mandoegi entre los ríos Urumea, Leitzaran y Oria. En sus laderas se han contabilizado más de cincuenta cromlech y dólmenes repartidos a lo largo y ancho del territorio. Destacable es el menhir de Eteneta en la campa de Agerreko Zabala, al Sur de Adarra, uno de los primeros encontrados en la cordillera pirenaica.
Esta doble cima de silueta inconfundible también se denomina Agerre, y como no podía ser de otra manera, las vistas son espectaculares se mire a donde se mire. Es muy frecuente, además, la denominación Adarramendi, como indica en multitud de postes señalizadores.

En la ruta aquí descrita salgo de Andoain para ascender por la vía del antiguo ferrocarril de Plazaola. Iré haciendo todas las cimas del cordal hasta acabar en el barrio de Besadegi, y volver a descender a Andoain por una larga pista hormigonada que une los distintos caseríos de la zona. Tiene alguna pendiente, la del Oindo en concreto, que es bastante asesina, pero lo bueno es que se pueden evitar todas las cimas por diversas pistas que las bordean. Vamos, que cada cual lo adapta a sus capacidades o ganas de sufrir.
En definitiva, una estupenda ruta circular mas exigente de lo que parece para conocer la preciosa Gipuzkoa rural.

Itinerario
Desde el pueblo de Andoain y a través de la vía verde del tren txiki del Plazaola me acerco hasta el túnel de Otita, la entrada principal al Valle de Leitzaran en la parte guipuzcoana. A a un centenar de metros siguiendo la vía verde, hay que tomar un desvío a la izquierda por un sendero señalizado como PR-GI 162: Muntto. Comienzo la subida remontando la falda sur del Idoiagagaña a través sendero hasta llegar al collado de Idoiaga. Sigo las marcas blanquiamarillas a través de un pinar hasta llegar al citado collado. Para llegar a la cima desde el collado se pasa el cercado y se avanza por un pequeño sendero que se adentra en el pinar en una muy corta subida. Alcanzo la cima del monte Muntto situada sobre un pequeño roquedo al que se accede mediante una breve trepada.
De vuelta al collado, en unos pocos metros a la izquierda sigo por un sendero que en pronunciado ascenso y de forma casi directa, sube hasta el Aizkorriko Gain a través de un pinar. Según se sube encontramos algunos bloques de roca conglomerada, alguno bien grande. Al final de las rocas es donde se encuentra el vértice geodésico del Aizkorriko Gain o Usabelartza. Una vez llego al cortafuegos veo a lo lejos, a la derecha, la cima del monte Onddo a la que después subiré.

Desde el collado comienzo la criminal subida hacia el Onddo, donde se sufre de los lindo. En su cima hay un vértice geodésico y un par de buzones. También se puede apreciar en el suelo unas excavaciones de poca profundidad, alguna de forma rectangular. Son las ruinas del monte Onddo, donde parece que en su día hubo algún tipo de construcción. Podrían ser también trincheras de las guerras carlistas. Veo el Adarra ahí al lado y el collado de Eteneta, al que bajo seguido y donde se encuentra su famoso menhir de Eteneta. Frente a mi se alzan las dos cotas del monte Adarra, las dos tetas, como algunos las llaman. Desde el collado subo por la ladera sur del Adarra en fuerte pendiente. En la cima este donde está el vértice y los buzones me deleito con las vistas. Dejo el Adarra y bajo por la ladera conocida como Tximista hacia el collado de Mantale desde donde subiré las Peñas de Aballarri.
Llego al collado de Mantale y de frente ataco las peñas por su cara sur. En la base del roquedo, por la derecha y por terreno rocoso hay una senda no muy definida que me lleva a la cima de Aballarri. Llego hasta uno de sus buzones y el otro aparece a la derecha pero al otro lado de la cresta rocosa. No veo claro como llegar desde este punto sin tomar riesgos innecesarios, así que bajo por la empinada ladera hacia la cara norte por un terreno incómodo y empinado.

Ya por buena senda, me dirijo hacia el collado de Arlegor, desde donde se disfruta de unas fabulosas vistas hacia Hernani y Donostia. Al llegar a la pista cementada giro a la izquierda y pronto alcanzo el barrio de Besabi, punto de partida de muchas rutas por toda esta zona, y donde me tomo un pequeño descanso en el bar. De Besabi a Andoain se baja por la larga pista hormigonada pasando por multitud de bonitos caseríos y donde podemos contemplar la preciosa Gipuzkoa rural. Ser hace largo y ya las piernas se empiezan a cargar, pero ha merecido la pena.

2 iritzi

  • argazkia tsosua

    tsosua 08-feb-2019

    Ibilbide hau egin dut  Gehiago ikusi

    Ruta sencilla y fácil de seguir.

  • argazkia adrian_1985

    adrian_1985 08-feb-2019

    Gracias por el comentario

Nahi izanezkero edo ibilbide hau