Denbora  6 ordu 25 minutu

Koordenatuak 1626

Noiz igoa 14 de marzo de 2016

Noiz egina marzo 2016

-
-
898 m
104 m
0
4,8
9,5
19,06 km

Bisitak 1203, kokapena 72

Nondik gertu Irure, País Vasco (España)

Descripción
El cordal de Irukurutzeta se sitúa entre los municipios de Elgoibar al Norte, y Soraluze - Placencia de las Armas, al Sur. Transitaremos por el bonito sendero PR-GI-109, que cruza de Oeste a Este todo el macizo llevándonos por todas sus cimas y visitando diversos asentamientos prehistóricos.
Disfrutaremos de amplias vistas a ambos lados desde punto de partida en el Puerto de Karakate hasta su punto culminante en la cima del Irukurutzeta, que da nombre al macizo.

Debido a la nieve y el mal tiempo, el tiempo invertido es mucho más largo de lo normal. Por otro lado, recomiendo realizar la subida por el camino de bajada, ya que es un poco más lioso (No mucho pero mejor hacerlo a la inversa).
Otra cosa a destacar sería la subida a la ermita de San Andres, yo creo que hay una subida por terreno más sencillo y directo, además de un pequeño rodeo debido a un perro con mala pinta.
Si no se desean complicaciones, lo mejor es dejar el coche en la ermita y listo.

Itinerario
Comenzamos en la población gipuzcoano de Soraluze - Placencia de las las Armas, donde saldremos por una empinada carretera siguiendo las señales marrones que indican la subida a la ruta de los dólmenes. En seguida dejaremos las marcas a la izquierda, ya que estas son para subir en coche,, y tiramos por la derecha.
Al final de la casa nos encontramos una improvisada puerta cutre hecha con somier de una cama. Pasamos por ahí y seguimos el camino, donde cruzaremos 4 puertas más.

Se llega al waypoint "Cuidado". Lo he marcado así porque hay un cartel que indica peligro con el perro. El tema es que el perro tiene mala pinta de verdad, así que dudando un rato, vamos por el centro bordeando la casa por la derecha. Hay un senderillo que sale más adelante a la carretera sin problemas.
Es un viejo que ha cerrado el camino por que le da la gana, menudo *****

Salimos a la carretera pero en unos pocos metros se coge una buena senda que nos lleva a la bajada del río. Es posible que si baja muy fuerte no se pueda cruzar, aunque hoy tiraba bien de agua y no hemos tenido problemas.
Al menos la foto ha salido espectacular.

A partir de aquí ya no hay dudas porque terminaremos llegando a la ermita de San Andres, desde donde parte la ruta normal. El tema es que al intentar salir desde el pueblo, igual no hemos usado el itinerario más óptimo. Como he comentado al principio, si no se desean problemas, lo mejor es salir desde aquí.

Cogemos la carretera ascendente siguiendo de nuevo las marcas marrones durante unos pocos metros, como al principio. A mano derecha surge una senda de tierra que seguiremos , y que después de atravesar una valla metálica, empieza a subir con decisión.

Nos espera un tramo bastante feo por pista forestal sin vistas hasta llegar a lo alto del cordal, donde la cosa cambia por completo. Aparecen restos de nieve que más adelante se convertirán en muchos más centímetros, ante nuestra sorpresa. Estamos a un altura de 800m y aparecen preciosos ejemplares de haya, que unido a la lluvia caída estos días, dan al lugar un aspecto precioso.

Nos topamos en nada con el Túmulo de Pagodebeinkatua. Desde tiempos inmemoriales, el primer domingo a partir del día 3 de Mayo, se celebraba en este lugar una romería. Al atardecer, se celebraba el rito del conjuro. Un vecino de Elosua, montado a caballo, daba tres vueltas alrededor de las cruces de Irukurutzeta y Pagobedeinkatua con el fin de “ahuyentar el pedrisco”, asegurando mediante este conjuro el éxito de la cosecha.

Atravesamos el hayedo ascendiendo por un camino más ancho y continuamos de frente, llegando al enorme Dolmen de Arribiribilleta. Por el camino nos encontramos con las señales del PR-GI 95 procedente de Bergara.

La cima de Irukurutzeta está a un paso. Es la culminación del macizo, siendo una ancha loma orientada Este-Oeste sobre la que se elevan tres pequeñas prominencias de las cuales se ha tomado como cima la más elevada de las tres.

Retrocedemos sobre nuestros pasos para llegar a la discreta cima de Kurutzebakarra. Posee una pequeña cruz sobre un pequeño mugarri y un túmulo. En este lugar se unen los términos de Bergara, Soraluze y Elgoibar. El túmulo posee 10 m. de diámetro.
Durante siglos existió la creencia de que túmulos y dólmenes encerraban grandes tesoros, hecho que motivó el que por desgracia estos milenarios monumentos fuesen destruidos y expoliados.

Tomaremos dirección sur por la pisada senda hacia la cima de Aizkonako Haitzak, con su correspondiente buzón montañero. La vuelta se realiza por el mismo camino hasta el punto que hemos usado para acceder al cordal. En estas 3 cimas hemos perdido mucho tiempo por lo pesado de la nieve, lo que hace que el tiempo total suba a más de 6h.

Hacemos cima en Atxolin, donde existe otro dolmen, un buzón en forma de cohete y un vértice geodésico. A partir de aquí no hay problemas en recorrer lo que nos queda de cordal.
La siguiente cima apenas tiene relieve. Se trata de Pagomuneta, seguida de Akelarre, donde hay un buzón de un Fórmula 1.
La denominación de la cumbre no parece tener relación con ningún lugar donde se han realizado reuniones de brujas, sino que la denominación original de Akillar, pasando a ser llamada Akelarre en los inicios del s.XX.

Llegamos por fin a la cima de Kortazar, también llamada Muneta.
Esta cumbre ha sido conocida clásicamente con la denominación de Karakate, debido a un caserío de la vertiente de Elgoibar. Sin embargo, según los habitantes del caserío Muneta, el verdadero nombre de ese caserío es Kortazar y la cima es Kortazarreko Haitza o, por sencillez, Kortazar, por lo que esta parece ser la denominación verdadera de esta pequeña cumbre.

Toca emprender la bajada, así que podemos optar por seguir la carretera de que bastante vuelta o girar enseguida a mano derecha, que es lo que hicimos. Esta pista baja por el pinar realizando zig-zags hasta llegar otra valla, que nos deja en la carretera asfaltada.
Bajamos a la ermita y, por el mismo camino de antes, llegamos a Soraluze cansados y con los pies empapados, pero satisfechos de esta bonita ruta a pesar de no haber podido disfrutar de las magníficas vistas desde las distintas cimas.

Kokapenaren inguruko iritzi eta galderak

    Nahi izanezkero edo ibilbide hau