Denbora  4 ordu 20 minutu

Koordenatuak 924

Fecha de subida 25 de noviembre de 2017

Fecha de realización noviembre 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.323 m
686 m
0
2,5
4,9
9,84 km

Bisitak 507, kokapena 20

Nondik gertu Bastida / Labastida, País Vasco (España)

Comenzamos en el área recreativa de San Ginés, situado a unos pocos kilómetros fuera del pueblo alavés de Labastida.
Avanzamos por un sendero de piedras, donde hay que tener cuidado con los cazadores, ya que mas adelante hay una zona en la que realizan batidas (tal y como indica una señal justo al inicio del sendero).

Ascendemos poco a poco, guiándonos con marcas PR amarilla y blanca, y ya empezamos a ver las primeras vistas de la llanura de la rioja alavesa. Aunque pronto se nos acaba la suerte, ya que a medida que ascendíamos, en poco tiempo nos arreció la lluvia, el viento, el frío, la niebla y una ventisca que nos dificultaba el poder andar en optimas condiciones. En principio la previsión del tiempo era que para cuando saliéramos ya mejoraría el tiempo, pero eso no ocurrió hasta casi el final de la ruta.

Tras tomar un par de desvíos, guiados con algún que otro hito, llegamos a ver el primero de los restos de antiguas edificaciones, la ermita del Humilladero. Mas adelante, vemos otras edificaciones en ruinas, entre ellos el del Monasterio de Santa María de Toloño. Es aquí donde decidimos parar para pensar como continuar la marcha.
Teníamos intención de ir al Cruz del Castillo y al Peñalasdoce, situado muy cerca del monasterio, pero la parte final del primer monte es rocoso y peligroso en condiciones climáticas adversas, apenas veíamos con la niebla, así que lo mejor era no ascenderlos.

Al final decidimos ir hacia la cumbre del monte Toloño. Avanzamos por el lado derecho del monasterio, y ascendemos ligeramente entre la maleza por un camino de piedras. El camino no se distingue a simple vista así que es recomendable llevar un GPS para no perderse.

Tras salir de la maleza vemos la pequeña cruz cimera del Toloño. Para llegar allí superamos un corto y sencillo tramo rocoso, con cuidado de no patinar pues estaba resbaladizo. En una de las paredes vimos una placa que hace homenaje a un montañero del pueblo de Haro, Carlos Serres, conocido como el señor de las cumbres, por sus 2500 ascensiones al Toloño. Finalmente, somos nosotros quienes hacemos por primera vez cumbre al Toloño (1271m). Una pena que la niebla estaba presente y no nos permitía disfrutar de las vistas.

A continuación, sin perder ni un segundo ya que nos quedábamos congelados por la ventisca, descendemos y seguimos por la izquierda por otro camino de piedras y rápidamente llegamos a una cima secundaria del Toloño, con geodésico pero sin buzón.

Luego, descendemos por un sendero que combina tramos de roca, piedras y hierba hasta entrar en un bonito bosque. Aquí de nuevo es difícil encontrar el camino a seguir, a pesar de que en los árboles hay marcas de pintura amarilla y verde.

Tras un rato de desvíos y pequeñas bajadas y subidas, llegamos a la segunda y última cumbre de la ruta, el Peña Bonbalatxi (1224m). Aquí hay un buzón que indica el nombre de Peña Colorada, pero es erróneo. Las vistas una vez mas nulas, a pesar de que lentamente la niebla empezaba a levantarse.

Continuamos la marcha atravesando otro bosque y descendemos por una empinada ladera boscosa hasta llegar a un ancho sendero. Mas adelante realizamos 2 giros; primero, tras llegar a una carretera, a la izquierda y luego, tras cruzar una valla metálica, a la derecha.

Pasamos por otro bosque para luego salir a campo abierto, ya sin niebla, y al fin podemos ver una bonita vista en el lado derecho, de los montes Peña del León y el Peña Bonbalatxi.

Al frente vemos el pueblo riojano de Rivas de Tereso, hacia allí vamos. Seguimos descendiendo por un camino muy embarrado hasta llegar al pueblo, donde concluimos esta ruta.


He calificado la ruta como MODERADO, ya que estando el terreno húmedo y el clima adverso como ha sido en nuestro caso, resulta muy fácil resbalarse y hacerse una avería en cualquiera de los distintos descensos de la ruta. Ademas, es bastante complicado orientarse ya que no hay senderos ni caminos que se vean con facilidad, así que es recomendable echar mano del GPS. Por lo demás, si el terreno estuviera seco y el clima fuese bueno, quizás la dificultad real seria de FÁCIL, ya que no hay ni desniveles muy pronunciados, ni pasos técnicos complicados.

1 comentario

  • argazkia Oscar Upegui

    Oscar Upegui 18-jun-2018

    Muy buena ruta para disfrutar de unos bonitos paisajes, a la vez que se realiza una buena actividad física, gracias Jon por compartir el trazado.

Si quieres, puedes o esta ruta