Koordenatuak 839

Fecha de subida 19 de enero de 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.016 m
4 m
0
6,8
14
27,03 km

Bisitak 329, kokapena 14

Nondik gertu Alai, País Vasco (España)

Como prometí ayer en la explicación de la ruta Deba-Zumaia, hoy Sábado he hecho la continuación de la mencionada travesía.

Vuelta al País Vasco desde Ermua. Etapa 16:


Empiezo en la estación de tren de Zumaia en una bonita y soleada mañana que, tal y como pronosticaron los del tiempo, cambiaría radicalmente a muy nublado y con alguna pequeña llovizna.
Bajo las escaleras y giro a la izquierda pasando por una calle hasta dar con un pequeño túnel que pasa por debajo de las vías de tren. Aquí asciendo unos metros y camino por una pista de hierba, algo embarrada por las últimas lluvias.

Enseguida llego hasta el camping de Zumaia, y continuo de frente por un cómodo y ancho sendero de piedras y cemento. Al fondo tengo una preciosa vista de varios montes, entre ellos el gran objetivo de hoy, el monte Erlo. Detrás hay otra magnifica vista del pueblo de Zumaia y la costa.

Mas adelante, desciendo un poco hasta dar con una carretera y una rotonda. Aquí giro 2 veces a la izquierda.
Luego, una vez mas, giro a la izquierda para hacer otro ascenso a través de un bosque por un sendero natural bastante embarrado, siendo algo mas exigente que la subida anterior, pero sin tener mayores dificultades.
Éste sendero conduce hasta la ermita de San Lorente.

Unos pocos metros después giro a la izquierda y vuelvo a descender hasta llegar a un polígono industrial, donde de nuevo giro a la izquierda, pasando por debajo de otra carretera.
Aquí llego hasta un caserío. He de decir que aquí continué por la derecha, haciendo caso al track que descargué. Esto me llevó primero hasta una puerta metálica que da paso a un sendero de hierba. Luego hay una alambrada la cual no se puede cruzar de otra manera mas que estirando las piernas lo suficiente como para apoyar el pie al otro lado. Pero lo peor venia después. Por donde continuo? El track me manda a la izquierda, no veo ningún camino, y por la derecha el terreno esta roto, levantado, como si hubiera habido un terremoto.
Al final de mala manera conseguí llegar hasta el barrio de Ibañarrieta, pero os aseguro que este no es el camino que tenéis que seguir.

Una vez llegué a casa me percaté de que el camino mas lógico sería, una vez llegáis al caserío, girar a la izquierda y, casi con total seguridad, llegareis directos a la carretera que conecta con el barrio. Así lo he indicado en el track, para que no haya confusión.

Ahora, sigo por la carretera y desciendo hasta llegar cerca del pueblo de Iraeta. Aquí giro a la derecha para caminar por un camino de piedras que conduce hasta el pueblo de Zestoa.
Es en este pueblo donde, tras ver los lugares de mas interés, hago un primer parón para comer y beber algo. Es una parada casi obligatoria, ya que lo que viene a continuación es, sin lugar a dudas, la parte mas dura y exigente de toda la ruta; el ascenso hasta máxima altura del macizo de Izarraitz, el monte Erlo. Mas de 900m de desnivel continuo repartidos en 8,5km. A priori parece un ascenso cómodo en general, sencillo, pero nada mas lejos de la realidad.

La primera parte de la subida si es sencilla. Avanzo por una carretera sin grandes pendientes que pasa primero por el barrio de Etorra, y luego por el caserío de Ondarbaso. Este caserío es un punto de referencia muy importante, ya que aquí termina el asfalto y las comodidades. Al poco rato de llegar a este lugar, el tiempo ya estaba comenzando a cambiar a peor; mas nubes, mas viento, mas frío... y cuanto mas ascendía, peor se ponía.

Lo siguiente es llanear unos pocos metros por sendero natural, pasando primero por una valla, hasta dar con un amplio cruce. Aquí hay que continuar por el camino menos evidente, osea, el mas estrecho y el único que tira hacia arriba. Es importante también guiarse por la presencia de marcas GR Roja y Blanca en los árboles, aunque curiosamente al principio, en este cruce, en el camino ascendente marca una cruz (indicando que por ahí no se va, pero no hagáis ni caso).
De aquí en adelante es un continuo y durísimo ascenso hasta la cima. Primero atravesando un bosque, muy embarrado pero sin haber charcos. Paso varios zig-zags hasta que llego a otra zona arbolada pero con un tipo de árbol distinto.

Por aquí, avanzo por una zona muy muy chula pero peligrosa a la vez. Dejo atrás el camino por tierra y sigo por karst, es decir, por camino repleto de rocas, algunas de ellas resbaladizas. Es muy fácil tropezar o resbalar por aquí, especialmente si alguno decidís hacer este recorrido a la inversa, osea, descendiendo.

El ascenso empieza a ser agobiante. Largo, duro, incómodo a ratos, a mi se me hizo eterno.
Pronto llego llego a una zona donde la roca da una tregua y el protagonista es la hierba. Es aquí donde tengo una preciosa panorámica de los montes que hay en los alrededores, y de nuevo veo el pueblo de Zumaia y la costa.

Pero como no podía ser de otra forma, pronto volvió a aparecer el karst, y con mas presencia que nunca. De hecho, había tantas rocas que llegó un momento en que no me percataba de donde estaba el sendero y no sabía exactamente por donde continuar. Ya no veía las marcas GR con lo cual tiré un poco de épica e intuición.
No me salio mal, aunque tampoco bien del todo. Mi intención real era ir directo a la cruz del monte Erlo, pero sin querer me fui desviando poco a poco por el lado izquierdo y acabé llegando hasta otra cima, el del Eskorta, donde hay una gran antena de radio al lado.

Pero antes de llegar a dicha cima, tuve que seguir un estrecho y difuso camino a través de la numerosa presencia de karst, lo cual hacía que tuviera que ir despacio y procurando no pisar en un mal sitio y tropezar. Luego, cuando tenia ya de cerca a la vista la antena, tuve que girar a la izquierda y ascender varios metros, bueno mas bien trepar, por una pared rocosa con buenos apoyos para pies y manos, pero siempre yendo con mucha cautela asegurando cada paso, sobre todo porque hay algún que otro agujero en el suelo y hay que fijarse.
Luego sí que llegué hasta el punto mas elevado, en lo que se podría decir que era el cresterío, donde hice cima al Eskorta (1009m). Aquí soplaba un vendaval insoportable, gélido. Hice las fotos de rigor como pude y cagando leches bajé de la cima, de nuevo con precaución ya que la presencia de karst seguía presente.

Tras pasar por la antena de radio, al fin deje atrás las rocas y continué por camino de hierba. Aunque por poco tiempo, ya que para llegar a la cruz del monte Erlo hay que sortear nuevamente zonas de karst, aunque sin que el avance sea tan incómodo como en el Eskorta.
En pocos minutos hago cumbre al Erlo (1026m). Aquí se encuentra la enorme cruz junto con el buzón cimero. Las vistas son descomunales: multitud de montañas por todas partes, pero he de destacar el Hernio, el Txindoki y los montes de la sierra de Aralar detrás, que en el día de hoy estaban cubiertas de nieve, y la sierra de Aizkorri, también nevado. Mirando de frente según he venido, hacia abajo, se ve la estatua de San Ignacio de Loiola. Y justo debajo están los pueblos de Azpeitia y Azkoitia, pero desde la cima aun no se distinguen.

Tras las fotos de rigor, rápidamente desciendo por camino herboso, y parando por segunda vez a comer algo en una esquina donde había arboles y una pared de roca que me protegía del frío y del viento, que me estaba dejando hecho una mierda. Al menos allí cerca tenía el consuelo de poder disfrutar de la presencia de una multitud de caballos pastando por la zona.
Mas abajo, decido desviarme para hacer una foto justo al lado de una pequeña laguna situado ladera abajo de la cima del Erlo.

Luego, vuelvo a ascender brevemente para hacer cumbre al cercano monte Xoxote, también con buzón. Desde aquí se ve mas de cerca la estatua, y allí es donde voy a ir.
En pocos minutos llego primero hasta una pequeña cruz, y después me sitúo a escasos metros de la estatua de San Ignacio de Loiola. Ahora si que se distingue perfectamente los pueblos de Azpeitia (a la izquierda) y Azkoitia (a la derecha).

Después continuo bajando, previo paso por el refugio de Xoxote, hasta dar con una ancha pista de piedras y cemento. Esta pista me conducirá, casi sin pedida alguna, hasta el pueblo de Azpeitia.
El descenso es largo pero muy cómodo. En mi caso, después del palizón físico que me dí, y estando prácticamente sin gasolina, decido bajar muy lentamente y disfrutando al máximo de las magníficas vistas que se ven durante casi toda la bajada.

Decir que hay varios caminos que conducen a Azpeitia, a través de sendero o pista natural, mas cortos y quizás mas bonitos y entretenidos que éste, pero a la vez mas exigentes y, con total seguridad por lo visto anteriormente, con mucha presencia de barro. Es por eso que he optado por la vía fácil e ir por la pista de piedras y cemento.

Mas adelante, tras un par de giros en diversos cruces de caminos, sigo bajando hasta llegar casi a la altura del pueblo de Azpeitia, donde si giro a la izquierda vero la imponente y bella presencia del monte Erlo.

Por último, solo me quedar atravesar el pueblo de lado a lado, ver los lugares de mayor interés, hacer una tercera parada en un bar para beber y comer algo y finalmente ir a la parada de bus del hospital de Azpeitia para terminar esta maravillosa y preciosa pero durísima ruta.


He calificado el recorrido como MODERADO por la larga distancia a realizar (27km) y el alto desnivel a superar (1300m), de los cuales entre 900 y 1000m hay que hacerlos del tirón en el monte Erlo.
Técnicamente esta ruta no tiene ninguna dificultad, a excepción de los tramos kársticos en la parte cimera del Eskorta y Erlo, pero que yendo con cautela se pasa sin problemas. La verdadera dificultad está en el apartado físico. Sin rodeos, esta ruta es muy exigente, hay que estar bien preparados físicamente porque sino no conseguiréis acabarla entera.
Podría haber puesto la dificultad como DIFÍCIL por este motivo, pero siendo realista el que no este preparado para afrontar esta distancia y desnivel simplemente que no la haga, y el que si se lo pueda permitir, en función de lo acostumbrado que esté, les resultará o MODERADO o incluso FÁCIL.

El tiempo total dedicado a la ruta ha sido de 7h y 52min, habiendo parado aproximadamente 30min entre los 3 descansos para comer y beber, y varios minutos también para sacar fotos.

4 iritzi

  • argazkia siguiendo la senda

    siguiendo la senda 21-ene-2019

    Hola Jon:
    Como siempre la ruta que has compartido, es digna de ti. La descripción y la galería fotográfica son muy buenas.
    Un Saludo y a seguir disfrutando de la montaña.

  • argazkia Jon Otaduy

    Jon Otaduy 21-ene-2019

    Gracias por tu comentario y valoración.

  • argazkia Oscar Upegui

    Oscar Upegui 23-ene-2019

    Una ruta muy interesante para salir a recorrer, en donde se disfrutá de lindos paisajes, felicitaciones Jon por ese buen registro fotográfico y gracias por compartir el trazado complementado con una muy buena descripción.

  • argazkia Jon Otaduy

    Jon Otaduy 23-ene-2019

    Gracias Oscar por tu valoración

Si quieres, puedes o esta ruta